Ana Fernández-Villaverde siempre ha tenido dotes de “Hechizera”. Tras 10 años cautivándonos con sus “Poderes Extraños” no debería extrañarnos que su nuevo trabajo lleve por título “Brujería” (Elefant, 2019). Un trabajo inspirado en la obra de Alan Moore, donde habla, quizás de forma más abierta que nunca, sobre el mayor de los hechizos: el amor.. Producido por Carlos René (Axolotes Mexicanos), cuenta con colaboraciones habituales ( J de Los Planetas, David de La Estrella de David) y novedosas (Diego de Carolina Durante). Hablamos con La Bien Querida de telequinesia y espiritismo, de emociones y metáforas, de New Order y Manuel Alejandro y todo lo que encierra esta obra mágica.

“Brujería” es un disco vinculado a la hechicería y la magia… ¿Qué te ha llevado a trabajar con este concepto?
Esta temática siempre me ha fascinado. A mi padre le encantaba el esoterismo. Falleció hace ya tres años, pero en su casa había pilas y pilas de revistas esotéricas. Tuvo un temporada que él mismo se creía mago. Venían a casa a hacer telequinesis, imposición de manos… También tenía una amiga médium y hacían espiritismo. Mis padres estaban separados y los domingos justo era el día que estaba con mi padre… y justo los domingos se iba a hacer espiritismo y me llevaba con él. Yo era pequeña y me dejaba en otra habitación con otros niños… ¡que eran los hijos del resto de la gente que estaban haciendo la ouija! (risas). Luego le dio por los ovnis. Iba los fines de semana al monte a hacer avistamientos… entonces supongo que por ahí me viene ese gusto por lo esotérico.

“Me estaban saliendo muchas baladas, así que decidí dejarme llevar… ¡si no me salen hits pues no me salen!”

En la nota de prensa dice que está inspirado en de Alan Moore… ¿De que forma te ha influido su obra?
Leí su libro “Ángeles Fósiles” que tiene conceptos muy interesantes, como que la magia es arte y que el arte es magia, que escribir es un acto de invocación, de transformación, de alquimia…. es algo que yo relaciono con los hechizos. Cualquier manifestación artística es como un hechizo que tú lanzas… y no sólo una manifestación artística, hasta los pensamientos, las palabras que decimos. Por eso decimos “hay que pensar en positivo”, “cuidado con lo que deseas”… tus pensamientos van creando proyecciones que son como pequeños hechizos. Así fui desarrollando el concepto para el disco. Son 10 canciones y cada una está relacionada con un hechizo.

Además en el libreto cada letra va acompañada de un dibujo que parece una reintegración del Tarot… ¡Incluso hay un dibujo que te representa como si fueses Aleister Crowley!
Sí, como tenía claro que ese era el concepto que quería mostrar pensé “¿quién me puede hacer el arte?”… yo soy muy fan de los libros de la editorial La Felgera y busqué quién hacía sus portadas, que es Mario Rivière. No nos conocíamos de nada, así que contacté con él y empezamos a currar. Él se inspiró directamente en las canciones para hacer los dibujos, pero yo tengo unas cartas del Tarot muy chulas de Aleister Crowley y se las pasé como referencia. Luego se le ocurrió dibujarme a mi como si fuese Crowley y me encantó la idea.

Ese aura “mágica” también está muy presente en el propio sonido del disco…
Sí, totalmente de acuerdo. Eso fue justo lo que quería hacer cuando comencé a trabajar en él. Quería que todo el disco tuviese ese halo de misterio… sin alejarse del pop.

El “Hechizo Protector” con el que comienza el disco es ciertamente inquietante… ¿Cómo se te ocurrió esta “oración”?
Un amigo me regaló un libro de hechizos, un poco cutre, de esos de 1 euro… y me inspiré un poco en algunos de esos textos, pero reinterpretándolos a mi manera. Hay quien dice que son una especie de guía para la vida… es muy gracioso porque se lo pasé a un amigo que es filólogo para que me lo tradujese al latín. Esos susurros que se escuchan de fondo soy yo misma diciéndolo en latín.

Es un disco donde abundan los tiempos medios y lentos y las progresiones armónicas, ¿dirías que es tu disco más emocional?
Yo creo que sí. Es el más romántico, desde luego. Me estaban saliendo muchas baladas, así que decidí dejarme llevar… ¡si no me salen hits pues no me salen! Bueno, al menos no los he ido buscando. Intento que mis canciones no sean ni demasiado alegres ni demasiado tristes. En la melancolía es donde yo nado más cómoda.

Todas las canciones son tremendamente conmovedoras, desgarradoras incluso… ¿este es el disco en el más abiertamente hablas de tus propios sentimientos?
Supongo que sí. Es posible.

¿No te da un poco vértigo abrirte tanto?
Bueno, yo las pongo ahí y la gente no sabe que es verdad y que es mentira. Cuanto hay de realidad y cuanto de ficción me lo quedo para mi.

“Te Quiero”, por ejemplo, es brutal. Como dos palabras tan sencillas repetidas hasta la extenuación pueden suponer un impacto emocional tan fuerte…
No sé cuantas veces lo digo, creo que son 47 (risas). Un periodista me dijo que es el número de los libros del Antiguo Testamento, por si estaba relacionado… pero no, no es el caso. Sencillamente encajaban en la canción.

Me recuerda un poco a algo que te escuché decir en una ocasión sobre las canciones de Manuel Alejandro, que no tienen metáforas. Dicen las cosas tal cual son.
Siempre escucho a Manuel Alejandro cuando estoy componiendo. Leo sus letras. Me parece increíble como dice las cosas tal cual. Dificilísimo. Es un poco como las rancheras, como la música popular en general. No es necesario recurrir a metáforas complejas para expresar sentimientos concretos. Cuando estoy componiendo me gusta mucho escuchar canciones directas.

Siguen resonando también ecos a New Order, The Cure, Lana Del Rey… influencias que de alguna u otra forma ya estaban en tu música. ¿Hay algún otros referente que hayas tenido a la hora de afrontar este disco?

New Order es siempre un referente. Sobre todo cuando hago una canción más pop. También hay una canción que es muy My Bloody Valentine… ¡A uno le gustan unas cosas y no puede evitarlo! (risas).

Aunque participa en tres canciones, este es tu primer disco sin la producción de David Rodriguez (La Estrella de David). ¿Ha sido muy diferente trabajar con Carlos René de Axolotes Mexicanos?
Ya él hecho de que haya otra persona involucrada lo hace distinto. Es una persona más joven, de otra generación, con otros gustos… he tenido que trabajar mucho con René. No le he entregado las canciones y le dicho “hazme la producción”. Hemos trabajado mano a mano, yo le he dicho “me gusta esto”, “fíjate en esto”. Básicamente ha sido él quien se ha adaptado a mi, no al revés. Me he involucrado muchísimo más en la producción que en mis trabajos previos… con David era mucho más fácil porque ya sabía lo quería y lo que me gusta. Pero con René no. ¡Así que hemos ahí estado pelando! (risas).


En el single “¿Qué?” canta contigo Diego Ibáñez, de Carolina Durante. Además también colaboran, en menor medida, otros miembros de la banda (Juan y Mario) que también están en Axolotes ¿Qué relación te une a la banda?
Como el productor es René, era fácil que ellos tocaran en mi disco. Juan toca la batería, Mario la guitarra… Lo de Diego lo tuve claro porque la canción le queda bien. No está metido con calzador. Le queda guay. Y además le da un punto así un poquito punky a la canción… con esa voz tan fuerte que tiene. También la temática de la canción me cuadraba con Diego, porque habla de cuando te enamoras con una visión un poco adolescente. Aunque bueno, yo también soy así (risas). Habla de cuando un recuerdo se construye y es difícil diferenciar lo verdadero de lo falso. En el amor nos pasa eso todo el rato.

“Me gusta colaborar con gente que quiero de verdad y que conozco”.

¿Hay más artistas actuales con los que te gustaría colaborar? Recuerdo que comentabas que le propusiste cantar a C. Tangana en “7 días juntos”…
Sí, pero me dijo que no… Ahora mismo no viene nadie concreto más a la cabeza, pero hay muchos artistas que me gustan. También a mi me llaman un montón para colaborar y suelo decir que sí… si me gusta la canción y está en mi tono. Justo acabo de sacar un single con Cineplexx.

En la preciosa “Domingo Escarlata” y en “La Fuerza” vuelves a cantar con J de Los Planetas… ¿Siempre vas a tener alguna canción para cantar con él?
Pues seguramente. J es intimo amigo mío, le conozco desde hace mil años, me gusta colaborar con él… y creo que nuestras voces funcionan muy bien juntas. Además es que me gusta colaborar con gente que quiero de verdad y que conozco. “Domingo escarlata” es una canción romántica adulta y creo que le iba muy bien. Y “La Fuerza”… pues es el tema más castizo del disco. Tiene un poco ese corte de canción clásica…

“Me Envenenas” para mi es el temazo con mayúsculas del disco…
Esta canción es curiosa porque no repite ninguna frase… no sé como me la voy a aprender (risas). Habla un poco de la dualidad, también en el amor. Y la hemos llevado así como al techno alemán. Aunque algunos periodistas me han dicho que se parece a Pet Shop Boys. Es pegadiza, pero no tiene estribillo. Y la historia que va contando. El video me lo ha hecho Carlos Vermut, que es amigo mío. Yo no salgo en el video porque se fue a rodarlo a Japón.

Hablando de colaboraciones, me gustaría preguntarte por tu aparición en “Paquita Salas”, ¿Cómo surgió? ¿Te gustó la experiencia?
Pues Javi Calvo me escribió el año pasado cuando estaba escribiendo la última temporada y me dijo que tenía una escena en la que “Los Jardines de Marzo” quedaría muy bien. Pero claro, desde entonces pasaron meses y no sabía que pasaría… pero finalmente sí, la metieron. Y también suena “Dinamita”. Y luego salgo yo. Tengo un papelito. Me gustó. No sé que tal lo hago como actriz, aunque sólo digo una frase (risas).

Como sueles decir, lo tuyo es escribir canciones. ¿Te gustaría escribir activamente también para otros artistas, como hiciste con Soleá Morente?
Sí, me gustaría un montón. Con Soleá me resulta fácil porque es amiga mía y no siento presión. Pero si me dijeran que tengo que componer una canción para, yo que sé, Julio Iglesias… pues me acojonaría y seguro que no me saldría nada o me sale un churro (risas). Con amigos es más fácil. Alguna cosa me han propuesto, pero me pasa eso; que me bloqueo. De hecho Soleá va a sacar un nuevo disco y va una canción mía… que la escribí para mi pero luego pensé que a ella le quedaría muy bien, así que se la di a ella.

Este año es el 10º aniversario de tu debut “Romancero” (Elefant, 2009). ¿Te has planteado hacer algún tipo de conmemoración?
Tengo una visión comercial pésima, porque lo suyo sería haber hecho una gira o algo… pero también voy a tener una gira con mi nuevo disco, así que mientras que tenga cosas que hacer… yo prefiero centrarme en el presente, por no aburrirme. Tampoco soy muy nostálgica. El pasado pasado está. Y tampoco me gusta proyectarme. A veces me preguntan: “¿Cómo te ves dentro de 10 años?” y es que tampoco me veo dentro de 10 años. Prefiero el presente.

Eso no te lo voy a preguntar, pero si te voy a preguntar otra cosa: ¿Cómo ves estos 10 años en retrospectiva?
Ahora flipo porque parece que todo fue ayer… y no. Ahora soy una veterana en la música. Me parece increíble lo rápido que se ha pasado. No me esperaba nada de esto. Yo saqué mi primer disco sin ninguna ambición. Hay gente que dice que siente que ha nacido para cantar… o que se han estado preparando durante toda su adolescencia. Yo no. Entonces me parece increíble. Cualquier persona que se dedique al arte sabe que es super difícil mantenerse porque siempre prima la novedad. Y yo, poquito a poco, ya tengo 6 discos. Así que me siento muy afortunada.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
sábado 16/11/19MadridJoy Eslava21:0016€
jueves 12/12/19BarcelonaApolo Sala [2]20:3016€