Rigo Pex es el hombre tras Meneo, un proyecto que no deja de explorar distintos caminos electrónicos siempre desde el humor y el conocimiento. Acaba de publicar nuevo Ep, “El jardín” (Subterfuge, 13).

Entrevistar a Rigo Pex nunca ha sido fácil. El guatemalteco anda sobrado de sentido del humor, y cuando se le pregunta por su último EP para Subterfuge, “El jardín”, no puede reprimir soltar perlas que lo hacen del todo menos un artista convencional. “Hombre, tampoco es que ahora esté haciendo metalwave o gabber ambient. Solamente sigo el camino amarillo”, es lo primero que suelta cuando se le dice que en sus últimas cuatro canciones su electro-tropical ha ganado en texturas y consistencia si lo comparamos con aquellas odas gameboyistas a los 8 bits que ha profesado a lo largo de su carrera.

De “Santa Nalga”, su anterior elepé, han pasado cinco años, pero por lo que parece no está muy por la labor de ofrecernos otro largo. “¡Nada de álbumes! Ahora mismo estoy co-creando un EP de electro-zarzuela en el BLU de Malasaña. Será una especie de oda visual a este país que me ha recibido tan bien. Y luego en diciembre empiezo a producir a la nueva Björk colombiana… pero es secreto”, avanza este cachondo mental al que no se le resiste ningún género latino salvo unos boleros minimal que guarda en su disco duro y que prefiere “que se queden ahí porque marchitarían a cualquiera”. Genio y figura.