“No queríamos que fuera un disco de Stay Homas And Friends”
Entrevistas / Stay Homas

“No queríamos que fuera un disco de Stay Homas And Friends”

Alejandro Caballero Serrano — 19-12-2020
Fotógrafo — Archivo

Stay Homas, el grupo que nos alegró la cuarentena, nos viene a presentar su primer álbum “Agua” (Sony, 20). Aunque nos parecen lejanos los vídeos de su mítica terraza en Barcelona, tan solo hace unos meses que los tres compañeros de piso crearon esta formación.

Antes de ser Stay Homas; Klaus, Guillem y Rai ya se dedicaban a la música en formaciones de éxito en Catalunya como Buhos o Doctor Prats, incluso acompañando a Nil Moliner. Pero después del éxito mundial que consiguieron con sus temas durante el confinamiento se lanzaron a continuar con esta aventura. Hoy acumulan millones de reproducciones, una gran lista de conciertos mundiales para 2021 y un disco recién salido del horno.

El 11 de diciembre se estrenó vuestro primer álbum de estudio. A pesar de poder ponerle como título “Confination Songs” o el mismo nombre del grupo “Stay Homas”, habéis optado por algo totalmente diferente. ¿Por qué titularlo “Agua”? ¿Qué otros títulos habíais barajado?
(Rai) Bueno, en la época en la que estábamos en la terraza todo el día haciendo canciones, en esos vídeos era algo que gritábamos mucho. Es como un grito que se usa mucho en la música latina, como el “olé” flamenco, pues “agua”. Pues no sé, nos pilló la adhería del “agua”. Creo que, porque yo estaba nervioso, no sabía qué hacer con mi puta vida y, bueno, todos los temas tienen como dos o tres “aguas” como mínimo y era como un homenaje a los principios.
(Guillem) Sí, porque también el disco tiene alguna de las canciones de esa etapa, de la terraza, y nos parecía bonito. Aunque después en el disco, no decimos la palabra en ningún momento. Y habíamos barajado otro título que era “2023”.
(Klaus) Porque nosotros íbamos a tener un proyecto en 2023. En 2018-19 veíamos el 2023 como suficientemente lejos para que no se pisará con ningún proyecto de los que estábamos haciendo. Y decíamos “buah, en 2023 vamos a hacer cosas”, pero al final se adelantó.

En el disco encontramos doce canciones, a pesar de tener más de treinta en vuestras redes sociales. ¿Cómo decidís las que tienen que ir dentro de “Agua”? ¿Cuáles han estado a punto de quedarse fuera y cuáles dentro?
(Klaus) Pues la primera vez que hicimos esto fue justo cuando acabamos el confinamiento. Cuando pasamos de fase quisimos hacer un regalo que era el mixtape de “Desconfination” y ahí sí que lo hicimos super democrático, abrimos un Google Docs con preguntas donde la gente podía votar y grabamos las cuatro más votadas. Ahora lo hemos hecho un poco diferente. Nos fuimos una semana de vacaciones, a tan solo veinte kilómetros de aquí, a un apartamento a componer. Allí estuvimos dándole vueltas a muchos temas nuevos y en función de los que nos gustaban nuevos y los antiguos hicimos un mix de los que se complementaban. Ya que el disco no tiene ningún sentido estilístico, hicimos un conjunto.
(Rai) Queríamos abarcar bastante abanico de estilos. De los temas nuevos había tal estilo, pues de los viejos tenía que estar otro que fuera de este otro estilo.
(Guillem) Ha habido canciones que queríamos que estuvieran, pero claro, hicimos muchos temas con colaboraciones y esto para hacer un disco pues la gente tiene discográfica, editoriales y sus propios planes.
(Klaus) Y nosotros no sabíamos eso.
(Guillem) Y cuando le decíamos “mira vamos a hacer un disco” nos decían “yo también”. Y claro ha habido temas que hemos dejado en el tintero para ver qué pasa en un futuro. Aunque nos hubiera gustado que estuvieran en nuestro primer disco. Pero igual más adelante les apretamos otra vez para que se suban al carro.
(Rai) Y hubo un tema en especial, de los nuevos, que bueno… Había una idea de Klaus bastante guay, pero que no se desarrolló para nada hasta que estuvimos en el estudio para grabarla. O sea, llegamos al estudio sin tener el tema.
(Klaus) Teníamos que entregar el tema en dos o tres días y no teníamos la base hecha, ni la letra, ni nada. Era una idea de estribillo y ya. Entonces, Rai grabó unas guitarras, Guillem unos cubos, mientras yo pensaba “qué coño rima con go” y eso es lo que pasó.
(Guillem) Y estaba todo como pendiendo de un hilo todo el rato y no la queríamos bajar del carro ya que creíamos que la íbamos a sacar adelante. Pero iban pasando los días, las semanas y los otros temas iban alicatándose, de hecho, de algunos temas teníamos ya el máster y este estaba a medias. Pero al final hubo una tarde de iluminación.
(Klaus) Tampoco es el tema al que tenemos más cariño, pero yo se la he enseñado a peña y les mola.
(Guillem) Yo le he ido cogiendo cariño con los días. Cada vez es más nuestro.
(Rai) Yo tuve que luchar tanto por él que todavía no me lo creo.

“Mola mucho romper con el estigma estilístico de encasillar grupos y personas con estilos”

Tanto en el disco como en vuestras canciones durante la cuarentena os ha dado igual cantar en catalán, castellano, inglés y portugués. La sensación es que podéis transmitir el mismo sentimiento en cualquiera de los idiomas que defendéis. ¿De dónde surge tal multitud de idiomas? ¿En cuál os sentís más cómodos? ¿Por qué habéis decidido plasmar los cuatro dentro del álbum?
(Guillem) Yo creo que viene un poco por lo mismo que con los estilos. Nosotros nos poníamos a hacer una melodía, una frase, y decíamos “pues ahí mira algo que rime con again” y pues este tema tenía pinta que iba a ser en inglés. O por el estilo, estábamos haciendo un rollo soul y pues mejor en inglés que en catalán, aunque nos sentimos cómodos cantando en varios idiomas. Incluso en algunos que no dominamos como el portugués. De hecho, la primera canción que hicimos fue en portugués sin saber el idioma, sin mirar el diccionario, y decimos muchas cosas mal. Y seguimos en esa línea de hacer lo que nos dé la gana. Si una la hacíamos en castellano porque era rumba, otra la hacíamos en catalán porque decíamos “avui toca en català”. Y hemos ido un poco sobre la marcha, no ha habido ninguna premeditación de decir hoy hemos hecho esto, ahora toca esto. Aunque en el disco sí que hemos intentado que haya un poco de todo. En el álbum había muchas en la lista de posibles que estaban en castellano, y decíamos pues añadimos una en inglés y en catalán y en una de las nuevas vamos a intentar mezclar un par de idiomas. Cuando estábamos en la terraza decíamos pues mañana hacemos una en catalán para variar, y así íbamos.
(Rai) Sí, se ha ido haciendo así sobre la marcha.
(Klaus) Yo creo que son tres cosas, la primera es que nos gustan mucho los idiomas. La segunda que la música que hemos hecho, aunque sea de un día, bebe mucho de componer a través de la fonética y las palabras, no tanto por sus significados. Por ejemplo, “again” mola mucho, o “tonight” suena que te cagas, o “camina” tiene un algo que suena mejor que otras palabras. Y tercera es que hay tanta variedad estilística, y hay muchos estilos que van de la mano de idiomas. Si la primera canción que hizo Rai mientras tocaba la guitarra era una bossa nova pues habrá que cantar en portugués, ya que es música brasileña. Si es una rumba con palmera, indica que sea en castellano. Y mola ver con el paso del tiempo que no nos hemos encasillado en ningún estilo ni idioma.

En vuestras canciones durante la cuarentena habéis colaborado con grandes artistas como Pablo Alborán, Judit Nedderman, María José Llergo, Ciudad Jara o Nil Moliner, entre otros muchos. Sin embargo, estas colaboraciones, que también os ayudaron a daros a conocer, han quedado reducidas a dos: Sofia Ellar y Pj Sin Suela ¿Habíais pensado en hacer el disco solo vosotros? ¿Cómo fue trabajar con los dos colaboradores?
(Rai) Surgió la idea de hacerlo nosotros solos, pero rápidamente la desechamos. No queríamos que todos los temas fueran colaboraciones, porque también queríamos hacer lo nuestro sin preocupar de que una parte estuviera de acuerdo y que fuera cien por cien Homas. Pero al final entre agendas, escoger los temas… pues ha quedado así. Hemos puesto una colaboración nueva, que mola mucho.
(Klaus) Hay una nueva y una vieja.
(Rai) Y en un futuro, es lo que decía Guillem, ya veremos si tiramos para adelante algunos temas o ya no los volveremos a hacer nunca o yo qué sé… Ya lo veremos.
(Guillem) Pero sí que había la necesidad de decir somos un proyecto de tres, más añadidos, pero que no sea un proyecto que solo se base en colaboraciones. Queríamos enseñar nuestra movida y claro que se va a sumar más gente, porque nos ha encantado hacerlo y nos encantaría seguir haciéndolo también. Pero no queríamos que fuera un disco de “Stay Homas And Friends”. Y trabajar con ellos ha sido por teletrabajo todo. Tal y como está el mundo de trabajo a distancia. Sí que nosotros hemos hecho toda la parte de producción en casas de los distintos productores con los que hemos trabajado. Allí mostrábamos nuestras ideas a ellos y una vez la teníamos se la pasábamos a los artistas. A ellos les pedíamos que nos pasaran la parte de su estrofa, como habíamos hecho ya en la terraza, les mandábamos la música y les decíamos “aquí pones tu cacho, nos envías las pistas que quieras y después nosotros haremos un croquis”. Y tienen su main voice y los coros que cada uno se ha hecho a su gusto, añadiendo capas y capas. Y la verdad es que, no sé, esto de hacer colabos sin haber conocido a la gente en persona es raro, pero a la vez mola porque dices “jolin yo pensaba que para hacer una colabo tienes que ser super amigo de ese artista”. Pero, yo que sé, con el PJ ha sido todo increíble.
(Rai) Con él ha sido increíble. O sea, dos días antes de que tuviera que estar listo el tema se nos ocurrió decirle “oye tío, ¿te interesa hacerte un tema?” y él nos dijo “claro papá, estamos activos”. Y en nada lo hizo. Fue muy guay, porque se prestó super rápido, no puso ningún problema. El tío es médico y está allí currando todo el día. El pobre se pasó todo el día currando, toda la noche sin dormir haciendo el tema, y por la mañana se volvió a trabajar.
(Guillem) Él se iba a trabajar de médico al hospital de allí, de Puerto Rico.
(Rai) Y nosotros flipamos, dijimos “eres dios”.

Habéis probado con muchos ritmos diferentes. Desde un pop más convencional, hasta bossa nova, pasando por ritmos más latinos. Pero ¿en qué género os situaríais vosotros? De todos los géneros que tocáis, ¿cuál es aquel que nunca os hubierais imaginado tener una canción?
(Rai) Nada, es que no se puede. Lo que dijéramos sería mentira. Somos camaleónicos.
(Klaus) Yo creo que somos, y hablo por los tres, bastante abanderados de un concepto que no está muy hablado, y no quiero que parezca que nos lo hemos inventado, que es frenar ya con la dinámica de asociar según que género a según qué tipo de persona. Ya que es algo antinatural de por sí. Pero ya de asociar un estilo con un grupo de gente, como los que dicen “a mí me gusta esta música, estos discos y no salgo de aquí”. Si tú tienes veinte años y son los ochenta y tienes que ir a una tienda de discos, pues si te mola el metal te compraras uno que tenga la portada con calaveras y tal. Pero, ahora mismo, para mí no tiene ningún sentido. Ya no escuchamos discos. La gente no consume la música de un artista y se considera fan de tal. O sea, tú puedes ser fan de un tío y realmente solo te sabes dos canciones random de varios discos. Y al final lo tienes todo en una playlist, y solo escuchas esta. No es una locura escuchar un bolero y después música clásica y luego otras movidas. Entonces, en el momento en el que escuchas la música de esta manera, que nos pasa a nosotros tres, que nos costó hacer una playlist que nos pidió Sony de “música que os guste”. O sea, no tiene ningún sentido esa lista. El algoritmo de Spotify que te busca más canciones para la playlist estaba loco, no sabe qué coño tienen en común todas estas, pero yo creo que cuando aprecias la música en sí, intentas estar más abierto y disfrutar de la música en general. Y ya cuando te pones a producirla y a componerla, te sale así. Sería una mierda que si tienes un grupo de reggaetón durísimo un día no pudieras estas triste porque te han echado del curro o te ha dejado la pareja. O, no sé, tienes un grupo de death metal profundo y no puedes hacer una balada. O tienes un grupo indie y quieres irte de fiesta, pero no puedes hacer algo así. O sea, yo creo que al final mola mucho romper con el estigma estilístico de encasillar grupos y personas con estilos. Entonces la respuesta es que no sé.
(Rai) Y un género que no me imaginé que nunca haríamos pues reggaetón.
(Guillem) Yo creo que el rollo sixties.
(Rai) Claro, es que cada uno tiene el suyo.
(Guillem) Otra cosa que también ha hecho que sea un grupo con tanta diversidad estilística es que cada uno tiene sus preferencias, su zona de confort está más cerca de un estilo o de otro. Yo creo que cada uno se ha sentido un poco pez fuera del agua en un día que hacíamos un tema de “este rollo” y dos estábamos “bua, sí, flipa, me encanta” y otro “Sí, ¿eh? No, no, si esteu dins, vinga”. Y, no sé, yo creo que el rollo doo bop y sixties pensaba que no. Me gusta, he escuchado temas así, me ha parecido guay, pero no me imaginaba que estaríamos los tres haciendo esta onda.
(Rai) A mí me pasa con el reggaetón. Que, sí que es un estilo que últimamente me gusta mucho, no sé por qué, me ha pillado ahora de repente. Pero nunca había sido consumidor, en fiesta y eso sí. No le tenía ningún odio especial, pero no era nada consumidor. Y no me veía haciendo un tema de reggaetón, pero para nada. Y de repente es como “qué tíos, ¿nos hacemos un reggaetón?”.
(Klaus) Yo creo que Rai, más que reggaetón, hay un cacho que se lo rapea en el disco que igual eso es lo que menos podría haber pensado hace un año. Si hace un año le dicen te vas a escribir un trozo en el móvil, te lo vas a rapear, no se lo cree.
(Rai) No lo hubiera dicho ni un día antes de hacerlo. O sea que imagínate.

La canción que abre el disco, “Les merdes”, es una de las más queridas por vuestro público. ¿Qué creéis que tiene está canción que hace que conecte tanto con vuestros seguidores?
(Klaus) Que es de verdad. Es eso lo que le pasa, que es de verdad. Eso seguro, porque hay muchas canciones que no son de verdad. O sea, te pones a escribir una letra y puede ser más o menos real, pero hay canciones que no tienen ningún sentido la verdad, pero esta sí.
(Guillem) Porque trata temas más banales. Yo creo que la profundidad que tiene este tema junto con el día que teníamos nosotros que era de bajón máximo, también “jugábamos en casa”, ya que cantábamos en catalán y aunque haya llegado nuestra música a Indonesia, la gran mayoría de gente que nos ha conocido ha sido de aquí hacia afuera, pero aquí mayormente. Entonces yo creo que es una suma de muchas cosas. También fue una de las primeras que dejamos de hablar de confinamientos y de covids y de todo esto y que nos pusimos hablar de nuestra vida, de nuestras movidas…
(Rai) Y que quedó muy bonita. En el vídeo estábamos en la mierda y estamos grabando un tema que se llama las mierdas…
(Guillem) Un día que hacía nublado.
(Rai) Exacto, todo era ese mood y nosotros estábamos sintiéndolo de verdad. Y a parte, tiene algo especial ese tema también porque a mí me pasa que yo en los conciertos, que para nada estoy en ese mood, me emocionó. Me pasa en casi todos los conciertos. Yo creo que es un tema que nos quedó muy bonito.
(Klaus) Además creo que tampoco ha habido obras magnas aquí, ni por el estilo. Pero sí que ha habido días que estábamos menos inspirados y hay canciones que no han sido para tanto, pero, con toda la humildad del mundo y sin entender nada, creo que este tiene algunas ideas melódicamente, solo de melodías y armonías, que creo que es chulo en ese sentido, pues que en otros no estábamos tan inspirados.

El tema “Por el camino” es la banda sonora de la película “Mamá o Papá”. Un filme que trata sobre una guerra entre ambos parientes para que sus hijos les escojan para quedarse la custodia. ¿Cómo surgió esta posibilidad? ¿Teníais la canción ya hecha y creísteis que coincidía con la trama de la película o la escribisteis inspirados en la propia trama?
(Guillem) Pues nos llamó Daniel de la Orden, el director de la película. Contactó con Marta, nuestra amiga y fotógrafa, y nos llamó y nos dijo que estaba montando una película y que le gustaría que participásemos en la banda sonora. Entonces nos planteó dos opciones o hacer un tema de los que ya teníamos y utilizarlo para la película o, si queríamos, pues componer uno especial. Y claro, en el momento en que te dicen que puedes hacer un tema para una película, cosa que no hemos hecho nunca como la gran mayoría de músicos en el mundo, nos subimos al carro y dijimos pues vamos a darle una oportunidad al menos. Siempre teníamos el comodín de que, si no salía, podíamos coger alguna de las treinta que hay, y la que más encaje pues la ponemos ahí. Él nos dio un par de indicaciones, nos contó la trama, dijo que quería que fuera un tema peliculero y así lo hicimos. Con esta onda agridulce de una historia de desamor, de un divorcio, pero a la vez tiene una parte de humor, que eso igual es lo que nos ha quedado un poco menos humorístico. Le quisimos dar la epicidad de un tema de película poniendo un coro de góspel al final, momento de palmas y no sé, yo creo que quedó bastante bonito el tema. Y es un tema que, para los tres, ha ido cogiendo más forma con el tiempo. O sea, una vez hecho decíamos “guay”, pero conforme iban pasando los días era como “oye, cada vez mola más este tema, ¿no?”.

“Teníamos planeado hasta el disco, pero a partir de aquí tenemos un folio en blanco”

A pesar de que esta la publicasteis antes, decidisteis que el primer single oficial de vuestro trabajo fuera “Let It Out”. Una canción con un mensaje positivo, que intenta hacer luchar por aquello que quieres conseguir a todo el que la escuche y que creasteis durante la cuarentena. ¿Por qué decidisteis que este debía de ser el single?
(Rai) Ni idea. No sé. Bueno, era en inglés, que nos pareció buena idea. Era bastante alegre, el mensaje está guay, no es de cortarse las venas…
(Klaus) Yo creo que lo realmente supone un reto en un proyecto como éste es que se forma una zona de confort estilística, ya muy forzada, y que intentas todo el rato salir de ella. En el momento de hacer un disco, creo que es el momento en el que más hemos intentado salir, porque tampoco nos queríamos estancar en hacer todo el rato lo mismo. Cuenta mucho cuál es el relato, la forma en la que vas escalonadamente saliendo de una terraza y un cubo de fregar a lo que sea que saquemos. Entonces hay una, que es la que va a salir el día nueve que decíamos “buah, molaría mucho que fuera single”, darle un videoclip, unos mimos especiales a esta porque nos mola mucho, es muy friki. Pero dijimos que también había que sacar un tema no tan fuera de nuestro estilo, igual una que ya haya salido, que sepamos que a la gente le ha gustado, que es diferente que en la terraza, pero al final es el mismo tema y decir bueno pues hacemos este, hecho como nos gustaría haberlo hecho si tuviéramos aquí un estudio de producción, un bajo y una batería electrónica. Y ya después romper esquemas.
(Guillem) Y a la vez también, aunque estuviera más cerca de lo que ya habíamos hecho, ya rompías un poco. Agrietabas un poco el concepto que tenían sobre ti. Aunque sea el mismo tema y empiece escalonadamente, como en el videoclip que empezamos en la terraza y acabamos en la luna. La producción del tema es así, empieza bastante minimal y acaba teniendo un bombo electrónico y un punch que ya no es terraza. Los que ya hayan escuchado el mixtape ya saben que hemos hecho cosas fuera de la terraza, pero hay gente que todavía no se ha enterado, entonces era una forma de enseñar un poco la patita y después…
(Rai) Y después ya enseñamos todo. Ir como preparándolos. Cómo cuando te dicen “el PCR molesta” pues esta onda.

En la colaboración con Pj Sin Suela, “Cacatúa”, mostráis vuestro lado más reivindicativo. Esto choca un poco con el carácter del disco, que es más dedicado a mensajes positivistas, alejado de críticas personales. ¿En que os inspiráis para hacer esta canción?
(Guillem) Pues empezamos con un tarareo con el cubo y la guitarra. Es un tema que hicimos en la semana esa que tuvimos de “vacaciones” en agosto. Ya que no eran vacaciones, nos habíamos ido a hacer un retiro de una semana, pero para componer.
(Klaus) ¡Hicimos once canciones en una semana! Suerte que no han salido todas…
(Guillem) Exacto, la mitad no son potables. Pues la idea esa, entre tema y tema decíamos vamos a hacer esta idea que teníamos más o menos pensada y luego hacemos otra. Y estábamos en un break y Rai empezó a hacer la línea con la guitarra y empezamos a tararear encima. No sé en qué momento apareció la palabra “cacatúa” porque nos parecía que fonéticamente tenía mucho ritmo. Rítmicamente molaba.
(Rai) Y aquí tienes el tema.
(Guillem) A partir de ahí empezamos a trazar la historia de que una cacatúa es un pájaro que habla, que esta todo el rato dando la tabarra y entonces empezamos a pensar en el concepto en el que podríamos estar hablando. Que si la gente habla de más, que si la gente es una charlatana, que si los políticos hablan mucho… Y le empezamos a dar un sentido al flow de la palabra “cacatúa” y a construir una historieta que, bueno, hay diferentes lecturas, pero al final es como que la gente habla mucho, en todos los sentidos. Desde el que no soportas y te pega la chapa todo el día a los políticos que se llenan la boca de decir cosas y después no cumplen sus palabras.

Tenéis dos canciones relacionadas entre ellas: “Les merdes” y su continuación “Ara”. Una se encarga de abrir y otra de cerrar el disco. Mientras que en la primera el mensaje es más melancólico, de querer luchar por aquello que quieres sin éxito; en la segunda, el mensaje es de haber conseguido hacer todo lo que os habéis planteado, dejando todos los miedos atrás. ¿Cómo se os ocurrió relacionarlas? ¿Qué significado tiene para vosotros que sean las encargadas de iniciar y acabar “Agua”?
(Klaus) Pues iban a ir juntas en verdad. Pero pensamos que era una bonita manera de darle un rollo cíclico al álbum poner una la primera y otra la última. Al final es la misma peña haciendo las dos canciones medio año después. Entonces, “Les merdes” explica una historia de luto y ese mismo luto lo ves bastante diferente al cabo de medio año y eso da para hacer una nueva canción, y un álbum entero también. Nos pareció bonito poner toda la tralla entre medio, hay mil moods, dentro de lo que te pase en la vida, puedes estar de fiesta, rallado, eufórico… pueden pasarte muchas cosas desde que estás mal. Y en la de “Ara” explica un poco la conclusión de esa pena.
(Rai) Es como la continuación de la historia realmente, solo que hacía bien. Una empieza como la otra termina. “Ara” empieza como termina “Les merdes”, con lo cual daba para seguir la historia.
(Guillem) Empezamos estirando la outro, pero acababa siendo un tema tan largo rollo “Bohemian Rhapsody”. Y hoy en día la gente no se traga seis minutos seguidos de canción y pensamos que, además, al ser dos moods distintos, uno es cuando estás mal y otro es cuando lo mal que estás lo asumes y puedes vivir con ello más tranquilamente, estaba bien separarlo. Son dos partes de la misma historia y aunque tengan el mismo tono e instrumentación similar en algunos momentos, también pues eran temas distintos. Había un concepto distinto, el primero tiene muchas guitarras y en el segundo dijimos vamos a un rollo más country, y empezamos a ponerle algunos sintetizadores, un subbass de sinte y piano, hacerlo un poco más atmosférico. Está guay que empiece y cierre el disco.

Antes de publicar vuestro disco hicisteis un EP con cinco de las colaboraciones que sacasteis durante la cuarentena. Estas canciones las sometisteis a votación popular y así fueron escogidas. Sin embargo, aún os quedan muchos temas que no están en Spotify. ¿Qué pensáis hacer con ellos? ¿Los vais a editar en futuros trabajos?
(Guillem) No está muy definido cómo vamos a continuar de ahora en adelante. Sí que es verdad que teníamos planeado hasta el disco, pero a partir de aquí tenemos un folio en blanco. Tenemos ideas de hacer un mixtape con algunos temas que hemos hecho o igual algún día nos iluminamos y sacamos un tema nuevo. Pero lo que es seguro es que no sacaremos disco en un rato, porque el maratón que hemos hecho estos meses ha sido mucha tralla y necesitamos hacer las cosas con calma y más despacio, que es algo que no hemos hecho estos meses. O sea, hemos hecho un mixtape y un disco en nada y, aunque parezca que los temas ya los teníamos, hay muchas horas de curro detrás, también de la gente que estaba trabajando con nosotros, ya que después de decirle “pues mira los timings son de hoy para mañana”, también les agota. Entonces, queremos tener tiempo para hacerlo todo con calma. Sí que tenemos perspectiva de sacar los temas que tenemos en el tintero más adelante, algunos de ellos, ya que no sacaremos los treinta que hicimos en las “Confination Songs”, al menos en los próximos meses porque no nos da la vida. A partir de ahora nos lo tomaremos con calma, iremos haciendo música porque nos encanta, pero sin ningún plan decidido, ni marcado.

Durante tres meses estuvisteis encerrados en casa, tocando las canciones en vuestra terraza sin nadie delante, tan sólo un móvil. Después de esto, empezamos a salir a la calle y grabasteis vuestro primer EP “Desconfination” Y no solo eso, habéis hecho ya los primeros conciertos antes de la gira que os espera el año que viene. ¿Cómo ha sido pasar de tocar en la terraza a un escenario? De todo el tour que os espera en 2021, ¿Cuál es el concierto que más tenéis ganas de que llegue?
(Rai) Ha sido lo más. Porque, a parte de que, personalmente, desde noviembre de 2019 no hacia un concierto, lo de la terraza no cuenta realmente, solo estás tú, en tu casa, con el pijama y con una cámara delante, es otro mood completamente distinto. Y de repente, hacemos el primer concierto, eso fue muy fuerte. Ver que la gente se sabia todas las letras, que estaban a tope, que querían venir a vernos de verdad. Todo lo que nos había estado pasando de repente se hizo real y se convirtió en personas esperando a que saliéramos y cuando acabamos nos dijeron que habían disfrutado mucho de nuestro concierto. Fue muy emotivo, creo que el día más emotivo de Stay Homas. Ese día se lloró mucho, fue espectacular.
(Guillem) Y yo creo que, en general, todo lo que es viajar y salir es una incógnita, ya que como está la pandemia no puedes hacer muchos planes, pero a la vez es lo más lejos que hemos podido llegar con nuestra música. Si vamos a Sudamérica a tocar diré “Buenas noches, Bogotá” y me petará la cabeza después.
(Rai) Aunque también, si se pudiera hacer, que ya lo veremos, los conciertos en Barcelona, en la Razzmatazz con todo sold out en una hora y media… Dos conciertos en Razzmatazz sería muy heavy. O sea, se vendieron muy rápido, nosotros estábamos aquí con unos colegas flipando cuando lo vimos. Y esos a mí, personalmente, me harían también mucha ilusión.

“Es muy sano saber delegar las cosas, en el tiempo y en las personas, y eso no lo puedes hacer cuando haces una canción cada día”

A pesar de ser un grupo con una corta trayectoria tenéis un amplio repertorio de temas para deleitar a vuestro público. Los doce temas del disco, los cinco del EP y todas las otras canciones que hicisteis durante la cuarentena. Y ahora tenéis que intentar plasmar muchas de ellas en los directos que hablábamos antes. ¿Os está costando decidir el setlist?
(Klaus) No porque cuando empezamos los conciertos vimos que realmente los temas son muy cortos. A, máximo, tres minutos por tema tienes noventa minutos con treinta temas, que es lo que duran más o menos los conciertos. Con lo cual, quitamos un par o tres que no nos gustaban o que igual no hacían falta tocarlos. Y aún y así, ha habido veces que el bolo ha durado dos horas y media porque nos ponemos a charlar entre medio y se alarga. Pero no ha costado realmente. Va a costar si ahora hacemos tres discos más, que espero que no por salud mental, pero va a costar en algún momento despedirnos de algunos. Nos ha pasado con todos los proyectos que hemos hecho, que ha llegado el momento de despedirse de ‘tal’ tema que te flipa tocarlo en directo, pero siempre es para darle paso a otra cosa que está guay. Y si en cuarenta o cincuenta años la gente todavía nos quiere ver y hacemos una gira de “Greatest Hits” pues ya los recuperaremos.

Y después de componer cerca de cuarenta canciones, tendréis vuestras propias preferencias. Individualmente, ¿Cuál es vuestra creación favorita? ¿Y la que más os costó hacer?
(Rai) Uff… Nos costó “Volveré a empezar”.
(Guillem) Fue de las que más nos costó.
(Rai) Se nos atrancó mucho.
(Guillem) O sea, teníamos claro la armonía y la estructura, pero no la letra. Teníamos algunas frases sueltas, pero las estrofas no… Normalmente colgábamos los temas a las nueve de la noche y Nil Moliner nos había enviado su parte, teníamos ya todo, solo nos faltaba nuestra estrofa. Estábamos en la terraza los tres, un día que era bastante feo, dando vueltas por aquí pensando frases y dando ideas y todo nos parecía mal. También cuando las cosas salen fáciles es como que todo sale fácil y a la que las cosas empiezan a estancarse, pues a veces cuesta desanclarte. Eso nos pasaba muchas veces, pero un día te pasa a ti y los otros dos tienen alguna idea, pero ese día nos pasó a los tres, no nos salía nada y llegamos a un punto de agobiarnos y pensamos en sacarla al día siguiente. Pero al final nos iluminamos y sacamos una estrofa de la manga a última hora, pero ese día costó bastante. No sé si es el tema que más nos gusta, pero el que más nos costó seguro.
(Klaus) A nivel creativo es muy sano saber delegar las cosas, en el tiempo y en las personas, y eso no lo puedes hacer cuando haces una canción cada día. Entonces había esa presión, que era una mierda, pero estoy seguro de que, si hubiésemos tenido tiempo, u otras canciones por colgar, al día siguiente nos hubiéramos puesto y habríamos dicho “pues no es tan mierda, está bien, dejémoslo así”. Pero en el momento te rallas, no nos parece bien nada y la colgamos en plan, que mierda de canción, pobre Nil que le hemos dado la colabo en la canción que menos mola… Pero después cenamos algo, miramos algún capitulo, jugamos al FIFA y nos fuimos a dormir a la una y nos pusimos a escucharla, que igual llevábamos dos o tres horas sin oírla, después de todo el día escuchándola y dijimos “ah, pues no está tan mal”. También ayuda la gente diciendo “¡Ai, qué guay!” o mi madre diciéndome que le gustaba mucho la canción que habíamos sacado hoy.

Y, para terminar, ahora que tenéis vuestro primer álbum de estudio como Stay Homas y una gira mundial por delante. ¿Cómo afrontáis esto? ¿Habéis tenido que abandonar vuestros otros proyectos para centraros en el grupo?
(Rai) No, abandonar no, hemos tenido que priorizar. Sobre todo el tiempo mental, ya que como todavía no hay conciertos, o no muchos, no hay problema en tener doscientos proyectos si te apetece, con lo cual es solo espacio mental. Saber cuánto tiempo puedes dedicarle a una cosa en tu mente. Y la prioridad ha sido Stay Homas de mucho. Porque es un grupo que empieza, porque hemos tenido muchísimo trabajo, hemos querido hacer muchísimas cosas, que no hacían falta, pero nos hemos animado y al final nos hemos liado y no sé, no hemos tenido que abandonar nada. De momento vamos haciendo. Además, nuestros compañeros nos lo ponen todo muy fácil. Están muy contentos por nosotros, nos cuidan mucho, o sea que de puta madre en este sentido.

Ronda Rápida

Un artista nacional:
(Klaus) Guitarricadelafuente
(Guillem) Rosalía o C. Tangana
(Rai) Rosalía

Un artista internacional:
(Klaus) John Mayer
(Guillem) Anderson .Paak
(Rai) Sting

Un disco para escuchar en el coche:
(Klaus) “Memories” de Ady Suleiman
(Guillem) “1 (Remastered)” de The Beatles
(Rai) MTV Unplugged” de Alejandro Sanz

Un disco que todo el mundo debería escuchar:
(Klaus) “Songs In The Key Of Life” de Stevie Wonder
(Guillem) “Scenes From My Life” de Richard Bona
(Rai) “Camarón. Bulerías 1” de Camarón De La Isla

Una canción para llorar:
(Klaus) “Mama” (versión del álbum “Orquesta Reciclando”) de Jarabe de Palo
(Guillem) “Dina Lam” de Richard Bona
(Rai) “Slow Dancing In A Burning Room. Live At The Nokia Theatre, Los Angeles, CA. December 2007” de John Mayer

Una canción para bailar:
(Klaus) “Pa’ romperla” de Bad Bunny y Don Omar
(Guillem) “De que?” de Rubén Blades y Willie Colón
(Rai) “Amarillo” de J Balvin

Colaboración soñada:
(Klaus) Joey Badass
(Guillem) Travis Scott
(Rai) Rosalía

Vuestra mejor canción:
(Klaus) “Al ponerse el sol”
(Guillem) “Estamos mal”
(Rai) “Ara (Les Merdes II)”

Un lugar para escuchar vuestra música:
(Klaus) En el coche o en casa, no haciendo otra cosa que escucharla
(Guillem) Haciendo el vermut en una terraza con tus amigos
(Rai) Depende del tema

Describíos en una palabra
(Klaus) Suena pretencioso, pero que somos de verdad.
(Guillem) Caos
(Rai) Precariedad

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.