"Cuando me proponen cosas reacciono rápido, y siempre digo sí"
Entrevistas / Judit Neddermann

"Cuando me proponen cosas reacciono rápido, y siempre digo sí"

Toni Castarnado — 17-03-2021
Fotógrafo — Archivo

A pesar de su juventud, el currículum de Judit Neddermann ya tira de espaldas. Diversidad en géneros y propuestas, y un listado generoso de músicos con los que ha colaborado, de Serrat a Clara Peya, de Alejandro Sanz a Quartet Brossa.

En la actualidad, aparte de la composición de las canciones de “Canto jo i la muntanya balla”, adaptación escénica de la novela de Irene Solà, Judit Neddermann ha grabado un disco nuevo. “Aire” (Música Global/Universal, 21) trae novedades, empezando por el idioma en el que canta, en este caso el principal es el castellano.

La artista catalana afronta esta nueva aventura con naturalidad y una sonrisa. Quiere abrir otras puertas y lo está consiguiendo. La acogida está siendo fantástica. En estos tiempos que reclaman levantar una copa por casi cualquier cosa no cabe perder más oportunidades. La primera canción del disco es “Canta”, una declaración de intenciones.

Hola, Judit. ¿Cómo estás?
Pues muy bien, contenta.

Además, con buenas noticias, nada más publicarse el disco, número 1 en Itunes.
Es una alegría, no te voy a engañar.

Más ahora que andamos tan escasos de alegrías, cuando llega una toca celebrarlas más. Antes lo dábamos más por hecho.
Y tanto. Ahora no es ya tan habitual, tan común. ¡Estoy muy feliz!

Tienes motivos para estarlo. El disco me encanta y tengo la necesidad de seguir escuchándolo para ir descubriendo detalles. El inicio con “Canta” es fabuloso, de primeras te pone en buena disposición. Imagino que deber ser difícil establecer el orden de tus canciones en un disco.
Es algo por lo que nunca me han preguntado y tienes razón, es complicado. En este caso, vi muy claro que la primera tenía que ser “Canta”, no solo por la energía que tiene, sino porque tiene muy buena apertura musical. Es muy pegadiza. Por otro lado había algo simbólico, preparar al público para un nuevo idioma. Es una declaración de intenciones y la demostración de que esto, ante todo, no es más que música.

"Alejandro Sanz me dijo que por qué no probaba el castellano, porque en el fondo no están tan lejos del catalán". 

El disco lo has gestado en Vilassar de Mar, tu lugar de origen. ¿Por qué tomaste esta decisión? ¿Cómo de importante crees que es la elección de un sitio para cogerle el tono a las canciones?
Para mí es súper básico. Este es el primer disco para el que no me retiré a ningún sitio, a una casa en medio de la nada o a un refugio. Esto, con el hecho de que había vuelto a vivir en Vilassar después de ocho o nueve años en Barcelona, me inspiró y no tuve necesidad de huir a otro lugar. En el fondo, para mí era como reencontrarme con un sitio nuevo. Esto combinado con la adaptación a un nuevo idioma hizo que no sintierala necesidad de irme. Únicamente me tomé un fin de semana cerca de Montserrat para revisar cosas y tomar aire.

Supongo que la vuelta a casa ha sido como una especie de reconexión con otra parte de ti.
Creo que sí, además al volver me fui directa a una casa muy bonita pero como muy antigua, y realmente era como escapar a un sitio muy especial, una casa a la que precisamente hubiese ido a retirarme a componer. Era muy inspiradora, y tenía un cuartito para mí en el que me sentía aislada. Porque cuando me he movido es porque tenía la necesidad de estar muy sola. Había algo muy metafórico en todo esto.

El disco es muy desnudo. Curiosamente el anterior lo titulaste “Nua”(Desnuda en catalán), algo que también te hubiese encajado ahora.
Pues mira, este es más desnudo todavía. Lo comentaba el otro día, al final se me van a acabar los títulos. Me he dado cuenta de que es un poco la búsqueda que tengo. Tiene muchísima introspección y voy trasladando todos los sentimientos con la máxima energía posible. Aquí he ido todavía más profundo. Podría ser “Nua, volumen 1”, “Nua, volumen 2”, etcétera.

“Aire” también cuadra. Estamos necesitados de mucho aire tras todo lo vivido con la pandemia.
Es casualidad, ya que cuando elegí este título no tenía ni idea de que acabaría siendo así, de lo que viviríamos en esta época. Da vértigo porque a veces me avanzo con mi música a esta serie de acontecimientos. Finalmente encaja, me hace sentir bien. He tenido instinto.

Volviendo al tema del idioma, que antes solo hemos dado una pincelada. Me encanta que combines distintos idiomas. Recuerdo que Lhasa de Sela decía que ella no elegía el idioma en el que iba a cantar sus canciones, eran ellas las que decidían.
Pues no conozco a esta cantante, pero investigaré… En parte, sí hay algo de eso. Con el castellano iba probando, y había como una sensación de novedad, muchas pilas creativas. Por ejemplo, en medio de este proceso, hay una canción que dedico a mi madre y esta sí que la veía solo en catalán.

Es algo natural, es la lengua en la que te comunicas con ella.
Claro. En cambio el resto si podían ir por ese otro lado. Para mí el descubrimiento es que esta también podía ser una opción, la de cantar en castellano. Antes había cantado en portugués, pero a ello me empujaba más el ritmo, la melodía.

Seguramente, el sonido te llevaba a ese idioma.
También va en función de las vivencias sobre las que cantas, si he tenido un amor con alguien y me comunicaba en catalán, la cantaré en catalán. O si escribo sobre celebrar algo, tengo más cartas, pues se celebra de mil maneras.

"Cuando finalmente salió el disco, fue un momento emocionante, una sensación increíble". 

En todo esto, creo que Alejandro Sanz tiene mucha culpa en esta elección.
Él me preguntó si había compuesto en castellano alguna vez. Le gustaba como me desarrollaba en catalán, le recordaba al portugués por su ligereza. Es un idioma muy claro en cómo se dibujan las armonías. Entonces, él me dijo que por qué no probaba el castellano, porque en el fondo no están tan lejos del cataláncuando me proponen cosas reacciono rápido, y siempre digo sí, y como tengo tantas en ese idioma… Escribí una canción que me salió entera, “Borro mi nombre”, y vi que era más directa y las melodías eran más simples. Me gustó como quedó. Ni mejores ni peores, pero era algo nuevo, otra cosa. Me entró curiosidad.

Entonces, Alejandro Sanz es alguien que te enfrenta a un reto, que te alimenta algo. Y le escuchas, sobre todo con su bagaje. Creo que era un potencial que tenías, siendo tan polifacética y colaborando en proyectos tan diferentes. Es como abrir una puerta y descubrir qué hay en esa nueva habitación.
Exactamente, esa es la sensación. No lo podías explicar mejor.

¡Gracias!
Normalmente, cuando me proponen cosas reacciono rápido, y siempre digo sí. Esto era en plan a ver qué pasa. Tenía sensación de vértigo y novedad, algo muy especial. Y más aún con la pandemia, todo se magnifica. Cuando finalmente salió el disco, fue un momento emocionante, una sensación increíble. Iba a mostrar algo muy nuevo y he desarrollado un gran proyecto.

Antes has citado “Borro mi nombre”, y precisamente la anoté para hablar de ella. Me gusta mucho su frescura, su naturalidad. De hecho creo que en castellano cantas más desprejuiciada. No quiero decir que antes lo hicieras, que nadie me malinterprete. Sino que suena muy natural, con menos ataduras, como si tuvieras menos responsabilidad.
En esto ha tenido mucho que ver Arnau Figueres. Es lo de las melodías que te decía, me ha hecho disfrutar de las notas tal cual, sin necesidad de adornar mucho. Tiene una línea artística concreta, quizás no precisa de tanta elaboración. Había gente de mi entorno, sobre todo Arnau, que me tenía que convencer de que había magia, de que no necesitaba más extras como cantante.

Precisamente, las dos canciones más complejas del disco son las que has hecho a medias con Meritxell, tu hermana. De hecho, la entrevisté por su disco y me encantó conocerla. Tiene un universo maravilloso y con mil aristas.
Es fantástica. Me alegro de que te gustase tanto, se lo merece. También anda por aquí Maro; como en el equipo hay más hombres, me apetecía que también estuviesen ellas.

Hablando de presencia femenina, este es un disco pretendidamente feminista, pero no como un eslogan.
Clarificar estas cosas a veces me cuesta, qué es femenino o qué no. Yo me enfoco más hacía el término feminista, pero no con nada preconcebido. Es feminista más que nada porque yo soy feminista. Creo que en el empoderamiento, en todo lo que leído, en los manifiestos y todas las mujeres que hay en mi entorno que algún momento se hayan sentido juzgadas. Pero en las canciones no hay eslóganes, esto no va por ahí.

Más que nada es un posicionamiento, esto es en base a tus creencias, a tu posición como mujer, pero no sólo como artista, sino como persona.
Totalmente, así es. Es una posición, una idea.

Para acabar, te quería preguntar por tu experiencia con Miguel Poveda. Cantaste con él no hace demasiado en el Palau de La Música. Y, por otro lado, me gustaría saber cuál es tu relación con el flamenco.
Fue, madre mía… Mi relación con el flamenco es muy poca, de hecho el único disco que he escuchado bien, que me sé entero es “Artesano” de Poveda. Siempre me había inclinado más hacía los sonidos americanos, la música brasileña, el folclore... Iba más bien por ese rollo. A Miguel lo descubrí mientras estaba en el Taller de Músics, pues muchos de mis compañeros hablaban de él. En esa gira fui a verlo yo sola, lo vi en las primeras filas y me quedé impresionada. Me fascina su forma de cantar y lo valiente que es. Así que estar encima del escenario con él fue para mí inenarrable. Aunque no sé si disfruté más cantando o después viéndole desde la platea. Es tremendo como mezcla estilos.

A mí me fascina “Coplas del querer”, como le da la vuelta al género, algo que ya hizo en su día María Rodés.
Es precioso. Le conocí hace un par de años en Madrid, y me dijo que le había encantado el dueto con Alejandro Sanz. Y ahí se quedó la cosa. Hasta hace unas semanas, cuando me dijeron que le apetecía cantar conmigo. Es muy generoso, y da la sensación que hace lo que hace porque le gusta la música. No hay más secreto. Fue un viaje emocional maravilloso.

Pues nada Judit, suerte con el disco y todo lo que ha de llegar. Nos vemos el 27 de marzo dentro del Guitar BCN.
Ojala que sí, gracias.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.