Throbbing Gristle fueron todo actitud, todo creatividad, todo rupturismo. Ahora pretender volver a serlo recuperando algunas de sus grabaciones en directo más emblemáticas en “TG24” (Mute/Everlasting, 03), ni más ni menos que veinticuatro compactos/horas de pura anarquía y terrorismo sonoros. Tranquilos, en unas semanas resumirán su legado en un doble compacto.

“TG24” es puro exceso, un día completo de experimentación en directo grabado a lo largo de toda la carrera del no-grupo británico (y editadas hace años en cinta en su sello Industrial Records) y que, el pasado mes, una emisora de radio británica emitió completo. TG lo merecían. Merecían ser recuperados de un modo tan espectacular y anticomercial a la par. Porque eso es lo que fueron y lo que pretenden volver a ser: una banda que no quería serlo, un ente político-experimental que, de paso y a finales de los setenta, ayudó a dar forma a algo nuevo e inquietante: el industrial. Juntos o incluso más tarde en proyectos como Chris & Cosey o Psychic TV, Chris Carter, Genesis P-Orridge, Cosey Fanni Tutti y Peter ´Sleazy´ Christopherson dinamitaron la industria discográfica británica, ofendieron al mundo entero desde el underground y se ganaron un respeto infinito, pero necesitaríamos decenas de páginas para expresar todo lo que fueron, aunque a muchos sus grabaciones bien pudieran parecerles poco más que ruido. Con esta monumental compilación celebran sus veinticinco años, pero mejor se contentan ustedes con “Second Annual Report” (1977), “D.O.A. The Third And Final Report” (1978) o “20 Jazz Funk Greats” (1979). Los disfrutarán más si no son ya grandes fans del combo londinense.

“Cuando escucho a grupos actuales de ´industrial´ me siento insultado. Ahora es simple rock´n´roll”

El caso es que Throbbing Gristle vuelven a dar señales de vida, lo que volverá a situarles en el universo musical de la actualidad a la par que dará al público joven las claves de su importancia como grupo o como artistas de la música más arisca y experimental de la historia. (Chris) “Por todos esos puntos que mencionas Cosey y yo sugerimos la idea a Mute hace algunos años. Pensamos que estaría bien reeditar este material coincidiendo con el veinticinco aniversario del grupo, porque por varias razones no había sido posible hasta ahora. Encontrar y recopilar las cintas originales ha sido una labor complicada. Muchas de aquellas performances habían sido grabadas por varios magnetófonos y teníamos que decidir cuáles eran las mejores tomas para incluir en la caja. No todas las performances del grupo aparecen aquí, porque tocamos en directo más de veinticuatro veces, pero los restantes conciertos se irán publicando a lo largo de todo el año. De todas formas, el principal valor de todo esto es que se trata de la primera vez que estas grabaciones se publican oficialmente en compacto”. Chris Carter y Cosey Fanni Tutti han cargado con el peso del proyecto, pero por lo que parece Christopherson y P-Orridge también se han involucrado plenamente. (Chris) “Todos los miembros originales de TG hemos estado metidos en esto. Es el primer proyecto en el que hemos trabajado juntos en veinte años y ha sido una colaboración a todos los niveles”. (Cosey) “Chris y yo vivimos juntos desde que el grupo se disolvió, pero para esta caja hemos estado trabajando también con Sleazy y Genesis por email, teléfono y reuniones. Así que es un proyecto conjunto y con el sello de identidad de Industrial”. Los tiempos han cambiado y muchos se han quedado con la copla de que Nine Inch Nails o Ministry representan el industrial. Tremebunda equivocación, porque su rock industrial apenas nada tiene que ver con NON, SPK o nuestros protagonistas. (Cosey) “No pienso en nada que pueda ser industrial, porque lo único que me importa es mi propia definición de Industrial. El rock conocido como ´industrial´ no tiene ni alma ni honestidad”. (Chris) “Creo que la música industrial se ha convertido en el siglo XXI en un monstruo de Frankenstein que no guarda ninguna relación absolutamente con la música industrial de los setenta y los ochenta. Cuando escucho a grupos actuales de ´industrial´ me siento insultado por su interpretación de todo. Ahora es simple rock´n´roll”. Otro de los elementos que más caracterizaron –y siguen haciéndolo- a TG es su actitud antisistema, su forma de expresar ese rechazo a las ideas políticas de la masa, su provocativa acritud y un sinfín de salidas de tono ideológicas, sexuales, etcétera. Quizás tuviese algo de artificio, quién sabe. (Cosey) “No puedo diferenciar mi ideología e ideas políticas de mi trabajo, porque cualquier acción es política. Mi ideología es muy sencilla: no soportar a los capullos y hacerlo tranquilamente. Debo ser auténtica, honesta, ´experiencial, experimental y explorativa´ en todo lo que hago. Es un punto de vista que puede parecer simple, pero que es muy difícil de llevar a la práctica y el resultado de esas experiencias y comportamiento no siempre se reciben con agrado. Yo no suplico ni pido nada, prefiero que la gente piense por ellos mismos sobre mi trabajo y que cuestionen lo que les rodea. Odio la superficialidad de la sociedad actual y he decidido alejarme de todo eso por mi propia supervivencia. La sociedad y la industria del disco son ambas bestias insaciables que giran en un viscoso círculo vacío lleno de absolutamente nada. Me pone enferma ver la forma en la que utilizan a la juventud hambrienta de experiencias”.

“El punk es un uniforme, mientras que el auténtico industrial significa multitud de ideas”

En esa forma de desligarse de la sociedad, aunque deban acudir de nuevo a ella para reclamar su trono y sus royalties, se incluye controlar su carrera al cien por cien (revisen sus últimos pasos en www.chrisandcosey.com) y de huir de las discográficas importantes tanto como de la iglesia católica. (Cosey) “Chris y yo nos hemos mantenido siempre al margen de las discográficas mainstream. Nuestra forma de trabajar es incompatible con las suyas. Nuestro arte y nuestra música son demasiado personales para que los traten a su antojo como algo de usar y tirar”. Eso es precisamente lo que les ocurre a muchos otros artistas, aquellos que si es necesario prostituyen su creatividad para acabar traicionados por su propia falta de ética. (Cosey) “Bueno, muchos artistas actuales no tienen nada interesante o coherente que decir, pero sigue existiendo una generación underground de artistas realmente creativos que piensan por ellos mismos. Me da la impresión de que conforman una especie de sociedad paralela que le da sentido a la humanidad”. Volviendo al pasado, TG dieron los primeros pasos en el mundo del desfase sonoro, de la parquedad instrumental, de la rabia musical, del ruido. (Cosey) “Cualquier cosa que no sea silencio es ruido. Pero si cogemos la palabra ´ruido´ te diré que para mí tiene muchos sentidos distintos. Podría ser una suave irritación o algo así que me afecta físicamente. Ruido es una palabra negativa, prefiero ´sonido´”. Bien, pues hablemos entonces de vuestro modo de trabajar los sonidos, porque no cabe duda de que uno de los principales logros de TG es su particular forma de interpretar y crear ´música´. Falta ver si, ahora y con el paso de los años, nuestros protagonistas siguen pensando que aquel era el mejor camino para entender la música o la no-música. (Cosey) “Creo que Throbbing Gristle tuvimos y continuamos teniendo relevancia en la actualidad porque no somos una banda que refleje un tiempo concreto, sino que precisamente tiene más que ver con nuestra forma de entender las cosas y el mundo, tanto entonces como en la actualidad. Cualquier referencia que hayamos hecho sobre el no ser músicos guarda relación con la idea de que nosotros definimos ´músico´ de un modo distinto del que lo hace la industria del disco o del modo en que se usa el término en círculos musicales. Los sonidos que nos rodean son la banda sonora de nuestras vidas y nosotros lo que hacemos es utilizarlos, como otros utilizan cualquier otra cosa, como in