“El elenco de machos ofendidos con nuestras letras es muy amplio”
Entrevistas / Ira

“El elenco de machos ofendidos con nuestras letras es muy amplio”

Alfonso Gil Royo — 31-10-2018
Fotógrafo — Archivo

Elvirus, Sátira, Medea y Raissa son cuatro jóvenes del barrio de Vallecas que se han cansado de ignorar todas las injusticias que ven cometerse cada día en las calles. Cogieron un micro y hoy en día se encuentran recorriendo escenarios expandiendo un mensaje feminista con el que quieren ayudar a transformar la sociedad. Y Rap Save The Queen (Autoeditado, 2018) es la confirmación de que van muy en serio. La banda nos responde vía mail tras consensuar sus respuestas de forma asamblearia, una de las características del modus operandi del grupo.


Antes de nada hagamos una presentación de Ira, una formación que se describe como “grupo de rap madrileño de carácter feminista, descendiente del rap underground”. ¿Qué otras cosas definen o caracterizan a Ira?
Bueno, si tuviéramos que decir algo que nos caracteriza coincidimos en que es la necesidad de contar algo, de sacar lo más interno y reprimido para fuera. En muchas ocasiones se nos ha presentado como tipas muy (demasiado) enfadadas con una realidad que no es tan mala como ellas la pintan. Y la verdad que hace tiempo dejamos de concederle el gusto a quienes nos ven así; no porque hayamos rebajado el mensaje o estemos menos enfadadas, sino porque hemos aprendido que quien nos tache de eso no está ni mucho menos interesado en  nuestro trabajo, sino en debilitarlo por ser de carácter feminista. Ira nace de la necesidad de poner en palabras algo que se nos iba de las manos. Esa necesidad y ese impulso común por salir del agujero es lo que nos define. Buscábamos una salida de emergencia de la vida y encontramos la música.

Tras Arte y terrorismo (2016) presentáis vuestro segundo disco. ¿Qué hay en este Rap Save The Queen que no hubiese en el primero? ¿Hacia dónde navega el sonido de Ira?
Los dos trabajos son muy nuestros, pero también muy suyos, no tienen nada que ver el uno con el otro aun habiendo salido de la misma matriz. Arte y terrorismo fue una maqueta recopilatoria de todos los temas que habíamos ido grabando, en casa de amig@s, locales de ocio, en nuestras propias casas con material prestado… Los medios eran escasos pero no importaba porque estábamos cien por cien centradas en el mensaje. Si llegaba ese mensaje tan directo y conciso, ya lo habíamos conseguido. Es un trabajo reivindicativo de principio a fin y lo importante es lo que se dice, nada más. Cuando empezamos a trabajar en Rap Save The Queen queríamos marcar una diferencia del primer disco, basada en la forma. Si en el primero hablábamos de las vivencias de las mujeres como un todo común, en RSTQ intentamos despedazar esas vivencias conforme nosotras mismas las hemos vivido, sentido, sufrido… Y que la música acompañe ese sentir. Es una oda a nuestra percepción de la realidad, pero esta vez, desde lo más íntimo de cada una. Queríamos hablar de amor, de amistad, de nuestros barrios y nuestra gente, de las mujeres de nuestra vida,  nuestra trayectoria personal…

El título no podría ser más acertado ya que en él se incluyen la actitud punk (Sex Pistols) y feminista que definen vuestra música. Del mismo modo que cuesta encontrar influencias de otros grupos españoles en vuestra música. ¿De dónde hereda Ira su sonido, quién os inspira musicalmente?
Ira nunca habría existido si no hubiera habido mujeres artistas abriendo camino desde hace ya mucho tiempo. Entre nuestras referencias, se encuentran raperas, cantautoras, grupos de punk, de hardcore, poetisas, escritoras… De pequeñas escuchábamos a mujeres haciendo punk, Perra Vieja, Oi! Friegas Tú o Penadas Por La Ley, eso te marca. Cantautoras como La Otra, De Espaldas Al Patriarcado o A Flor De Piel, también han sido referentes en la escena para nosotras. Ariadna Puello y la Mala Rodríguez nos descubrieron que había mujeres en el rap, que no era un mundo de hombres como nos habían hecho pensar, y que además, eran mejores que muchos de ellos. Después de ellas , Genderlexx, Gata Cattana, La Revenge, La Furia, Sara Hebe… pasando por otros géneros cuyas artistas nos marcaron como fue DJ Marta, Las Chuches o Ella Baila Sola. De la primera a la última, influyeron en nosotras.

En el disco encontramos principalmente rap hardcore, adaptado a vuestro estilo. ¿Quién se encarga de las producciones de Ira y qué premisas os planteasteis cuando empezasteis a grabar este álbum?
Intentamos tener un estilo marcado pero que no sea incompatible con explorar nuevos registros, pretendemos aportar frescura al panorama y no hacer lo de siempre. A los mandos de la producción hemos tenido a varios productores haciendo las instrumentales, como Jate de Jatekproduktions, y Guillermo Izquierdo. No tenemos a una persona fija que nos produzca y por ello además de ellos hemos contado con instrumentales pilladas al autor por Youtube. Nuestra intención es tener una producción lo más homogénea posible para que se consiga una estética común entre todos los temas.

Uno de los puntos candentes de vuestras letras giran en torno al feminismo. ¿Qué aporta Ira al movimiento feminista?
No creemos que en sí Ira haya aportado nada nuevo al feminismo, éste es la cuna que nos ha criado y si lo ponemos en una balanza es mucho más lo que el feminismo ha aportado a la Ira. El apoyo que recibimos de las chavalas a las que les llega el mensaje, que te paran para contarte que se sienten identificadas, que eso que tú cuentas a ellas les ha pasado en su casa, o en su cama, o en la calle… Y no solo chavalas, hablamos también de madres, de mujeres supervivientes a la violencia de género, que han dedicado parte de su valioso tiempo a escucharnos y que lo han hecho suyo (lo es).  Eso te aporta la fuerza que necesitas para seguir haciendo esto. Somos mujeres luchadoras y el arte va de la mano de la revuelta y la protesta. Somos artistas porque nos sale del alma. Somos feministas porque no puede ser de otra manera.

Continuemos hablando de esto, de feminismo, ¿en qué momento creéis que está y qué le falta para lograr la igualdad total?
Afortunadamente, increscendo. Pero sería absurdo pensar que la igualdad está a la vuelta de la esquina, la igualdad no va a llegar a base de que la sociedad tolere como hoy lo hace, un poco más el feminismo. Se trata de la misma sociedad en la que son asesinadas mujeres todos los días por el hecho de serlo. Violadas, ultrajadas, vendidas y humilladas. El feminismo avanza, pero no estamos cerca de lograr su fin máximo ni mucho menos, por eso es tan necesario. El machismo mata todos los días y la sociedad mira para otro lado, y desde el poder se ponen parches que de nada sirven para la liberación de género, tratan de frenar el feminismo instrumentalizandolo como producto, ahora en H&M te puedes comprar una camiseta de girl power que han cosido niñas en Bangladesh. Pero el feminismo nada tiene que ver con eso. Queda mucho, pero seguimos, fuertes y juntas.

“En el mundo del rap hay grandes referentes de raperas bolleras, hay trans, gays y bisexuales. No se visibiliza por por la homofobia y la transmisoginia de la escena musical”

Pero también tratáis otros temas como la homofobia. ¿Cómo es posible que hoy en día no haya cantantes de rap en español que reconozcan su homosexualidad? ¿No hay gays en el rap?
Bueno, en una sociedad que va de gayfriendly pero que en verdad nos persigue y agrede por no encajar en la heteronorma, no es raro que no haya visibilidad en cuanto a la homosexualidad de los raperos. Decir que no hay gays en el rap es igual de descabellado que decir que no hay mujeres en él, no se trata de lo que somos sino de lo que la sociedad deja visibilizar. En el mundo del rap hay grandes referentes de raperas bolleras, hay trans, gays y bisexuales, si no se visibiliza no es por el artista sino por la homofobia y la transmisoginia que hay en la escena musical. Focalizemos la culpa en quien organiza, promociona artistas, difunde contenido, ya que son ellos los que no dan cabida a estas personas en la industria.

“Esto es rap, no rap femenino” decís en la canción Rap Save The Queen. ¿Creéis que se diferencia el rap según su género? De hecho no hay cantantes femeninas que estén en el top del hiphop en estos momentos.
La diferenciación es real y palpable. Sólo tienes que salir a la calle y preguntar a la chavalería por raperos y raperas, en el caso de los raperos podríamos estar días y días enumerándolos mientras las raperas que conocen podrían contarse con una mano. No es culpa de ell@s, esto se debe a la visibilidad que se le da a unos y no a otras. Siempre ponemos el ejemplo del fútbol porque es un símil que se entiende muy bien: la sociedad concibe el fútbol como fútbol masculino, no necesita ese apellido porque se da por hecho, el fútbol como término implica hombres, a no ser que le pongamos la coletilla de “femenino” detrás. Por la tele no vemos fútbol femenino, vemos fútbol (de hombres). Se lleva toda la visibilidad, hasta el punto de que las mujeres no forman parte de él, para eso tienen su propia liga, la femenina. Con el rap pasa lo mismo, la sociedad concibe el rap, sin apellidos ni accesorios, como el auténtico y legítimo. A nosotras nos relegan a nuestra liga, la femenina. Ya puedes hacer rap underground, trap, afrotrap, hardcore, electrónico, da igual, si eres tía haces rap de tías, como si fuera un género musical más. Para existir, necesitamos visibilidad. No vale con existir si para el mundo no eres nadie. Ni ser la campeona de fútbol del mundo ni la mejor rapera de la historia. Si no se nos da la oportunidad de ser visibles, viviremos siempre en esa liga que el patriarcado nos ha asignado.

Personalmente, en vuestra trayectoria musical hasta el momento, ¿habéis sufrido algún tipo de discriminación en el circuito musical por ser mujeres?
Por supuesto. Tanto negativa como “positiva”. Llamarnos para festivales para cubrir la cuota femenina (a veces 50 grupos de tíos y uno de tías ya cubre la cuota para los organizadores), meternos en los horarios más intempestivos con la excusa de que es el día “violeta”, o el día “de las mujeres” en dicho festival/concierto, en lugar de integrarnos como una más entre los artistas. Además de los juicios de valor y de moral a los que nos exponemos continuamente por ser una cara visible, si eres mujer y haces arte cuentas con cientos de jueces de pacotilla mirándote con monóculo, críticos frustrados que ejercen el papel de Risto Mejide y nos valoran como si en lugar de estar creando arte, estuviéramos intentándolo, y necesitáramos su aprobado para hacerlo.

En vuestras letras también encontramos versos con carácter antifascista y anticapitalista, unos aspectos que parecen ser olvidados a veces en el hiphop actual. ¿Puede realmente el rap ser un arma para cambiar la sociedad o a las personas? ¿O la gente sólo busca distracción en él?
El arte puede moldear la sociedad, a base de crear conciencia. Ya sea rap, blues, danza, pintura, literatura, poesía, graffiti… Todas son ramas artísticas que, bien empleadas, pueden cambiar para siempre en alguien su forma de ver la sociedad. Nosotras nos hemos criado en el movimiento antifascista y hemos podido conocer a muchas compañeras que utilizan también el arte como una herramienta para cambiar las cosas o, por lo menos, para despertar conciencias que estaban dormidas. Nuestro trabajo es hacer música, no por ser mujeres y feministas tenemos el deber de hacer música feminista (es una losa que también se nos pone sobre los hombros). Pero creemos en lo que hacemos y sabemos que ambas cosas pueden ir de la mano y enriquecerse mutuamente.

Hace unos meses participasteis en la canción Los borbones son unos ladrones. ¿Qué siente un cantante de rap cuando ve que se están encarcelando a sus compañeros por hacer música?
El caso de Valtonyc, Hassel y Elgio, de la Insurgencia, no hacen sino demostrar que este Estado no es ni mucho menos una democracia. Hay trapos sucios que no se pueden lavar y cualquiera que esté dispuesto a airearlos será perseguido por quienes tienen tanto que esconder. Sentimos rabia, sí, pero también sentimos la fuerza de nuestros compañeros y la unión, más fuerte que nunca, de tantas artistas que se han juntado para hacer una demostración de fuerza. La libertad de expresión en este país es una farsa, existe para quien le desea una violación a una mujer en tweets, pero no para desmantelar la monarquía y los bajos fondos del Estado. No vamos a parar, ni nos van a callar, ni a amedrentar. Antes caerán que rendirnos.

Y, también hace poco tiempo, el grupo Klitosoviet recibió amenazas por sus letras con contenido feminista. ¿Habéis recibido vosotras algún tipo de presión o amenaza también?
El elenco de machos ofendidos e indignados con nuestras letras es muy amplio, cuando cuestionas un sistema de poder, quienes se benefician de él sacan las uñas y los dientes para defenderlo. Son tan incansables como ridículos, pero no nos afecta ni personal ni profesionalmente, al contrario, son en parte la gasolina que mueve a la Ira. Cuando nos comentan en algún video “a fregar”, sabemos que lo estamos haciendo bien.

“Ya puedes hacer rap underground, trap, afrotrap, hardcore, electrónico, da igual, si eres tía haces rap de tías, como si fuera un género musical más. Para existir, necesitamos visibilidad”

De hecho, pueden leerse críticas hacia vuestro videoclip Mantenlo patriarcal por aparecer mujeres bailando. ¿Dónde está la línea que separa la libertad (en algo como bailar) de la provocación? ¿Quién marca esta línea?
La única diferencia es que cuando lo hace un hombre, él tiene el control sobre nuestro cuerpo, decide cómo exponernos, cómo vendernos como producto cárnico ante los ojos de otros hombres. Cuando somos nosotras las que enseñamos, las que bailamos, por y para nosotras, es cuando se convierte en herejía para ellos, ya que no tienen el control. ¿Qué hacéis enseñando el culo en un videoclip, no sois feministas? Somos tan feministas que ejercemos el control sobre nuestros cuerpos, y decidimos cómo, cuando y donde mostrarlo, sin que ningún tío lleve la batuta de director de orquesta. Se les acaba el chollo y les irrita, por ello blasfeman. Y nosotras contentísimas.

Y es que, puede que hagáis rap feminista, pero no rap femenino. Y en ocasiones os dirigís más a ellos que a ellas con vuestros mensajes. ¿Qué porcentaje de hombres creéis que forman vuestro público?
Nuestro público lo forman más chicas porque la realidad que plasmamos en nuestros temas van dirigidos para mujeres, para trans, para las disidentes, es un aliento a la unión y al amor entre hermanas. El porcentaje de hombres cis no lo sabemos, ya que como decimos no va dirigido a ellos y son minoría, pero al igual que en nuestros barrios tenemos amigos que nos apoyan, contamos con que los hay, no son unicornios ni heterofobia: ellos sí existen.

Pero, entre tanta lucha y búsqueda de cambios, en estos últimos (dos) años parece haber habido una evolución en la conciencia de la sociedad respecto al machismo. ¿Creéis que hay esperanza, después de todo?
Sí que está tomándose conciencia y eso es un punto a favor siempre, pero la toma de conciencia solo es el primer paso, hay que pasar a la acción, como decimos, el machismo tiene las manos manchadas de sangre, de muchísimas, muchísimas mujeres. No queremos caer en utopías de que como ahora el feminismo guay sale por la tele estamos a nada de lograrlo. Ni estamos cerca, ni estamos a salvo: feminismo y lucha como arma de legítima defensa.

Para concluir, el día 3 de Noviembre presentáis vuestro disco Rap Save The Queen en Madrid, en la sala Mon Live (antigua Penélope). ¿Qué más le espera al futuro de Ira?
Estamos muy contentas de poder presentar nuestro disco en formato físico, ya que le hemos puesto mucho mimo y ha costado mucho sacar el proyecto adelante. Contaremos con muchísimas compañeras de escena, actuaciones sorpresa, bailes… Y el calor de la manada que es lo más importante para nosotras. Ahora toca recoger lo sembrado, saborear el momento y ponernos a fuego otra vez para preparar la próxima fantasía.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.