“Nos gusta que se nos vean las costuras”
Entrevistas / Black Islands

“Nos gusta que se nos vean las costuras”

Luis Benavides — hace 3 semanas
Fotógrafo — Dani Pohl

En su tercer largo, los barceloneses Black Islands nos invitan a asomar la cabeza al patio interior de una finca en la que conviven personajes desesperados, reales o inventados. Grabado con el gurú del indie estatal Paco Loco, “Patio de luces” (La Nada Colectiva/Mama Vynila, 19) supone un nuevo salto adelante en una banda de amigos, auténticos currantes del indie rock, llamada a hacer grandes cosas. Lo presentarán el 25 de octubre en el Espai Zowie de L’Hospitalet de Llobregat junto a varios grupos del sello Caballito Records. Charlamos con el cantante y guitarra del grupo, Javier Adrover.

“Patio de luces” ha visto la luz un año después de “Disco Nuevo”. ¿Os veis manteniendo este ritmo de disco por año durante mucho tiempo?
(Risas) Si el cuerpo aguanta y nuestras obligaciones nos lo permiten, por nosotros que no falte. Aunque solo sacaremos discos cuando valga la pena.

Fuera bromas, ¿de dónde sacáis el tiempo? En el 2018 no parasteis de tocar presentando vuestro segundo disco…
Intentamos decir que sí a casi todo. Sobre todo cuando hay gente honesta detrás de las propuestas.

¿Seguís ensayando los fines de semana en aquella casa de campo? Recuerdo que hace tiempo me hablabais de ensayos maratonianos…
Por supuesto. Pedro y yo vivimos allí, y Manu y Dani suben los viernes. Ahora en el local tenemos calefacción y todo. En invierno las temperaturas pueden llegar a bajar a menos ocho grados.

Se nota el currazo que hay detrás, pero así como “Disco Nuevo'”supuso un salto adelante muy importante y sobre todo una ruptura con el anterior, en cuanto a estilo e idioma, “Patio de luces” me parece una continuación en el mejor de los sentidos.
Lo de romper con lo anterior nos gusta bastante, pero nos vemos muy bien representados en cada disco que hemos hecho hasta ahora. Incluso con el primero. Nos gusta que se nos vean las costuras. Que se vean claros los cambios de género, estilo o idioma. Tanto entre discos como entre canciones.

“En Japón hay gente que rellena las grietas de los objetos rotos con oro para enaltecer la zona dañada. Y de eso se trata. Nos gusta reivindicar las grietas que deja el tiempo en nuestras vidas”

Aunque os gusta evolucionar y romper, me da la impresión que habéis encontrado vuestro sonido, con el que estáis más cómodos.
Si hubiésemos reiniciado el grupo en el segundo disco o nos hubiésemos cambiado de nombre puede que ahora nos sintiéramos como adultos sin infancia. En Japón hay gente que rellena las grietas de los objetos rotos con oro para enaltecer la zona dañada. Y de eso se trata. Nos gusta reivindicar las grietas que deja el tiempo en nuestras vidas.

En vuestra opinión, ¿cuáles son las diferencias principales entre este “Patio de luces” y el anterior?
Aunque hemos vuelto a grabar en directo, esta vez hemos tenido más días para hacer arreglos. Con Paco es tradición tratar las canciones individualmente y eso da pie a profundizar más en los arreglos. Quizá esta sea una diferencia importante. Por otro lado, ya no nos da miedo hacer canciones un poco más largas.

Eso, contadme. Habéis escogido grabar con el gran Paco Loco en el Puerto de Santa María. ¿Por qué? ¿Por algún disco en concreto?
Intentamos introducir nuevos ingredientes en cada disco. Creemos que es la mejor manera de seguir aprendiendo. Si siempre haces las cosas de la misma manera te vuelves previsible y eso nos aterra. Hemos escuchado muchos de los discos que ha grabado y tres de nosotros hemos leído su libro. Le encanta el ruido y a nosotros también.

¿Qué tal la experiencia? Grabar con un genio debe molar, pero si encima es un sitio tan bonito y cerquita del mar…
Nada más llegar estaba haciendo un ‘skype’ con John Agnello, el productor de los putos Chavez, Come… Me flipó ese momento. Fue bastante ágil. Fue llegar y enchufarse. Tocamos en directo las canciones y en tres días ya estábamos listos para empezar con los arreglos. Nos encantó ver que, conforme pasaban los días, Paco se iba implicando más y más en el disco. Eso fue fundamental para la moral del grupo. Eso sí, el mar lo vimos solo un día. Eran jornadas de unas diez o doce horas al día. Una maratón.

¿De dónde viene el título del disco?
Casualmente cada canción tiene detrás de sí un personaje más o menos desesperado que busca superar una etapa oscura. Nos imaginamos que todos estos personajes viven en el mismo bloque y comparten un mismo patio interior, el patio de luces. Nos gusta pensar que “Patio de luces” es el patio interior al que te asomas cuando necesitas oxigenar un poco tu vida.

En vuestras letras, ya en el anterior trabajo, se alternan vivencias personales, reflexiones de todo tipo y también un discurso anti muchas cosas que no os gustan… Antihomofobia, antitauromaquia… En esta línea, ¿qué canciones destacaríais de “Patio de luces”?
“Veneno” fue descarada, mal hablada, ordinaria, odiada pero también admirada a partes iguales. Para nosotros siempre será un personaje magnético. Alguien único que representó muy bien lo imperfecto, lo incorrecto, lo humano… “Veneno” representa nuestra admiración absoluta por esta persona.

Musicalmente creo que tenéis mucho del punk clásico, el espíritu festivo de la Movida Madrileña y mantenéis intacta la querencia por los noventas. “Disco Pub”, por ejemplo, tiene un rollo muy Sonic Youth.
Los clásicos como Sonic Youth o Pavement siempre estarán ahí en nuestro subconsciente, pero nos gusta pensar que simplemente somos una banda de rock.

En algunos temas, tan preciosos como “Polilla y bombilla”, no puedo evitar pensar en bandas tan grandes como Love Of Lesbian. ¿Os imagináis a vosotros mismos con una carrera (y un éxito) como el suyo?
Tiene que ser increíble petarlo tanto como ellos pero nuestro ego es mucho más pequeño. Solo aspiramos a seguir siendo libres y dueños de nuestras decisiones. Queremos que Black Islands siga siendo nuestra pasión antes de que se convierta en un trabajo.

“A veces me parece que la brecha entre las bandas y artistas es cada vez es más grande. O lo petan mucho y pueden vivir de la música o apenas consiguen salir de garitos y circuitos pequeños”

Entonces, ¿cuáles son vuestros referentes o espejos en el que os gustaría veros reflejados?
Tal vez una de las trayectorias que más admiramos sea la de Fugazi por dedicarlo todo a su grupo y conservar ese espíritu punk tan puro. Y lo que más admiro es que no cayeran nunca en el elitismo.

A veces me parece que la brecha entre las bandas y artistas es cada vez es más grande. O lo petan mucho y pueden vivir de la música o apenas consiguen salir de garitos y circuitos pequeños, con el DIY por bandera. ¿Ya no hay clase media?
Yo creo que al final a nadie le regalan nada. Da igual que estés arriba o abajo, hay que picar piedra siempre. Un día tocas en Teruel delante de dos mil personas y otro día tocas en Zaragoza delante de dos. Y como no es un camino fácil es mejor hacerlo con gente a la que quieres. Siempre te lo pasarás mejor.

¿Qué esperáis de este disco?¿Si pudierais pedir tres deseos, tres cosas que os harían mucha ilusión?
Intentamos siempre no crearnos demasiadas expectativas. Pero en general esperamos que a la gente le guste el disco tanto como a nosotros y que cuando los escuchen les salga tocar la guitarra aérea. También sería maravilloso un día poder tocar con Mercromina, o colaborar con Joaquín Pascual o Fernando Alfaro.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies