“La verdad es que cada vez nos llama más la electrónica”
Entrevistas / Grises

“La verdad es que cada vez nos llama más la electrónica”

Fernando Fuentes — 04-03-2016
Fotógrafo — Josu Torrealday

Han llamado a su cuarto disco de estudio igual que la cumbre más elevada de su Zestoa natal, cerca de la bella Donostia. Y no es asunto baladí, ‘Erlo’ (Sony Music, 2016) es el mejor trabajo, en larga duración, de esta banda de pop electrónico, tropicaloide, ochentero y coreable. Pero cuidado, que nadie se equivoque, tras lo efervescente de sus guitarras y danzón de sus beats sintetizados aquí sigue habiendo mucha sustancia y sus letras sigue rezumando un optimismo reflexivo que invita a pensar bailando o viceversa. Unos Grises con más color, oiga.

Aló Grises, ¿por qué llamar a este nuevo y cuarto álbum -‘Erlo’-, como la cumbre más elevada del macizo de Izarraitz en vuestra Zestoa natal?
Eñaut: ¡Buenas! Siempre andamos de aquí para allá, viajando y conociendo sitios y aunque eso nos encante, en el fondo somos “muy de nuestro pueblo” en cuanto a costumbres y forma de ser, así que queríamos hacer un pequeño homenaje a nuestro entorno, al lugar donde vivimos. Erlo es una de las cumbres de Izarraitz. En todo Izarraitz las vistas son espectaculares y hay una cruz desde la que se ve nuestro pueblo. El sitio es mágico, ¡igual que nuestro nuevo disco! jajaja

Vamos al asunto: ¿Cómo calificáis vuestra propia progresión sonora entre el ‘Animal’ de 2014 y este nuevo ‘Erlo’?

Teníamos claro que no queríamos repetirnos y para ello nos propusimos componer de una forma muy distinta. Queríamos hacer bases electrónicas y dejar de lado las guitarras “fuzz-eras”. ‘Erlo’ es mucho más electrónico, experimental y positivo. Dentro de nuestra trayectoria musical ‘Animal’ es como un paréntesis; creo que ‘Erlo’ hubiera sido una evolución más lógica después del segundo disco, pero en “Animal” nos apetecía “rockear” y como no nos cortamos a la hora de hacer lo que nos dé la gana, lo hicimos.

“Creo que todo el mundo tiene derecho a disfrutar, saltar, soltarse y no por ello es menos maduro”.

En el referido ‘Animal’ os mostrasteis más maduros, más reflexivos, menos fiesteros y hedonistas… ¿por qué recuperar, ahora con este ‘Erlo’, lo efervescente, bailongo y luminoso?
Ritmos de baile siempre ha habido en nuestras canciones, incluso en ‘Animal’. Es algo que va asociado a nuestra música. Lo de hedonista creo que es un concepto que se nos atribuye equivocadamente. Si analizas bien las letras verás que van mucho más allá que el mero disfrute instantáneo. Lo de luminoso sí que es verdad, queríamos que el nuevo disco transmitiera buen rollo y positivismo. En realidad, dentro del track list del directo, los temas de ‘Animal’ quedaban tal vez un poco oscuros; nosotros queríamos hacer un directo compacto y coherente y para ello necesitábamos de estas nuevas canciones. Lo de la madurez que comentas es algo que no compartimos, ¿si haces algo más oscuro eres más maduro y si tiendes a lo luminoso no? No sé, no lo vemos así, creo que todo el mundo tiene derecho a disfrutar, saltar, soltarse y no por ello es menos maduro. La madurez se tiene que demostrar en otros aspectos de la vida. Por lo menos nosotros no creemos que este disco sea menos maduro que el anterior, de hecho diría que a nivel de espacios, saber estar y amplitud, éste es mucho más elegante y menos rabioso.

¿Qué disco es más hito en vuestra carrera, ‘Animal’ o este ‘Erlo’ que ahora presentáis?
Creo que en ‘Animal’ hubo un salto grande; para nosotros hubo un cambio en muchos aspectos, pero considero que este último es más acertado y más acorde a nosotros mismos y a nuestro espíritu. Tenemos que señalar que con ‘Erlo’ han coincidido muchos cambios positivos: cambios discográficos, cambios de management etc. que nos hacen iniciar esta nueva etapa con muchísima ilusión, igual que si fuera el primer disco y todo fuera nuevo. Creo que cuando pase un tiempo ‘Erlo’ será más hito, sin duda. Es un salto aún más grande y estamos llenos de fuerza para afrontar los nuevos retos.

De hitos a hitazos. Lo que está claro es que os ha salido un disco lleno de ellos, de esos que se corean en discotecas y festivales… ¿era algo buscado o las cosas, simplemente, han salido así?
Bueno, por nuestra parte siempre hemos intentado hacer canciones buenas que puedan funcionar en directo, pero es verdad que a veces se acierta y otras no tanto. Creo que en este disco hemos acertado de pleno y al final nos han salido un puñado de canciones de las que estamos muy orgullosos; por lo menos hemos clavado en el disco lo que teníamos en mente. Eso no siempre se consigue y cuando lo logras sientes una gran satisfacción. Lo de que a la gente le guste, más o menos, viene más tarde.

Es vuestro trabajo más electrónico, sin duda, y llama la atención ese toque permanente de tropicalismo que pilla casi todo el elenco de canciones… ¿es algo que le viene al pelo a Grises para refrescar su sonido?
Creo que en todos nuestros discos está patente ese tropicalismo; quizás se perdiera un poco en el segundo y el tercero, pero siempre ha estado presente en nuestras canciones. En este último se aprecia mucho más que otras veces, pero es que las canciones nos lo pedían y el cuerpo también. Tenemos ganas de montar un directo fiestero y en eso nos es de gran ayuda.

También hay un ramalazo africano que recuerda a Vampire Weekend, entre otros. ¿Es Paul Simon, y su ‘Graceland’, una referencia para vosotros o en este sentido sois más de Talking Heads?
Sinceramente ni uno ni otro. Nunca hemos seguido a ninguno de estos grupos. Curiosamente a lo largo de nuestra carrera son varias las veces en que nos han comentado esto, pero no sé de donde puede venir, ¡a lo mejor habrá que empezar a escucharlos! (Risas). Las inspiraciones musicales han venido de otros lados, hemos tenido mucha más influencia de grupos como Mas Ysa, Animal Collective o incluso Jamie XX o Caribou, entre otros.

Lo que es evidente es que este ‘Erlo’ es pop electrónico, fresco, optimista y luminoso… ¿estamos, pues, ante los Grises más coloridos y hasta psicodélicos?
Sí, es el disco más fresco que hemos hecho y es la primera vez que tonteamos con la psicodelia, al menos conscientemente y nos ha gustado. Nos hemos dejado llevar sin miedo, hemos arriesgado, como lo hacemos casi siempre y esa frescura y descaro se nota en las canciones.

¿Que ha aportado la masterización de John David (U2, New Order, Foals, Blur, Lana del Rey, Haim, etc.) al mismo?
Es el ingeniero de sonido que ha masterizado a casi todos los grupos que seguimos y para nosotros fue un honor trabajar con él y conocerle. Además, que John Davis masterice un trabajo que hemos grabado y mezclado nosotros mismos es un honor y es algo que nunca olvidaremos. Siempre estaremos agradecidos a los que lo han hecho posible. A nivel técnico, también se nota mucho su experiencia como masterizador, al disco le ha dado el punch exacto que necesitaba y estamos muy contentos de haber elegido esa opción.

¿Por qué habéis elegido ‘Avestruz’ como primer single? ¿Es el hitazo absoluto del disco? ¿La dejaréis en manos de remixers?
Bueno, en el disco hay unos cuantos hits, ¡nos costo mucho elegir uno! (Risas). No, lo cierto es que hay canciones con estructuras más de toda la vida y más fáciles de llegar a la primera, pero ‘Avestruz’ es un tema que resume bien el cambio que hemos dado y marca a la perfección cuáles son nuestras intenciones respecto al directo. Creemos que es un buen adelanto, ya vendrán singles más clásicos más adelante. En cuanto a los remixers, claro, nosotros encantados de que hagan remixes de nuestras canciones.

A mí personalmente me gusta más, entre otras, ‘Formas’ que me recuerda mucho a Dorian, ¿son unas referencia directa para vosotros? ¿”Solo el presente vale la pena” para Grises?
‘Formas’ es una de las más ochenteras del disco. Dorian es un grupo al que respetamos muchísimo, aparte de que son muy buena gente, pero musicalmente no es una influencia directa para Grises. En esta ocasión, justo en esta canción, que es la más antigua del disco, la inspiración viene más de Kavinsky y la banda sonora de ‘Drive’. Respecto a lo del presente, por desgracia estos últimos años varias personas cercanas a nosotros se han ido antes de tiempo y eso nos hace ver que hay que dejarse de chorradas, y miramientos y disfrutar de la vida, de las cosas pequeñas que tenemos, del día a día. Esa es nuestra filosofía de vida, hay que dejar de juzgar a las personas y dejar de buscar siempre la punta a todo. Disfruta el día a día, ayuda a la gente que te rodea, intenta ser feliz, eso es lo que intentamos nosotros. Es lo que vale la pena para nosotros.

(continúa)

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.