“La verdad es que cada vez nos llama más la electrónica”
Entrevistas / Grises

“La verdad es que cada vez nos llama más la electrónica”

Fernando Fuentes — 04-03-2016
Fotógrafo — Josu Torrealday

En ‘Soles’ campa el electro-tropicalismo y se sinergia a la perfección con el pop epicista y coreable. Me parece que es más hit, todavía, que ‘Avestruz’. ¿Es uno de vuestros temas favoritos?
Sí, es uno de los favoritos y creo que en directo funcionará a la perfección porque tiene mucho ritmo y hace que quieras mover las piernas. Transmite buen rollo.

‘Plutón’ muestra la cara más oscura, nostálgica y nueva olera del disco. Recuerda a los temas de ‘Animal’ y en mi opinión es, junto con ‘Granada’ y ‘Un mundo más allá”, uno de los mejores temas del álbum. ¿Estáis de acuerdo?
Es de las más oscuras e introspectivas del disco, la canción tiene mucho ritmo pero es delicada a la vez, nos gusta mucho, sí. Tal vez tenga algo que ver con ‘Animal’ en el sentido de que la compusimos partiendo de la guitarra y pocos temas de este disco han sido creados así.

‘Huesos’ es muy Animal Collective, una explosión de color y emoción con final triste. Es uno de los temas más pisteros del disco, de esos que gustarán a los indies que disfrutan quemando la suela de las Converse… pero, ¿también gustará a los tech-kids?
!!Ni idea!! Es una canción que en un principio era muy electrónica, casi no tenía estructura, era como un subidón continuo. Después de meter la melodía vocal y la letra ha quedado algo más popera y melancólica. Es “muy Grises” melódicamente pero envuelta en algo mucho más psicodélico y ambiental.

¿Es cierto que la gran mayoría de los temas surgieron directamente en el estudio de grabación? ¿Eso que le aporta de especial a los temas? ¿Es una forma de romper con la rutina creadora siempre en busca de nuevos sonidos y sensaciones?

No queríamos componer como siempre, nos aburre volver a hacer lo mismo. Nos gustan los retos internos que nos ponemos y en este caso el reto era que cada uno creara en casa melodías, beat de batería, samples, sonidos, cualquier cosa que pudiera transformarse en una canción. Nos propusimos no enseñarnos nada entre nosotros hasta que casi llegará el día de entrar a grabar. De esta manera, cuando fuéramos al estudio todo sería nuevo y fresco y cada uno de nosotros podría añadir cualquier cosa que le viniera a la cabeza sin vicios y prejuicios. Pocos días antes de entrar a grabar solo habría tres o cuatro canciones enteras terminadas y creo que con letra sólo una. Así estuvimos dos meses y medio experimentando con esos bucles hasta plasmar en pistas de audio las estructuras, armonías e ideas que machacaban nuestras cabezas. Fue una locura y hubo muchos altibajos… “¿Qué estamos haciendo? ¿Se nos ha ido la pinza?”. Estas frases sonaban a diario en nuestras conciencias pero ¡¡cada vez que terminábamos una canción nos poníamos a saltar de emoción!! ¡¡Esto es lo que buscamos!! ¡¡No hay dudas!!! Al final hicimos doce canciones y descartamos dos.

Además de la presencia novedosa de samples de marimbas, congas, flautas, saxos o trompetas la base sonora de Grises sigue siendo los sintetizadores analógicos y los arreglos de guitarras… ¿son la medula espinal de vuestro sonido? ¿Es desde donde parte todo?
En este caso partimos más de bucles, ritmos, arreglos o samples y después añadimos los sintetizadores analógicos y guitarras. De hecho hay una versión del disco sin ninguna guitarra. En las primeras mezclas no había guitarras, pero después las echamos muchísimo de menos. Las únicas que se han creado a partir de guitarras son ‘Formas’, ‘Plutón’ y ‘Calamita’. Sí, es verdad que ciertamente en nuestro sonido son muy importantes y sobre todo en directo, siempre sonamos mucho más orgánicos.

En vuestros comienzos las referencias sonoras más obvias acudían a Arcade Fire, Glasvegas o The National; pero ahora la cosa se ha puesto bastante más electrónica. ¿Estáis más cerca ahora de, por ejemplo, Is Tropical, Crystal Figthers, Animal Collective, Two Door Cinema Club o los mismos Delorean?
Sí, puede ser, la verdad es que cada vez nos llama más la atención la electrónica. Siempre nos ha gustado pero ahora jugamos mucho más con la tecnología actual y como nos encanta experimentar, esto nos da mucho pie. Pero bueno, también nos encanta el rock bueno de toda la vida y aunque a veces esté más escondido, de eso también encontrarás siempre en Grises.

Desde Euskadi las propuestas de bandas de pop electrónico es permanente, caso de WAS, de Delorean, en algunos temas de Belako, vosotros, etc. ¿Por qué esa querencia permanente hacia ese tipo de sonidos bailables?
No sé, igual es que somos muy fiesteros y eso esté ya impreso en nuestros genes (Risas). No sé por qué será, pero a nosotros siempre nos ha salido así. Nos encanta que cuando vayamos a ver un concierto haya movimiento; nos gusta divertirnos, mover los pies, la cabeza, ya sea con rock, pop, electrónica o cualquier cosa, pero que te mueva algo. Tal vez sea por eso que cuando hacemos música lo busquemos también.

A vosotros no os ha dado por introducir instrumentos tradicionales vascos en vuestro sonido… ¿qué os parece que otros lo hayan hecho? ¿Aporta algo interesante?
(Risas) De eso sabemos un poco pues somos de un pueblo de la Gipuzkoa profunda. Nos parece genial, cada uno que haga lo que le salga de dentro y le divierta. Nosotros no lo hemos probado en Grises porque tampoco las canciones nos lo han pedido, pero nunca se sabe…

¿Os gustan que digan que hacéis “synth-pop de orfebrería”? ¿Qué es eso exactamente?
Ni idea lo que es, nosotros no nos ponemos etiquetas, queremos hacer canciones buenas, con gancho, punch y ambientaciones guapas. A veces nos salen más de sintetizadores y otras más guitarreras, realmente no sé si ni siquiera hacemos synth pop… No pensamos en etiquetas, no nos preocupan, nos importa que las canciones hagan sentir algo.

Vuestras letras dotan de sustancia al siempre efervescente electro-pop, ¿hasta qué punto son importantes para vosotros? ¿Os gusta que las califique de “optimistas pero reflexivas”?

Me parece bien esa calificación, porque sí son positivas pero siempre invitando a pensar, a la reflexión. Si te pones a escucharlas verás que cuentan muchas historias, dudas y sentimientos. No suele haber mucho espacio en nuestras canciones para muchas estrofas y versos y es difícil contar algo que diga mucho en tan pocas palabras, pero tal vez por eso buscamos frases que inviten a pensar. Son muy importantes porque acompañan al clima de la canción.

¿Qué surge antes, a la hora de componer, las letras o la música? ¿Seguís componiendo partiendo de la guitarra o ya hay casi más producción digital que otra cosa? En este caso la producción digital predomina frente a la composición más clásica de guitarra. Respecto a la letra, primero hacemos la música y la melodía y después metemos la letra.
Sois de cerca de Donostia, ¿qué os dicen nombres como La Buena Vida, La Dama se Esconde, Derribos Arias o 21 Japonesas? Los conocemos, pero sobre todo por nuestro técnico de sonido de directo, Estanis. Él nos ha contado muchas historias y anécdotas de aquellos grupos y del movimiento de Donostia. Es el que ha vivido mucho más toda esa movida porque por entonces salía mucho por allí y porque con su grupo Natural Project ha coincidido con algunos de ellos en el local de ensayo o en concierto o en alguna fiesta. Si ves en nuestro disco alguna influencia o similitud con todo aquello, es posible que la haya, pero no proviene de una influencia directa y consciente. Nosotros en aquellos años atendíamos a otras tendencias y teníamos la cabeza en otras cosas.

¿Hasta qué punto sigue siendo importante para Grises grabar y mezclar en unos estudios propios, sobre todo en términos de controlar todo el proceso?
Para nosotros es muy importante hacerlo así porque nos pasamos toda la gira pensando en cómo queremos sonar en el siguiente disco, así que cuando llegamos al estudio tenemos muy claro lo que buscamos. Además podemos trabajar en los horarios que queremos, alargar las fechas si hace falta, darle mil vueltas a las mezclas etc. Podemos continuar hasta que estemos cien por cien satisfechos con el resultado. Por otro lado, hacerlo así nos da pie a experimentar e improvisar, cosa que nos encanta, sin tener que depender de un técnico de sonido ajeno. Lo hacemos como nos gusta y al ritmo que queramos.

Las referencias a los años 80 son algo permanente en vuestro sonido… ¿cualquier sonido pasado fue mejor?
Bueno, eso es algo que nos sale solo, no solemos ir a buscar ese sonido, no sé por qué pero nos sale así, no es que estemos obsesionados con ello. Lo cierto es que nos encantan los sintetizadores analógicos de los 80 y que tenemos unos cuantos en casa y en el estudio, pero también nos gustan las producciones modernas y el sonido grande y gordo de las mezclas actuales.
¿Hay más campo para recorrer en el synth-pop para Grises? Nunca sabemos lo que haremos en el siguiente trabajo, probablemente no repitamos la formula porque nunca lo hacemos y eso nos hace transitar por caminos por donde no nos habíamos adentrado, así que sí que hay mucho recorrido aún, ¿en qué estilo? eso es lo de menos.

¿Y por qué en España siempre se respeta más a las bandas oscuras, crepusculares y suicidas? ¿No es muy fatuo considerar siempre mejor lo darky?
No sé por que será… yo intento respetar todos los estilos y grupos musicales que crean su propia música ya que sé muy bien las horas de trabajo y sacrificio que se requieren para hacerla.

Por cierto, ¿al Erlo-DJ elegido para la gloria gris le exigiréis saber pinchar con vinilos o el fin siempre justifica los medios?
Lo decidirá cada uno, nosotros solo le pediremos que se lo pase bien y que caliente bien al público, el resto… ¡habilidad libre!

Para terminar Grises, ¿de qué forma habéis reforzado vuestro tremendo directo de cara a la presentación inminente de este ‘Erlo’? ¿Es todavía más potente?
Sí, queremos que sea un desfase. Lo estamos preparando a conciencia para que sea algo gigantesco. Hemos comprado algunas luces más y estamos adaptando las viejas y las nuevas canciones para hacer un directo sin fisuras, muy potente y con muchísimo ritmo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.