A lo largo de los años, Fabián se ha ganado el reconocimiento entre crítica y público con olfato a sentido golpe de sensibilidad. El leonés regresa ahora con “La Fe Remota” (La Viejita Música, 15), un quinto álbum más cercano al pop y capaz de llegar a diferentes tipos de público.

¿Qué te motiva actualmente a la hora de escribir canciones? ¿De dónde ha venido la inspiración en este nuevo disco? ¿A qué tipo de fe se refiere esa “fe remota” del título?
No sé exactamente cuál es el motivo, pero hay pocas cosas que me hagan sentir mejor que terminar una canción. Es una sensación estupenda, así que procuro hacerlo a menudo. En la hoja promocional del disco escribí un pequeño ensayo en el que vengo a decir que el lugar más alejado de ti mismo, quizá sea aquel que llevas dentro pero todavía no conoces. Y que tener la certeza de que existe y que algún día podremos tocarlo y comprenderlo, es la mayor prueba de fe que se me ocurre. Así que tener fe en lo remoto es, en definitiva, tener fe en uno mismo.

“La Fe Remota” (La Viejita Música, 2015) es ya tu quinto álbum… ¿En qué dirías que se diferencia de todos los anteriores?
Siempre he grabado con mis amigos músicos, con mi gente de León. Y lo hemos hecho de una manera muy natural, aprendiendo sobre la marcha. Así hemos registrado desde el primer EP hasta este disco, así que me gusta pensar que cada vez lo hacemos un poquito mejor. A nivel técnico y de producción. Creo que de eso se trata.

Más concretamente, en mi opinión este disco se aleja algo del folk de otras obras y en cambio viene protagonizado por un pop colorido, algo nostálgico e indudablemente encantador ¿Estás de acuerdo? ¿Cómo definirías el contenido del álbum?
En este disco nos hemos acercado al progresivo y a los solos de jazz en “Sálvalo”, a los ritmos andinos en “Camina conmigo”, a riffs de rocanrol básico en “Premio y castigo” o “Gorriones”, hemos mirado de reojo la música negra en “Turista” y “La inmensidad”, el folk (que como bien dices en otros discos estaba más presente) en “Herida y cicatriz”, “Las musas” y “Los relámpagos”… Creo que es un trabajo diverso a nivel musical, y estamos muy contentos con eso.

Yo diría que es tu disco más pop, y además las canciones llegan más arropadas que nunca al estar muy trabajadas instrumentalmente, algo alejadas de la austeridad presente en anteriores entregas ¿Qué ha motivado ese cambio?
Ha sido un proceso natural. Nos planteamos las producciones pensando únicamente en la canción, todo lo demás es accesorio. La canción es la que manda, y en este caso, con estas composiciones, consideramos que la producción debía ir por ese camino.

“Que de vez en cuando se me acerque alguien a quien le ha emocionado una canción es fantástico”.

En ese mismo sentido creo que con este disco has sobrepasado ampliamente las connotaciones habituales del término de “cantautor” que se te asociaba con frecuencia, y sin embargo mantienes intacta toda tu honestidad creativa ¿Cómo has conseguido el equilibrio entre ambas circunstancias?
Creo que la cosa está en seguir haciendo canciones para uno mismo. Yo solo trato de explicarme a mí e intentar comprender lo que me rodea. Con el tiempo, vas probando cosas, arriesgándote con producciones con las que a lo mejor antes no te atrevías… pero intentando no traicionarte a ti mismo.

¿Qué músicos te han acompañado para dar forma a este nuevo conjunto de canciones?
Esta vez lo hemos grabado todo Pepe López y yo, menos la trompeta que suena en “Sálvalo”, que registró Raúl Márques, de Olivenza. El master es cosa de Iván Domínguez de El Escondite (Madrid). Yuri Méndez aka Pajaro Sunrise ha sido un gran consejero, como siempre, y Carlos Madrid me prestó “Los relámpagos” para cerrar el disco. También quiero destacar el trabajo de Julián Mayorga en el vídeo de animación de “Sálvalo”, que es un currazo increíble.

Uno de los principales aciertos del disco radica en la forma en cómo esa instrumentación liga con tu exquisita interpretación como vocalista ¿Fue difícil encajar tu voz con la apariencia de los instrumentos?
No, porque las canciones nacen así. Yo las compongo con guitarra o piano, y una vez hechas las demos me voy con Pepe al estudio para trabajar la producción. Evidentemente, la interpretación puede cambiar una vez hecha la toma final, pero en las demos procuro dejar bien perfilado el aire del tema.

En mi opinión y en definitiva, “La Fe Remota” es una obra bella que luce como la más redonda y equilibrada de toda tu carrera ¿Estás de acuerdo? ¿Es éste el mejor álbum de Fabián?
No sabría decirte. Es con el que más satisfecho estoy ahora, pero no tengo ninguna objetividad, claro. La gente lo está acogiendo muy bien y parece que hay bastante consenso con eso, con que es el mejor de todos, pero yo le tengo mucho cariño a cada uno de ellos.

Es hora de hablar de expectativas… ¿Crees que este disco puede abrirte nuevas puertas de cara a la “popularidad”? ¿Cuál es el objetivo?
No creo. La popularidad de la que hablas depende de otras cosas. Puedes hacer un disco bueno, malo o regular, pero lo que importa es sonar en determinados sitios, estar en determinados lugares a los que muy poquita gente tiene acceso. Yo hago canciones con mis amigos y las edito en mi propio sello, así que ya es un logro aparecer en medios especializados, poder dar conciertos por ahí y que de vez en cuando se me acerque alguien a quien le ha emocionado una canción. Eso es fantástico.

Tu obra siempre ha tenido muy buena crítica, y tengo la impresión de que te lo has ganado a golpe de sensibilidad y sinceridad ¿Tienes la misma sensación?
Sí, no me puedo quejar a nivel de críticas, es verdad. Supongo que quien escribe acerca de mis discos percibe que las canciones están hechas con el corazón y desde un profundo respeto al oficio. Pero es que yo creo que eso es básico cuando te dedicas a hacer canciones, si no, no tendría mucho sentido todo esto.

Mirando atrás y con la perspectiva que da el paso del tiempo… ¿Cómo percibes toda tu carrera artística?
La percibo como un viaje en el que todavía estoy inmerso. He aprendido muchas cosas, y todavía me queda camino por recorrer. Es una suerte poder seguir grabando discos, una pelea constante en la que he elegido estar, y que me ayuda a crecer como persona y como artista. Un acto de fe.

Y ya para terminar ¿Cómo serán las presentaciones en directo del disco? ¿Irás acompañado de banda completa?
Hay bastantes fechas cerradas ya: Bilbao, León, Zamora, Madrid, Barcelona, Valencia, San Sebastián… en algunas iré con toda la banda, y en otras en solitario, dúo, trío… depende de las características del recinto y de las circunstancias de cada concierto.