SÉ JOVEN, SÉ LOCO, SÉ FELIZ
Entrevistas / Holland Park

SÉ JOVEN, SÉ LOCO, SÉ FELIZ

Eduardo Ponte — 09-07-2002
Fotógrafo — Archivo

Aunque en el Raval cada vez cuesta más conseguir una cerveza, ni Jaume (voz, guitarra y letras), ni Paco (guitarra), ni Ritchie (teclados) están dispuestos a prescindir de ella. Son el núcleo más o menos fijo de Holland Park, un grupo de La Bisbal (Girona) que tiene ya puesto un pie en Barcelona (dos de ellos residen actualmente en la Ciudad Condal). Su debut largo está grabado en su localidad natal, en el estudio propio en el que Jaume empieza a dar salida a sus inquietudes en el mundo de la ingeniería de sonido. Allí han dado forma con calma a “Welcome To Holland Park” o, lo que es lo mismo, “Holland Park como todo lo que nos gusta, recogiendo influencias de sitios y canciones muy diferentes”. El management inicial de Bankrobber se convirtió finalmente en un contrato discográfico para editar el que es también primer lanzamiento del sello.

“El tiempo me afecta bastante. ´End Of A Summer´ es muy melancólica, se acaba una estación y se acaba también una historia”

El álbum se empezó a gestar hace cuatro años sobre la base de unas maquetas grabadas por Jaume, a las que la buena conexión con Paco y Ritchie dotaron de una nueva dimensión. Concretamente, los teclados de Ritchie contrastan con el clasicismo de las canciones. “Las canciones eran guitarreras, en el momento de meter los teclados había cosas que no quedaban bien con el típico Hammond y me lié a meter efectos, sonidos y samplers”. También Paco acapara su espacio sonoro con punteos tan interesantes como los de la fenomenal “Radio Girl”, una canción (y videoclip) inspirada (de una manera bastante libre, por cierto) en el personaje de Lolita. “Radio Girl” forma parte, junto con “Colombo” (sí, el detective) y “Hollywood Sun”, de la trilogía de canciones más vitaminadas del álbum. “Se compusieron al mismo tiempo, en una época en que estaba pillado por los Jam”. Sin embargo, Holland Park beben de más fuentes: Beatles, Beach Boys y Kinks entre los clásicos, New Order y Pet Shop Boys entre los ochenteros, Charlatans, Stone Roses y Blur (“Nos gustan bastante, aunque esté muy mal visto”) entre los noventeros, o Sidonie, Psychoine y Gallygows entre los estatales. Ah, y Primal Scream, claro, grupo recurrente durante la entrevista, y que les ayuda a explicar la remezcla que han ocultado en la última pista del disco “para que la gente se dé cuenta de que no sólo estamos metidos en guitarras”. De todos modos, “Welcome To Holland Park” sigue siendo un trabajo “muy clásico, de estrofa-estribillo-solo. Es una colección de canciones y está bien para ser un primer disco, pero el próximo lo queremos hacer más sencillo y más fresco, grabando juntos”. Una colección de canciones y también de momentos, como corresponde a alguien que responde a estímulos tan básicos como la meteorología. “El tiempo me afecta bastante. ´End Of A Summer´ es muy melancólica, se acaba una estación y se acaba también una historia. Siempre ligo un poco lo que son las dos cosas. Hay una película que se llama ´Magnolia´ que me gustó mucho porque conforme iba subiendo la tensión de la historia iban subiendo también la temperatura y la presión atmosférica”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.