Juan sin miedo
Entrevistas / Refree

Juan sin miedo

Half Nelson — 27-06-2002
Fotógrafo — Archivo

Empeñado en convertir la expresión ´tiempo libre´ en un concepto vacío de significado, Raúl Fernández (Élena, Romo, Shudo, ex Sitcom, ex Corn Flakes…) se saca de la manga REFREE, un proyecto estable que tiene en la colaboración fugaz su razón de ser. Françoise Breut, Abel Hernández (Migala), José Luis Aguado (Manta Ray) o Helena Miquel (Élena) prestan su voz a “Quitamiedos” (Acuarela, 2002), un disco que puede parecer disperso a los que se dejan llevar por las texturas y pierden de vista a las grandes triunfadoras, las canciones.

Como si le sobrara el tiempo la entrevista promocional de veinte-treinta minutos en casa de Raúl se convierte en una charla de casi dos horas que es imposible extractar sobre el papel. Tampoco es necesario, lo que Raúl me explica está muy claro en “Quitamiedos”: el ansía de dar salida a múltiples influencias y personalidades sin el corsé de la democracia artística. “Lo más complicado de los grupos es que todo el mundo ha de estar de acuerdo y es muy difícil introducir variaciones en lo que puedes o no hacer. En Refree no tengo que consensuar nada y estoy totalmente abierto a las circunstancias: no hay limitaciones estilísticas o de colaboradores, ni siquiera está establecido que siempre sea necesaria una participación externa. Si la canción lo pide así será, pero siempre trabajando a favor de la canción”.

“Estaba en muchos grupos para hacer cosas diferentes, ahora con sólo uno es como si estuviera en un montón”

Así, Raúl Fernández se deja llevar por el virus de The 6ths, pero no permite que sean los demás los que se adapten a él, sino que convierte a Refree es un supergrupo que le permite estar en infinitos grupos a la vez. “No lo había visto desde ese punto de vista. Es exactamente la situación contraria a la anterior: estaba en muchos grupos para hacer cosas diferentes, ahora con sólo uno es como si estuviera en un montón”. Eso es un ´quitamiedos´, algo que te permite aventurarte en solitario en terrenos inexplorados. “En realidad es ese guardarrail tan peligroso de las autopistas, pero el nombre me parece evocador. Lo que en el fondo pretendía era demostrarme que era capaz de hacerlo todo yo solo”. Como recompensa al aventurero, Françoise Breut mece “Ausiente”, una joyita de anacrónica belleza. “La colaboración con Françoise fue lo que me hizo darme cuenta de que se trataba de un nuevo proyecto con diferente entidad. Uno de los temas me parecía ideal para Françoise, así que se lo envié a través de Green Ufos. Cuando vino al Festival de Música Viva de Vic (en septiembre del año pasado) nos conocimos y aprovechamos para grabar, pero ella insistió en hacerla en castellano, cuando mi idea era adaptarla al francés para que ella estuviera más cómoda”. Sin duda la Breut temió perder la fascinante melodía en la adaptación. “En ese tema la melodía es mucho más predominante que en el resto, quizás junto a ´Nadie para mar´ que es puramente de cantautor”. Pero pese al aspecto asociativo del proyecto la mecánica que lo origina es inicialmente egoísta. “Viendo a otros artistas sobre el escenario me dan ganas de aprender de ellos. Creo que nuestra escena es algo cerrada, me gustaría que fuera más fácil colaborar los unos con los otros, en Francia eso es mucho más usual, por eso son más escena, a pesar de que tampoco son demasiados”. Quizás Refree ayude a identificar una emergente escena que se cita alrededor del rock emocional de Manta Ray, el canonismo de Migala y el folk de autor de Aroah o Nacho Vegas. Algunos de ellos quizás estén en futuras entregas que en este momento no son más que deseos. “Nacho Vegas y su hermano Javi, Irene (Aroah) que puede que participe en los directos… También me gustaría que Manolo de Astrud cantara una canción mía o ya en plan excesivo… Hope Sandoval, sería lo máximo”.

Un comentario
  1. En todos los discos hay aute9nticos tezamos. Sf3lo he hecho un par de escuchas de la zona sucia, y lo cierto es que auque de todas formas me gusta, creo que el temazo es la gran broma final. Personalmente, manifiesto desastre me gustf3 me1s desde la primera escucha.Ahora me suena un poco repetido creo que le queda mejor ser me1s oscuro o denso en sus letras. Creo que se debe a que de pronto uno cambia su forma de ver la vida, tal vez sea algo sutil e imperceptible, a uno le apetece estar mejor, y esa mirada torva que descansaba sobre gentes bares y espejo se modifica y la inspiracif3n viene de otras fuentes tal vez menos productivas.En todo caso, a mi es el artista que me1s me gusta. No me pierdo un concierto aunque tambie9n sean flojos la mayor parte de las veces (salas de mierda, mal sonido) lo mejor fue verle con bunbury y cantar bravo en el liceu.La portada de la zona sucia, buenedsima. Gusto exquisito.Cuando avance un poco me1s en la escucha, podre9 opinar con me1s calma pero eso sed, digo que este disco no me ha fascinado en la primera, como me ha sucedido antes siempre

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.