“Una de las principales ventajas del jazz es que es inherentemente inclusivo”
Entrevistas / Snarky Puppy

“Una de las principales ventajas del jazz es que es inherentemente inclusivo”

Adriano Mazzeo — 17-08-2020
Fotógrafo — Archivo

Snarky Puppy, el colectivo liderado por el bajista Michael League, deberían haber visitado nuestro país con motivo de la edición de “Immigrance” (GroundUp Music, 20), la última placa de estudio de la banda. Hablamos con el prestigioso League, dueño de una mente “multitasking” que timonea con éxito el quehacer de este numeroso grupo, revitalizador del concepto de jazz en el siglo XXI.

La idea del multiculturalismo siempre estuvo presente en la música de la banda, por lo que “Immigrance” podría ser el nombre de muchos de sus discos, ¿por qué eligen ese nombre para el último?
Como músicos, la música que tocamos –la cual solemos pensar como “nuestra” ya que viene de nuestro país– seguramente viajó por distintos continentes antes de que la materialicemos. Podemos pensar en el blues como estadounidense o la samba como brasileña, pero pasaron muchas cosas durante tantos siglos e innumerables lugares antes de que esas músicas se convirtieran en algo identificable. Como músicos, todos somos productos de un pasado muy cargado y “móvil” –por supuesto, también lo somos más allá de la música, no importa lo que digan los políticos–. Este es el alma del álbum, por así decirlo. Es la idea que estamos tratando de expresar. Elegimos nombrarlo así debido a algunas experiencias formativas que tuvimos recientemente en Turquía y Marruecos, así como al aumento de la demonización de los inmigrantes en mi país y en otros. Parecía un buen momento para abordar el tema.

¿Las giras internacionales funcionan de alguna manera como talleres?
¡Absolutamente! Siempre que sea posible salimos e intentamos conectarnos con destacados músicos locales y aprender de ellos, ya sea que estemos en Filadelfia o Mumbai. Todos somos estudiantes en primer lugar, y cada miembro de la banda tiene hambre y ganas de crecer.

¿Cuáles son tus artistas españoles favoritos?
Oh, amo la música española. Soy un gran admirador de la música tradicional de Galicia y, como era de esperar, de Andalucía. Además de los grandes obvios (Paco de Lucía, Camarón, etcétera), realmente amo a Estrella Morente, Chano Lobato, Tomatito y nuevos innovadores como el bailarín Nino de los Reyes. Conducía con mi novia (que es de San Fernando) escuchando flamenco de los años treinta y cuarenta. ¡Me encanta lo diferente que era entonces! El vibrato de los cantantes era muy distintivo, y la energía de los álbumes muy bestia; comencé a cazar viejos vinilos de flamenco y probablemente no me detendré hasta que no haya espacio para caminar en mi casa…

“Si la banda no está entusiasmada, desafiada o inspirada, no puedes esperar que la audiencia lo esté”.

Además de escuchar la música local en otros países, ¿qué otras cosas te gusta hacer cuando tienes tiempo libre en la gira?
Me encanta leer, probar las mejores comidas y bebidas locales, nadar y, en general, tener una experiencia tan profunda con la cultura local como sea posible bajo las circunstancias típicas de una gira.

Estamos de acuerdo en que hoy en día, con tantos gobiernos de derecha, es crucial hablar sobre inmigración. ¿Crees que la comunidad de músicos en Estados Unidos tiene capacidad suficiente para crear conciencia?
Creo que en realidad es responsabilidad de los músicos, actores y otros artistas prominentes defender a las personas marginadas y despojadas de sus derechos. El desafío es, por supuesto, hacerlo de una manera que no parezca agresiva o que denote resentimientos personales, y que tampoco eclipse a la música. Debido a que Snarky Puppy es un grupo instrumental, esto se hace un poco más difícil; esta es una de las razones por las que comencé mi otra banda, Bokanté. Allí podemos escribir canciones y cantar sobre temas que son importantes para nosotros.

La audiencia y la prensa generalmente ven a Snarky Puppy como una banda que logra ubicar al jazz en el gusto popular; De hecho, vi gente haciendo pogo en uno de vuestros conciertos. En tu opinión, ¿qué tan revolucionario puede ser el jazz en estos tiempos?
Creo que una de las principales ventajas del jazz es que es inherentemente inclusivo. Por supuesto hay puristas por ahí, pero son absolutamente una minoría de oyentes y músicos. Y lo mejor de la inclusión es que fomenta la toma de riesgos y la evolución. Puedes experimentar sin miedo a las críticas. Para mí, esto es esencial para mantener un género vibrante y fresco.

En “Immigrance”, mostrásteis cierta habilidad para cautivar la atención del oyente, incluso cuando las canciones y los desarrollos instrumentales son largos, así que me pregunto, ¿la madurez juega un papel importante para la banda?
En “Immigrance”, buscamos obtener un sonido más oscuro y paciente. Queríamos menos pirotecnia y más madurez, quisimos apoyarnos y descansar en los grooves y construir cosas interesantes dentro de ellos. Utilizamos casi exclusivamente equipos analógicos e intentamos aprovechar la ventaja de estar en un estudio (en lugar de nuestro formato habitual de grabación en vivo). Algo interesante sobre el álbum es el hecho de que los tres bateristas que tuvimos tocaron en cada canción, pero rara vez al mismo tiempo. Uno tocaba la estrofa, el siguiente lo reemplazaba en el ritmo del coro, etcétera. Hemos estado juntos durante dieciséis años y nos conocemos muy bien. Esto es la madurez: saber quién eres y no sentir ninguna presión para ser otra cosa.

En cada disco o concierto en vivo, la banda trata de ir más allá, arriesgándose en todos sus movimientos, ¿es esa una forma de mantener la música interesante para los fanáticos o más bien de mantenerse estimulados ustedes?
Creo que el arte siempre debe comenzar en el escenario. Si la banda no está entusiasmada, desafiada o inspirada, no puedes esperar que la audiencia lo esté.

¿Cuál podría ser la peor pesadilla para ti: tener una falta total de inspiración o estar condenado a tocar música sólo para siempre?
Lo primero, seguro. ¡Soy totalmente feliz tocando sólo! Siempre hay mucho que aprender.

La idea de ser una banda numerosa, ¿es algo que simboliza la empatía y el trabajo en equipo o simplemente es lo que necesitabas para expresar tus ideas musicales de manera adecuada?
Creo que son las dos cosas. Me encanta trabajar en grupos grandes, tener una variedad de opiniones contrastantes y aprender a hacer que las cosas funcionen bien para todos. Pero mi deseo de comenzar una banda tan grande nació del sonido que estaba escuchando en mi cabeza. Necesitaba muchos cuerpos para que eso sucediera.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.