En las notas que el norteamericano Glenn Jones escribe para el segundo disco de Isasa asegura sentirse impresionado por “la naturalidad que desprende ‘Los días’ y hasta qué punto Conrado está dispuesto a permitir que su música lo lleve -nos lleve- allí donde ésta desee”.


Imposible buscar un mejor punto de partida para hablar de este recorrido que, según explica el guitarrista madrileño (ex de la banda post-hardcore A Room With A View), forma parte de “un aprendizaje que todavía está ahí. El primer disco surgió de forma más explosiva a nivel personal, primaba la urgencia por tener canciones y grabar, mientras que en este he sido mucho más critico con la composición; también hay un cambio porque mi técnica ha progresado y eso hace que me interese por otra manera de tocar. Aún me falta mucho para decir que tengo una voz propia, pero sí me he ido acercando a lo que creo que soy yo. ‘Las cosas’ tiene mucho de mí, pero está más encorsetado en los patrones del estilo de este tipo de música”. En esta ocasión, dominan las atmósferas, los paisajes y las estructuras más abstractas frente a las melodías, con excepciones como “Aina”, el tema que abre el álbum, o la sorprendente revisión de “La bien pagá”, un clásico de la canción española que Isasa traslada a la tradición del fingerpicking. “Al empezar con esta historia quería recuperar, aunque fuese muy humildemente, los sonidos, los colores, la herencia de la guitarra mediterránea. En ese sentido, me parece muy interesante lo que hace Alberto Montero. Se trata de coger elementos de la música con la que te has criado y pasarla por tu filtro y por tu propia trayectoria”