“Quiero pintar el mejor final posible para poder renacer en otra movida”
Entrevistas / Diego Stabilito

“Quiero pintar el mejor final posible para poder renacer en otra movida”

Sergio Falces — 13-05-2020
Fotógrafo — Diego Stabilito

La vida conlleva la muerte y en ‘Vida’ Diego Stabilito ha plasmado lo mejor de sí mismo para acabar con una etapa que nos ha ofrecido grandes alegrías. Ha creado el carnaval para un funeral.

Han pasado ocho años ya desde ‘La Gran Mentira’ y supongo que había que coger a la vida por los cuernos.
Parece ser que el grupo se metió en un agujero negro hasta consumirse poco a poco. Y creo que, en realidad, fue así; todo quedó estancado, muerto, especialmente a nivel de banda. Yo seguí dando algún acústico pero es cierto que me sentía como el último dinosaurio antes de la extinción. El tema es que los grupos de Juan y Guille están a otro nivel de exigencia y yo no estaba en mi mejor momento como para pedirles más compromiso. Mi paternidad y la de Jorge no ayudaron mucho a la estabilidad que requiere mantener un proyecto musical. En Agosto del 2018, por mi cumpleaños, intenté volver a arrancar el proyecto con vistas a grabar este ‘Vida’, que, en un principio, iba a llamarse ‘Vida, obra y milagros’, como el blog que regentaba hace años, pero un accidente hizo que me rompiera el brazo y volviéramos a parar. Parecía el disco maldito. Al final, con la frescura y la prisa exigida de muy pocos ensayos nos metimos de lleno en la grabación del disco. Todo este tiempo alejado de los escenarios y de las noches han hecho que tome la perspectiva necesaria para afrontar la obra definitiva y mi visión musical ha quedado reflejado en los cinco cortes del epé.

“He intentado hacer cosas más digeribles pero han terminado en la papelera. Es imposible traicionarme”.

’Vida’ tiene algo de tu abuelo ¿verdad?
El apellido Stabilito forma parte de mi árbol genealógico, pues mis tatarabuelos eran italianos: apellidos Stabilito y Sumelzo. Mi abuelo padecía de esquizofrenia y, quiero creer, que intentaba batallar con la enfermedad a través de un alter ego artista, en su caso un actor de telenovelas. Mi encuentro con él y mis seis años fueron una bomba para mi propia personalidad. Creo que en ese viaje a Tarragona pasaron más cosas de las que llegué a interiorizar, una conexión directa de almas, aunque todavía no sé si con mi abuelo o con su alter ego. En ‘Vida’ cuento nuestra historia, tanto la de mi abuelo, como la mía; la de Marco Antonio Stabilito y la de Diego Stabilito. Historias que se cruzan, se miran, se desean, que confunden principios con finales y sueños con realidad, como si de una película de Lynch se tratase. He intentado dar cierto orden coherente en la historia para que la obra sea conceptual y creo que lo he conseguido. Tiene un inicio pasional con ‘Benson’; una trama densa con ‘Hiroshima’, ‘Un actor Invisible’ y ‘El Miracle’; y un tragicómico final con ‘Funeral’.

¿Con vida muere, pues, Diego Stabilito?
La idea original era hacer un Ziggy Stardust y matar al personaje en un concierto. Si la pandemia no lo impide puede que lo haga. Diego Stabilito es el personaje que creé para enfrentarme al arte, tanto a la música con Blue Joke como a la escritura con mis poemarios, relatos, crónicas… Creo que después de más de quince años en este mundo necesito una renovación y sin muerte no puede haber vida. Así que quiero pintar el mejor final posible para poder renacer en otra movida.

¿Cuál ha sido el papel de tus compañeros Guillermo Esteban, Jorge Blasco y Juan Gracia en el disco?
Sin ellos no hubiera sido posible conseguir el sonido que pretendía. Pienso que durante dos o tres años fuimos una de las bandas con mejor sonido de la ciudad gracias a estos titanes. Quienes hayan podido tocar con ellos me darán la razón. Han sido el mejor grupo que he tenido y estaré siempre agradecido. Las canciones de ‘Vida’ han rodado mucho por los escenarios y hemos tenido la pausa necesaria para masticarlas, odiarlas y volverlas a amar de nuevo. Creo que el sonido del disco es el definitivo. Para esta grabación Guille ha sido el técnico pero siempre ha prevalecido mi palabra para el resultado final; creo que ‘La gran mentira’ no llegó a sonar como en mi cabeza porque apenas pisé el estudio y es algo que siempre lamento.

No hay un grupo que cope demasiado porcentaje de influencias en tu música, lo cual, pienso, que es tan bueno en lo musical y artístico como malo en lo mediático y en lo que tiene que ver con que la gente se identifique con tu obra.
Quiero creer que sí. A día de hoy cuando me preguntan qué hacemos no tengo ni idea. El error mediático es que hago canciones exclusivamente por y para mí. Es casi imposible que alguien pueda empatizar con alguna de mis canciones; pueden gustar más o menos pero empatizar o llegar al trasfondo no. Es triste pero no lo sé hacer de otra manera. Con Blue Joke me inicié en la composición musical pero no eran letras muy personales hasta el final del grupo. Con Stabilito amo cada verso y cada acorde que he compuesto. He intentado hacer cosas más digeribles pero han terminado en la papelera. Es imposible traicionarme.

“Mi abuelo padecía de esquizofrenia y, quiero creer, que intentaba batallar con la enfermedad a través de un alter ego artista, en su caso un actor de telenovelas”.

Este ‘Vida’ da para un posterior ‘Muerte’ y un siguiente ‘Resurrección’ o algo así ¿No te planteas una trilogía o similar? Una muerte lenta.
No. ‘Vida’ es también muerte y para un ateo como servidor ya se habría acabado el cuento. ‘Vida’ es como un greatest hits de Stabilito, pues hay canciones que ya han aparecido antes en maquetas, como ‘Un actor invisible’, y nos acompañan desde 2008. Si eso no es formar parte de un todo ya no sé qué es.

Ha habido cambios en la elaboración de la portada pero el resultado final es muy claro de nuevo.
Esta vez no la he hecho con Pedro Popker. Pero siempre he contado con su apoyo y consejo. Pedro ha pasado por varias cumbres montañosas en los últimos meses y, a pesar de que iba a ser él el autor de la portada, mis plazos y mi paciencia, o más bien mi impaciencia, hicieron que le diera rienda suelta a mi imaginación y a Photoshop. Al final creo que ha quedado una portada muy resultona.

‘Hiroshima’ tiene un sonido muy actual. Es un tema muy bien vestido. Una canción que tiene ya como ocho años pero muy de los años 20.
Nació en los ensayos de ‘La Gran Mentira’ o, quizás, antes. Es de las canciones que salen del tirón. Allá por entonces escuchaba mucho a Havalina y grupos stoner. En 2013 me puse en contacto con Manuel Cabezalí para preguntar precios, calendarios, etc. Creo que la canción necesitaba una mano experta para producirla porque el sonido que tenía en mente era muy peculiar. Al final, tiempo y dinero dieron al traste con el asunto y la canción quedó aparcada. ‘Hiroshima’ la hemos grabado en riguroso directo, salvo arreglos y voz, en La Casa en Llamas, donde ensaya y graba Guille con sus grupos. Tiene la esencia del local, la crudeza y el olor de los 90, pero el brillo de lo actual. La letra, a última hora, la cambié para darle un poco más de sentido global. Estoy orgulloso de haber metido guiños como el que la voz del traductor japonés de Google presente la canción, dos solos de guitarra pisándose, la sensación de lucha entre personalidades de la canción es bestial…. Estas locuras son las que más aprecio de las canciones que adoro, un ruido que se cuela en la grabación, el gato del vecino, una nota fuera de tono. Creo que da realidad a la grabación y nos aleja de la perfección. Otro punto más para el metaindie.

Respecto a ‘Benson’. Queda claro que es autobiográfico. Hablas de aquel piso de San Jorge que algunos tuvimos la fortuna de visitar. El riff que protagoniza el tema da fuerza y se la quita para seguir manteniendo la expectativa y el equilibrio de la canción.
Es una canción que canta al amor, al polvo salvaje ¡a follar, vamos! Creo que es la única canción con un tema bastante obvio para el oyente. El riff es cosa de, one more time, Guille. Tenía todo el esqueleto de la canción, las partes, la letra, creo que no tardé ni dos horas en parirla, pero me faltaba el puñetazo que hace que una canción te enamore. En el ensayo en el que la mostré al grupo solamente tuve que decir: Guille, Franz Ferdinand. El cabrón tiene el don de leer mi cabeza y lo sacó al segundo. Llevo con Guille tocando desde 2008 y no concibo una canción sin él al lado.

“El grupo se metió en un agujero negro hasta consumirse poco a poco”.

Oye, quiero que me hables de los conciertos que has ido ofreciendo desde tu casa. También de Latisa, que soy fan. Y del estreno definitivo de ‘Vida’.
Estoy tocando y grabando versiones que llevaba en los directos y me han engañado para hacer un concierto por Instagram, pero sin mis chistes de veinte minutos creo que perderá bastante. Latisa surgió como motivación para afrontar el confinamiento. Desde que mi mujer dejó la música, era parte de Delirios de Medea, llevo insistiendo que cante cada día. Misión imposible. Al final, para entretener a mi hija, creamos el personaje de Latisa con un teleñeco que compramos en Nueva York. La idea de que cante canciones les encantó a nuestros amigos, muchos de los cuales también tienen críos, así que la motivación es ver con qué nos sorprende cada día Latisa. Sobre la presentación de ‘Vida’, he decidido que voy a ir sacando cada canción con su respectivo videoclip a lo largo de este 2020. Quizás haga alguna pequeña tirada en físico y sueño con presentarlo algún día en directo. Ese será el carnaval funeral de Stabilito, espero que con ataúd y muchas flores.

Más: Diego Stabilito

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.