Marcos Bárcena está de celebración: el 15 de abril ofrecerá un concierto especial en Torrelavega para celebrar que lleva treinta años dedicado a la música. La ocasión merecía que conversáramos con él sobre esta cita, pero también sobre la trayectoria musical que ha dejado a sus espaldas. Porque hacerlo es repasar mucho de lo que ha sucedido en la música de Cantabria durante las últimas décadas.

La primera pregunta es inevitable: ¿qué es lo que sucedió exactamente hace 30 años? “Fue la primera vez que me subí a tocar a un escenario, y fue en el Carnaval de Cóbreces, en 1986. La gente de la orquesta Plenitud dejó el escenario para marcharse a cenar y me dijeron “Marcos, ¿te quieres subir? Cuídanos el equipo un poco y dejamos abiertos los micros por si te apetece tocar”. Y subí con Luis Alberto Hoyos, guitarrista tristemente fallecido hace unos años, con el que luego formé el grupo Magosta”.

¿Y cuáles fueron las inquietudes que le llevaron a dar ese primer paso? “Yo entonces tenía 16 años nada más; pero, claro, fui muy precoz en general, que a los 19 años ya era padre… Siempre había tenido la ilusión de montar un grupo, y no es que Luétiga fuera un grupo universitario, ¡es que fue un grupo de instituto! Roberto Diego (uno de los miembros fundadores del grupo Luétiga) y yo íbamos juntos a clase al Instituto Marqués de Santillana, y nos intercambiábamos discos. De ahí surgió la idea de hacer algo como lo que hacía Milladoiro pero con música de Cantabria. Yo entonces empezaba a tocar con el whistle (flauta irlandesa) canciones de Gwendal, y él tenía dos años más que yo y estaba más avanzado con la flauta travesera. Ellos formaron Luétiga cuando tenían 18 años, pero yo aún no tenía cabida ahí porque estaba un poco más verde que ellos, y en esas edades dos años hacen una diferencia abismal. Entonces, en 1986, hice mi propio grupo, que se llamaba Magosta”.

A partir de aquel momento los acontecimientos se aceleraron, y Marcos entró en su época de mayor notoriedad pública. “En 1988 nos invitaron a Kate Gass y a mí a entrar a Luétiga, porque querían meter clarinete y violín cántabro. Estuvimos con el grupo de 1988 a 1998, grabamos cinco discos: cuatro de estudio más la misa popular cántabra que se grabó en directo. Y entre medias se coló el primer disco con Atlántica, que surgió porque nos interesaba explorar la raíz celta e Irlandesa de Kate. Con Atlántica estuvimos de 1998 a 2005, y también grabamos cinco discos, además de dar muchísimas actuaciones fuera de Cantabria”. Tras la disolución de Atlántica se sucedieron distintos proyectos, unos vinculados al folk (Trébole, Maílla o el dúo que forma con Miguel Cadavieco) y otros al rock (Beatles revival) o la canción de autor (con “La luz interior” (2006), su primer disco en solitario).

marcos barcena

La carrera como intérprete y compositor de Marcos Bárcena a menudo se ha visto completada con un cierto sentido didáctico, que finalmente se ha materializado en la academia de música que actualmente regenta en Torrelavega. Aunque su impagable labor como investigador y compilador de la tradición oral de Cantabria (que quedó registrada en el disco “Recopilación de cantos del Besaya” (1998)) es de lo menos recordado de su trayectoria. “Cuando más trabajé en ello fue durante la época de Luétiga y Atlántica, porque queríamos meter en el repertorio canciones un poco más desconocidas. En aquella época vivía en Villasuso de Anievas, una zona muy rural, no muy lejos de aquí pero sí en el corazón de Cantabria. Allí, con una grabadora DAT en mano, entrevisté a gente e hice el resumen que salió en aquel disco. También con Atlántica actuamos en casi todas las Aulas de la Tercera Edad de Cantabria, y al acabar nos quedábamos hablando y entrevistábamos a la gente. Había personas de más de setenta años que se sabía canciones, y de ahí recopilamos algunas que luego aparecieron en el disco “La luz del iviernu” (2000)”.

Pues bien, Marcos ha planteado este concierto como un repaso a todas estas facetas de su carrera. “La primera parte del concierto tendrá una onda más folki, e incluso sonará alguna de las que ya cantaba con Atlántica pero eran composiciones mías; y ya en la segunda sonarán cosas como las de “La luz interior” (2007), que tiene una onda más contemporánea, de cantautor, para terminar con una parte un poco más cañera”. Durante la velada le acompañarán sobre el escenario una larga lista de personas que forman parte de su pasado y de su presente como músico: Lara Bárcena y Marta Velarde (su hija y su mujer), Ana Colde y Miguel Salcines (profesores en la escuela de música que regenta en la actualidad), Miguel Cadavieco (su actual pareja artística), Gaiteros al Tresboliyu (“varios de ellos han sido alumnos míos, y me hace ilusión que ahora toquen conmigo y yo sea uno más de la banda. Va a ser la faceta más tradicional, con gaitas y tambores”; sus compañeros en el grupo Maílla, Maribel Fernández y Chema Murillo (“el grupo está parado desde 2011, pero de vez en cuando nos juntamos para poner música a recitados de poesía”) o el dúo Arrancacorazones (“la voz de Marisa me encanta. Voy a dejar que ella cante y yo haré un solo de flauta. El whistle me gusta mucho; prácticamente fue mi primer instrumento, es mi acompañante en los viajes. Me costó cinco euros en el año ochentaypico y está totalmente amortizados… bromas aparte, me gusta para expresarme e improvisar, me comunico muy bien con él”). Por otro lado, saldrán al escenario sus compañeros en Beatles Revival con quienes interpretarán un repertorio más contemporáneo. Y, además de todo esto, cuenta que estará presente Nando Agüeros, “un artista muy querido en Torrelavega, con el que he colaborado en varias ocasiones desde los tiempos en que yo estaba en Atlántica y él en Voces de Peña Sagra, y que a día de hoy podría estar programado en cualquier festival folk”.

En cualquier caso, Marcos dice que “no quiero desvelar tampoco mucho, prefiero que haya alguna sorpresa. Algunas canciones van a ser un poco chocantes, porque son cosas que no se han hecho nunca, o que son un poco novedosas”. También queda la curiosidad de si va a echar en falta a alguien esa noche. “Sobre todo a mi hijo, que va a estar de gira con su grupo”. Así es como se deja caer por la conversación la figura de Lucas Bárcena, músico afincado en Berlín y colaborador ocasional de Marcos, que actualmente está terminando una gira mundial como miembro del conjunto multicultural Nordakas. “También se han quedado fuera por motivos técnicos gente que me hubiera gustado, como el grupo Cambera’l Cierzu, o músicos de Atlántica, como Ramón Bueno. Invité a Kate Gass, que lo agradeció, pero a ella no le apeteció demasiado por sus razones. De Luétiga también se lo comenté a Roberto Diego, pero ahora está de baja. Vendrá a verlo, y habrá que hacerle una mención: “Nel el Vieju” la escribió él, y además él ha sido uno de los grandes artífices del resurgir de la gaita en Cantabria a partir de los años ochenta”.

En cualquier caso, su intención es que una cita tan especial como esta no se quede en una sola noche en el teatro. “Se va a grabar, y de eso se va a encargar Yuyo Ornazábal. El grabó casi todos los discos de Atlántica y es el sonorizador por excelencia de los grandes festivales de folk. Y después intentaremos sacar un resumen de la noche en forma de disco”.

En fin, será una bonita manera de plantar un hito en una trayectoria a la que seguramente le quedan muchos años por delante.

marcos barcena