Estilo británico
Entrevistas / Brett Anderson

Estilo británico

Raúl Julián — 31-12-2011
Fotógrafo — Archivo

Tras cosechar elogios con la resurrección de Suede sobre los escenarios y a la espera de conocer el futuro de la mítica formación británica, Brett Anderson retoma su fructífera carrera en solitario publicando “Black Rainbows”, un disco en el que abandona aspectos intimistas para firmar un decálogo de tradicional pop-rock.

Las instrucciones recibidas desde la discográfica un día antes de la entrevista son claras: las preguntas deben girar en torno al nuevo disco obviando cuestiones acerca de Suede. Es el mismo Brett Anderson quien directa y afablemente responde al otro lado del teléfono. Su voz denota tranquilidad, seguridad y sobre todo una elegancia innata, la misma con la que siempre ha sabido dotar a sus canciones. “Black Rainbows” es el primer disco al margen de Suede en el que ha trabajado con banda tradicional, con la intención de firmar un disco de clásico pop-rock alejado de aquella faceta intimista y otoñal mostrada previamente en un trilogía de sucesivas entregas en 2007, 2008 y 2009. “Todo son épocas y momentos. De verdad que no lo planifiqué, simplemente estoy en un momento de mi vida idóneo para volver a tocar música rock y hacer música un poco ruidosa”. Un álbum que significa su cuarta entrega en cinco años, dejando una media ciertamente envidiable que prueba la etapa de absoluta inspiración compositiva que vive el artista. “En los noventa estábamos siempre inmersos en largas giras pero ahora tengo más tiempo para crear, algo que en cierta manera es lo que siempre había querido hacer”. Con la perspectiva que da el paso del tiempo, interesa saber cuál de esos álbumes es el favorito del autor, que lejos de proporcionar la típica respuesta que encumbre su reciente lanzamiento se muestra reflexivo. “Con ‘Black Rainbows’ aún no ha pasado el tiempo suficiente para poder juzgarlo adecuadamente. Del resto, ‘Slow Attack’ lo definiría como algo único y con un sonido muy diferente al resto. Siento como con el tiempo las cosas van saliendo mejor y eso es muy agradable”. Es sabido que sexo, nocturnidad, dramatismo, drogas o literatura son algunos de los conceptos que en el pasado motivaban al músico a la hora de escribir. Años después, en plena madurez creativa, la inspiración viene marcada por otros parámetros vitales. “La complejidad de las relaciones siempre me ha parecido muy interesante. En cada relación existen diferentes puntos de vista. Cada una es única, con sus propias cualidades, sus dramas… Siempre me ha fascinado el amor, el odio, los celos o el dolor. Sin duda las emociones humanas han sido siempre una gran fuente de inspiración”. También la manera de componer ha resultado modificada con el inexorable paso del tiempo, máxime con la necesidad de compaginar dicha tarea con otras obligaciones. “Al principio estuve varios meses escribiendo canciones y creando melodías en el estudio y posteriormente volví a él para convertirlas en canciones. En total pasó cerca de un año y al mismo tiempo lo compaginé con la gira de Suede, así que no me dediqué al disco de manera exclusiva”. El mismo Anderson declaró recientemente que, tras la publicación y consiguiente presentación de la entrega que nos ocupa, se pondría a trabajar en un nuevo capítulo de Suede. Podría pensarse que quizá se planteó reservar alguno de los temas nuevos para ese hipotético regreso discográfico. “La verdad es que no. He trabajado con otros músicos para hacer este disco y se ha hecho de manera muy específica. Además no fueron tocadas por Suede, así que nunca pensé en incluirlas en el álbum, también por respeto a los demás miembros de Suede”. Estamos refiriéndonos a uno de los líderes más refinados y carismáticos del Reino Unido, quien por su parte afirma desconocer las cualidades necesarias para cumplir en dicho papel. “Quizás es algo que simplemente se tiene o no se tiene. Lo que resulta muy importante es que uno esté seguro de sí mismo, pero hay muchas y diferentes maneras de lograrlo”. El vocalista reconoce que la actual escena británica pasa por un buen momento, aunque al mismo tiempo es indudable que se respira un sentimiento nostálgico hacia la década de los noventa con el regreso de formaciones como Pulp, The Stone Roses o los propios Suede. “En los noventa se hizo buena música y a la gente le gusta volver a ella con nostalgia, pero pienso sinceramente que hay que infundir a la música de un sentimiento contemporáneo porque sino parece que repites siempre lo mismo”

Un comentario
  1. There’s nothing wrong with the? first one, my dad did that to me and i lived and lanreed not to be afraid of rides.The second one, the dad has his hands on the wheel let the kid have some fun.The third one. OK i made mistake like that to sometime kids hurt them self’s but to be kids are more tuff then you think, they can handle falling now and again.David after dentist,the doctor gave him the drug and dad fimed it, put it on youtube, made money,THERE’S NOTHING WRONG WITH THAT!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.