"Fue un alivio que el disco no versara sobre mi vida”
Entrevistas / Rufus Wainwright

"Fue un alivio que el disco no versara sobre mi vida”

Marta Terrasa — 20-06-2016
Fotógrafo — Matthew Welch

Rufus Wainwright da un paso más allá todavía con “Take All My Loves. 9 Shakespeare Sonnets” (Deutsche Grammophon, 16), un disco complejo en el que le acompañan un monton de artistas y voces de lujo.

En la música, a menudo hablamos de retos con cierta ligereza; de cómo los artistas se ponen en lugares incómodos para crear. Puede que sea un cliché, aunque musicar nueve sonetos de Shakespeare es, incluso para el paladín del pop barroco Rufus Wainwright, un desafío mayúsculo. Dieciséis canciones conforman “Take All My Loves”, aunando su pasión por la ópera y la poesía. “Me interesé por los sonetos hace veinte años y en 2009 Robert Wilson me propuso musicar algunos junto a la Berliner Ensemble”, asegura Rufus al otro lado del teléfono. Si a eso le sumamos el hecho de que su ópera “Prima Donna” fuera editada en Deutsche Gramophone, parecía una evolución natural. “Deutsche nos lo puso fácil. Dijeron de publicarlos coincidiendo con el cuatrocientos aniversario del bardo inglés. Hey, ¡alguien tenía que hacerlo!”, confiesa entre risas. “Por una vez, fue un alivio que el disco no versara sobre mi vida”Rufus Wainwright.

Mirar a Shakespeare a los ojos debe de ser aterrador, ¿no? “Lo encaras con respeto, incluso con algo de miedo. Le paso toda la presión y la genialidad a él: eso es liberador”, me asegura Rufus. “Take All My Loves” es un disco cargado de óperas cantadas en alemán, voces prístinas recitando la esencia de la poesía, barroco y denso como la niebla que envuelve Londres. Rufus no está solo en esta épica hazaña. “Contar con distintos artistas te ofrece más maneras de comunicarte. Si fuera sólo yo, el resultado sería mucho más egoísta”, explica. Y la lista de invitados no es corta, desde Florence Welch a Carrie Fisher. “Florence era obligado. Necesitaba tenerla en el disco. Para mí representa todo sobre lo que Shakespeare ha escrito. Su voz, sus movimientos, esos viajes a los que te lleva en sus directos… El resto fueron una feliz coincidencia: William Shatner es vecino de mi productor, y grabé el disco estando en casa de Carrie Fisher…”. Destaca también la joven promesa operística Anna Prohaska, su hermanísima Martha y Helena Bonham Carter, entre otros. Cuatrocientos años después, la poesía de Shakespeare sigue siendo igual de válida. “Incluso en los momentos de guerra, tenemos que pensar por qué luchamos. Hay una parte en la que tienes que mantener los pies en la tierra, pero si no puedes crear belleza, no vale la pena vivir”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.