“Algunos de los nuevos riffs son bastante duros”
Entrevistas / Mogwai

“Algunos de los nuevos riffs son bastante duros”

Craig Williams — 02-04-2017
Fotógrafo — Archivo

En unos meses se publicará el noveno disco de estudio de los escoceses Mogwai, pero sin siquiera anunciar su título ya han confirmado que podremos verles el 25 de octubre en Madrid (La Riviera), así que hemos aprovechado para hablar con el mismísimo Stuart Braithwaite a unos metros de su casa. Con él charlamos sobre el nuevo disco, sobre sus veinte años como banda y sobre su momento actual.

“Acabamos de anunciar una gira de quince fechas por Estados Unidos y hay algún tonto que ha dejado un comentario en nuestro perfil de Instagram en plan ‘¿Venís a Estados Unidos? Yo flipo”. Así arrancó la quedada con Stuart Braithwaite, guitarrista de los dueños del sonido “calma-tormenta”, Mogwai, quien además es el rey sin corona de la escena post-rock del Reino Unido. Braithwaite es alguien que, gracias a su gorro de lana permanentemente encasquetado en su cabeza, pasa la vida en Glasgow desaparecido de los focos. Está de buen humor. El noveno disco de estudio de Mogwai está ya terminado después de haberse pasado una última semana en los míticos estudios londinenses Abbey Road para masterizarlo.

“Tocar Jacqueline de Franz Ferdinand junto a Alex (Kapranos) fue algo muy divertido y te diría que, sin duda, ha sido lo más rápido que he tocado una guitarra en mi vida”

Quedamos para tomar un par de cervezas en su bar de siempre, frente a su casa en Glasgow. Mogwai han anunciado hoy mismo que pasarán por La Riviera (Madrid) el próximo 25 de octubre, en su primera visita a la capital en seis años. El concierto formará parte de una gira mundial de cuarenta fechas que les llevará a un total de trece países. Empezarán en septiembre (Gales) y acabarán en diciembre en su ciudad.

Para darle forma al disco se han ido a Nueva York a grabar con David Fridman, con quien ya trabajaron en Come On Die Young y Rock Action”. Retoman la relación diecisiete años después. “Hemos grabado cada uno de nuestros discos en Glasgow desde la última vez que lo hicimos con Dave. Pero ahora sentimos que era el momento adecuado para volver con él. Al fin y al cabo todos en la banda somos grandes fans del disco “The Terror” (13) de The Flaming Lips“.

“Ahora la mayoría de la banda tiene hijos, así que grabarlo en Glasgow nos hubiera traído demasiadas distracciones. Nos pareció muy atractivo irnos al medio de la nada y ponernos con el disco, no tener nada en lo que pensar más allá de nuestra propia música. Por eso estuvimos muy concentrados y muy apasionados con este material. Éramos muy jovenes cuando empezamos a trabajar con Dave, y ahora nos hemos sentido como si volviéramos a la escena del crimen para fabricar el sonido”. Mientras con discos anteriores Mogwai se habían ido al estudio con pocos temas completos, esta vez tenían casi preparado y escrito todo lo que querían antes de cruzar el charco. “Habíamos hecho demos de las canciones en nuestro estudio de aquí –el famoso Castle Of Doom-(NdR), aunque no estaban terminadas al cien por cien. Barry, por su parte, tenía sus propias demos, así que nos reunimos todos juntos por primera vez en la misma habitación para completar las ideas. No estábamos preparados para trabajar así, pero plantear este tipo de nuevos retos te obliga a pensar. Mirando hacia atrás, me mola mucho el disco que hemos hecho. Tanto que me pregunto a mí mismo ‘¿cómo hemos sido capaces de hacerlo?’. Y sé que fue porque, cuando estás en un lugar con un micrófono delante y sabes que cuesta mucho dinero estar ahí, tienes que meterte en serio con el asunto y no perder ni un segundo”.

Podría pensarse que, siendo un grupo que lleva más de veinte años tocando, Mogwai se encuentran en una situación cómoda en cuanto a producir música sin la presión de los grupos que están buscando su lugar y su sonido. Pero, para Braithwaite, la presión es algo que ellos buscan activamente, algo que alimenta su creatividad. “Existen formas distintas de presión. La presión para hacer algo bueno que te permita continuar defendiendo tu reputación es la que más nos interesaba, y creo que lo hemos conseguido hasta la fecha. Es una presión que funciona como una suerte de orgullo persona. Piensa que nunca hemos publicado en un momento como el actual, con tantos discos de grupos publicándose. No es un  buen momento para sacar una mierda. Nosotros publicamos los discos de Mogwai en nuestro propio sello, Rock Action, así que el hacha está sobre nuestros propios cuellos. Estoy realmente contento de que podamos vivir de la música, pero al mismo tiempo puedo decirte que tampoco hemos ganado tanto dinero como alguna gente se imaginará. No nos importa, porque nosotros nunca grabaremos un disco porque estemos aburridos o por obligación. Si grabamos un disco es porque tiene que suceder y la única justificación que hay para que vea la luz la tenemos que dar nosotros con nuestra música, con nuestras canciones. Y por eso mismo, cada disco de Mogwai tiene que ser un buen disco”.

Cuesta pensar que hayan pasado ya tres años desde “Rave Tapes”, su último disco de estudio, aunque también es cierto que los escoceses no han parado ni un segundo, sumergiéndose en diversas aventuras hasta que ha llegado el momento de enfocarse en este trabajo sin título concreto hasta el momento. “Sí, hemos estado bastante ocupados. De hecho, las bandas sonoras de “Atomic” y “Before The Flood” son relativamente recientes. Las hicimos muy rápido, sobre todo la segunda”. Stuart Braithwaite, encima, encontró tiempo suficiente para juntarse con algunos amigos como Rachel Goswell (Slowdive) y Justin Lockey (Editors) y montar el supergrupo Minor Victories, algo que le sirvió como fuente para nuevas experiencias. “Hacer lo de Minor Victories no me daba ninguna motivación extra, pero una de las mejores cosas que me ofreció es que me llevó otra vez a querer tocar la guitarra. Me refiero a que… no es que no me guste la música, la escucho todo el tiempo, leo sobre ella constantemente, pero en realidad en casa solamente le estaba dedicando unos cinco minutos o algo así a tocarla. A causa de volver a tocarla cada día para el disco de Minor Victories y para girar con ello, y luego lo de “Atomic”… ha significado que ahora le dedico el mismo tiempo a la guitarra que cuando era jovencito. Y, aunque es un poco difícil decir esto sin parecer un capullo, estoy más entrenado ahora que nunca, con todos estos años de experiencia bajo mi brazo. Más bien debería sonar como lo indisciplinado que suelo ser generalmente, más que como cualquier tipo de alarde por mi parte (risas). He tenido que hacer un verdadero esfuerzo, sobre todo porque ahora ya tenemos que empezar a ensayar para la nueva gira de Mogwai y no puedo ser una mierda de guitarrista, porque algunos de los nuevos riffs son bastante duros”.

Hablando de proyectos al margen de la banda, Braithwaite fue recientemente parte del documental “Lost In France”, que nos cuenta la historia del mítico sello indie escocés Chemikal Underground, responsable de discos de grupos como The Delgados, Arab Strap, Aerogramme, Bis o los propios Mogwai (“Young Team“, en 1997). En el documental también aparece Alex Kapranos (Franz Ferdinand), quien salió a tocar de forma improvisada junto a Stuart y ex miembros de The Delgados y RM Hubbert en la fiesta de estreno en Glasgow. Braithwaite lo pasó en grande. “Tocar Jacqueline de Franz Ferdinand junto a Alex fue algo muy divertido y te diría que, sin duda, ha sido lo más rápido que he tocado una guitarra en mi vida”. Y hablando de Franz Ferdinand. “¿Su nuevo disco? Oh, creo que su nuevo disco va a ser una bestialidad. No he escuchado ni una sola nota, pero sé el esfuerzo que están depositando en él y estoy convencido de que va a ser la bomba”.

Curiosamente, en “Lost In France”, Braithwaite descubre su punto de vista personal sobre lo que debe ser la música, apuntando que la vive compulsivamente, sin entenderla de una forma divertida. “Bueno, más bien quise decir que no me gusta la música divertida, aunque tampoco eso es cierto. Muchos discos que me encantan son bastante divertidos, pero me refería a que la música que más me llega es bastante dramática y quizás un poquito pesada. Pero dicho esto, me encantan Buzzcocks. Quizás me refería a que hay demasiada gente a la que solamente le gusta la música que es divertida”. ¿Debemos entonces entender la música mejor como arte? “Sí, al cien por cien. Creo que son la misma cosa, pero es extraño porque quizás no te dijera eso si hablásemos de otro tipo de expresión cultural. Por ejemplo, para mí el cine no tiene que ser pesado. Me gustan muchas películas que son muy tontas y divertidas, y eso lo hacento. Pero estoy seguro de que hay personas que creerán que soy un poco pretencioso con mi actitud, pero para defenderme te diré que es una actitud que comparto con el resto del grupo”.

Hablemos ahora del nuevo disco, del que todavía no me puede confirmar el título. La pregunta clave es, sin duda, a qué discos anteriores se acerca más y si habrá temas con letra. “Hay un par de canciones en las que canto; una es muy pop, seguramente una de las más pop que jamás hayamos hecho como grupo. También hay otros temas que suenan como si estuviéramos en modo ‘improvisar’. Su variedad me recuerda un poco quizás a “Mr. Beast” (06), con canciones realmente definidas, otras muy pesadas y alguna otra que es una especie de viaje libre, un poco de pop y algunas cosas verdaderamente tranquilas. Ah, y es un disco largo, el más largo que hayamos hecho en mucho tiempo”. Aunque falta mucho, ya hay fechas de presentación del álbum, desde septiembre hasta diciembre de este año, con parada confirmada en Madrid. “Después de la gira de “Atomic” podríamos acabar muertos del aburrimiento si solamente tocásemos material nuevo, pero con este nuevo disco es distinto. Podríamos tocarlo completo, y de hecho es muy posible que toquemos bastante material suyo”. La verdad es que Mogwai, con tanto material a sus espadas, podrían tocar horas sin parar para hacerle realmente justicia a su trayectoria. “Es gracioso que lo menciones porque, cuando hicimos los conciertos de veinte aniversario en Londres, Robert Smith estaba allí y estuvimos charlando sobre eso. Yo estaba en plan ‘el resto de los chicos creen que tocamos demasiado rato’ y Robert Smith me contestó ‘¡Qué va, tío! ¿Sabes con quién estás hablando?’. Pero la razón por la que The Cure pueden hacerlo es porque su música es muy variada y porque han hecho muchísimos discos buenos. La verdad es que no puedo pensar en otro grupo que pueda tocar más de tres horas y no ser una puta mierda aburrida”. Braithwaite se refiere a los dos conciertos de aniversario que hicieron en la mítica sala The Barrowlands de Glasgow, un momento que va a pasar al recuerdo como una de las cimas más emblemáticas de su vida como grupo. Ahora bien, anuncian que el final de su gira será en una sala bien distinta, The Hydro, un recinto con aforo para trece mil personas. Será el concierto más grande de su carrera (fuera de los festivales), algo que parece preocupar un poco al grupo. “Lo del Hydro fue una sugerencia de nuestro promotor y, después de hablar con algunos amigos sobre ella, pensamos que sí, que íbamos a hacerlo. Reconozco que es un lugar que intimida bastante, sin duda. Vi a Depeche Mode allí y pensar que nosotros tocaremos este año… Recientemente fui a ver a un amigo que formaba parte de la producción de The Weeknd, y me salió la risa en plan ‘¡esto es cosa de locos!’. Pero vamos por buen camino. Hablar de ello me acojona un poco (risas)”.

Lo siguiente es hablar sobre su futura visita a España (Madrid, 25 de octubre, La Riviera), un país en el que siempre se les ha apreciado y en el que siempre se ha entendido lo que la banda pretendía transmitir. “Sí tío, al cien por cien. Creo que los españoles son gente muy emocional, jodidamente emocionales. Si a eso le sumas que nuestra música es muy emotiva, eso ha creado una verdadera conexión con el público español. A algunos les gusta la parte más rock, a otros la más psicodelica, pero siempre se les ve entregados, con pasión y sin postureos. Algunos de los mejores que hemos hecho allí han sido en el Primavera Sound. Recuerdo uno que dimos cuando era casi la infancia del festival. Tocábamos nosotros y recuerdo a The White Stripes y Sonic Youth. Fue increíble. Vamos, que nos encanta España, totalmente”.

Hemos pasado más de una hora charlando, con muchas cervezas y un par de whiskies, así que llega el momento de irse para casa, o en su caso dar un salto y meterse en la cama. Lo que ocurre es que no puedo despedirme sin preguntarle antes sobre cuál considera que es el secreto de su éxito y de su longevidad. “Creo que se trata sencillamente de disfrutar, una mezcla equilibrada entre que nosotros disfrutemos con lo que hacemos y que haya gente que disfrute escuchando nuestra música. Me refiero a que si no tuviésemos público, sería mucho más difícil encontrar motivaciones para continuar adelante. Al saber que hay personas que se entusiasman con lo que hacemos, nosotros también nos entusiasmamos. Pero debemos mantenernos en forma para poder mejorar. Ahora ya estamos preparando otra banda sonora, lo cual siempre es algo diferente que nos permite tomar otros caminos. Es un poco extraño, viniendo de hacer el nuevo disco, meternos en una situación en la que tenemos que hacer lo que quiere otra persona y no solamente nosotros, pero del mismo modo es gratificante ver un programa de televisión y saber que tú aportas también tu parte”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.