La gran ballena blanca
Entrevistas / Modest Mouse

La gran ballena blanca

Joan Cabot — 29-03-2007
Fotógrafo — Archivo

Convertidos en referente del indie rock americano y tras haber firmado uno de sus mejores discos, Modest Mouse llamaron a Johnny Marr para que pusiera sus guitarras en su nuevo álbum. Marr se ha quedado y “We Were Dead Before The Ship Even Sank” (Epic/Sony BMG) retoma el sonido de los de Issaquah donde lo dejaron con “Good News For People Who Love Bad News” (Epic, 04). Isaac Brock y compañía se lanzan a la mar, a la caza de Moby Dick.

Desde que se formaran hace casi quince años, Modest Mouse han mantenido una firme carrera discográfica plagada de grandes álbumes que los ha llevado desde el underground periférico washingtoniano al semiestrellato independiente, desde sus inicios con K Records a su paso por Up y finalmente su fichaje por Epic. Su primer álbum para la multinacional en Estados Unidos sigue siendo una de sus cimas creativas: “The Moon & Antarctica” (Epic, 00) fue su mejor colección de canciones hasta la fecha y sin atisbo de renuncia por el hecho de estar en una multinacional. Sus ambiciones se confirmarían cuatro años después, con la edición de “Good News For People Who Love Bad News”, un disco que no sólo generó unanimidad entre la crítica (cuarto mejor disco del año según MondoSonoro ese año), sino que también les supuso entrar en las listas de éxitos independientes gracias a singles como “Float On” o “Ocean Breathes Salty”. “No creo que pensar en qué espera la gente sea nada bueno”, me comenta Brock vía telefónica cuando le pregunto si ha cambiado algo después de “Good News…”.

"Este no es el disco de Modest Mouse con Johnny Marr, ahora Johnny Marr es parte de Modest Mouse"

“No vamos a intentar hacer otra vez lo que ya hemos hecho en el pasado. No sé por qué funcionó el disco. Ese es el tipo de cosas que le importan a la gente pero que a mí me dan igual. No creo que ‘Good News…’ sea mejor o peor que cualquier otro de los álbumes de Modest Mouse. Nos sentimos orgullosos de todo lo que hemos hecho, pero éste es un nuevo disco. Si hubiéramos intentado repetir lo mismo, me hubiera pasado tres años de gira tocando una mentira y no voy a hacerlo”. Ahora, Johnny Marr es la noticia. El ex Smiths se ha unido a Modest Mouse en un movimiento un tanto sorprendente. Y eso que los cambios de formación han sido una constante en la vida de una de las bandas más huidizas del indie americano. La otra novedad es el retorno a la baquetas de Jeremiah Green, que dejó el grupo en 2003. Dann Gallucci abandonó después de la edición del anterior álbum y fue sustituido durante un tiempo por Jim Fairchild de Grandaddy.

No sé por qué funcionó ‘Good News…’. No creo que fuera mejor o peor que cualquier otro de nuestros álbumes"

“La historia con Johnny es bastante simple. Llegó el momento de ponerse a trabajar en el nuevo disco e hice una lista de guitarristas que me encantaría que tocaran en Modest Mouse. Él encabezaba la lista. Me puse en contacto con su mánager aunque nunca pensé que respondiera. En seguida empezamos a hablar de lo que queríamos para el álbum y poco después vino a mi casa en Portland. Estuvimos tocando y desde el principio todo funcionó”. Tanto que ahora Marr es miembro de pleno derecho del grupo, como remarca el mismo Brock. ¿Será que Herman Melville, autor de Moby Dick, ya lo anticipó en su relato “John Marr y otros marinos”? “Este no es el disco de Modest Mouse con Johnny Marr, ahora Johnny Marr es parte de Modest Mouse”. A la hora de evaluar su influencia en el sonido del nuevo disco, Brock también lo tiene claro. “Ha tenido tanto peso en las decisiones sobre el disco como cualquier otro miembro del grupo y ha sido una gran influencia, como lo son todos los demás. Venimos todos de tradiciones musicales muy diferentes y todo eso ha sido bueno para el disco. Siempre es bueno añadir nuevas influencias, mientras mantengas tu propia indentidad, cosa que hacemos”. En realidad, “We Were Dead Before The Ship Even Sank” retoma (han repetido productor, Dannis Herring, y estudio) y amplia lo que ya mostraban en su anterior trabajo: las influencias ochentas, Talking Heads y XTC, el barroquismo desenfrenado en un extremo y una extraña y muy particular habilidad para los ganchos pop en el otro. “Sí, es verdad que ‘Good News’ era un disco más divertido que los anteriores y éste también lo es. ‘The Moon & Antarctica’ era un disco lleno de maldad. Era un disco sobre la maldad escrito con maldad. En serio. Este nuevo disco tiene maldad, pero es más divertido”. De hecho, acentúan si cabe las influencias ochenteras, recreándose en los coros y en los arreglos hasta el punto que se te vienen a la cabeza bandas mainstream de la época y que no citaré para que no digan que estoy loco. En “We Were Dead…” Brock utiliza la imaginería marinera en una fantasía a lo Herman Melville que vuelve sobre sus temas preferidos, el aislamiento y la soledad, ahora expresados a modo de gran epopeya sin brújula: hay que cazar al monstruo marino, enfrentarse a las inclemencias oceánicas y hacer frente a la sensación de extravío. Todo al ritmo marcial de “Dashboard”, “Florida” y “We’ve Got Everything” (uno de los dos temas en los que canta James Mercer de The Shins), o de habaneras bizarras como “Missed The Boat” (el otro) y “Spitting Venom”. Modest Mouse vuelven a dar forma a una colección dispar de canciones unidas por un sonido único e inconfundible, pero que sin embargo parecen beber de fuentes muy diferentes: del bluegrass a las balalaikas. “Es cierto que nos influyen muchos tipos de música que no son estrictamente el rock. Cada uno de nosotros tiene sus propias preferencias. Por ejemplo, yo aproveché el parón después de la gira de ‘Good News…’ para visitar España. Estuve en Sevilla y las palmadas que oyes en ‘Parting Of The Sensitive’ están inspiradas en el flamenco que escuché allí. También me interesa el blues antiguo. Es curioso ver cómo todos esos diferentes tipos de música acaban ofreciéndote nuevos ángulos a partir de los que componer”. Y ahora viene cuando nos dividimos entre los que creen que “Good News…” era mejor y los que ven en “We Were Dead…” un nuevo paso en la carrera de Modest Mouse. Brock tampoco está mucho por la labor de compararlos. “Cuando hacemos un disco nuevo, empezamos siempre con la página en blanco. No intentes buscar similitudes ni comparaciones con lo que hayamos hecho antes”. Así que le pregunto sobre Europa y por qué una banda que ha conseguido tener el peso de Modest Mouse en la escena americana sigue siendo una gran desconocida en el Viejo Continente. “No voy a hablar de temas de markéting porque me aburren. Sí te diré que creo que la mejor manera de que la gente nos conozca es viéndonos tocar y pensamos invertir más tiempo en estar de gira por Europa”. Luego nos extrañamos ambos de que Modest Mouse nunca hayan tocado en España. ¿Nunca? “Nunca”. Su primera visita a nuestro país será en el próximo festival Primavera Sound. Otra buena razón para ir pensándose lo de no perdérselo. Y si puedes ir en barco, mejor.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.