"En los grandes conciertos sentía que me faltaba algo"
Entrevistas / Luis Brea

"En los grandes conciertos sentía que me faltaba algo"

Nacho Serrano — 26-02-2015
Fotógrafo — Fernando Parrilla e Iván Ordás (Blanco Atómico)

Tiene este madrileño un duende creativo incuestionable, que brota incluso sin que él se percate. Un día creó el término post-indie sin querer, al responder en plan cañí cuando le preguntaron qué tipo de música hacía: “poss… indie”. Y así, con ese talento natural han nacido las canciones de un nuevo disco “con más caña para el directo” llamado “Luis Brea y El Miedo”, título que también pone nombre a su nueva banda.

Tu parón tras el primer disco nos descolocó un poco. Cuéntanos cómo y cuándo escribiste estas nuevas canciones.

Algunas canciones llevaban ya tiempo escritas, y otras son más nuevas, que las hice nada más terminar “Hipotenusa", y que dan mi perspectiva sobre estos cuatro años que han pasado.

¿Entonces, para qué anunciar ese parón que tanto asustó a tus fans?

Porque tenía que darlo, y en realidad tampoco sabía qué iba a pasar después. Íbamos muy deprisa con todo, muchos bolos, y tuvimos que parar yo y el equipo que trabajaba conmigo. A la altura del Sonorama de hace tres años decidimos parar un poco para pensar bien qué es lo que queríamos hacer realmente.

Pisar el balón y levantar la cabeza, vamos.

Sí, exactamente. Salir del río y ver desde fuera hacia dónde nos llevaba su corriente. Me estaba precipitando con algunas decisiones, y entonces vi claro lo de parar. Hubo gente que lo entendió como si fuera para siempre. Pero mira, ahora tenemos otra formación, otra forma de tocar...

Habrá algún músico que te lea y que le parezca un poco raro, eso de parar en el momento en que empiezas a atraer los focos.

Sí, sí... fue una necesidad vital mía, más que nada. Luego, cuando estábamos grabando el nuevo disco en Reno (los estudios madrileños), los estuvimos hablando y todos llegamos a la conclusión de que esa parada había tenido mucho sentido, y que nos había sentado bien. Al escuchar las canciones nuevas, lo vimos. Si hubiéramos seguido a tope, a lo mejor hubiéramos tirado por otro lado, y oyendo esta grabación, creo que hubiera sido peor.

En tus entrevistas del primer disco comentabas que querías "reaccionar contra el sonido indie". ¿Eso perdura?

Jajaja, pues vamos a ver... el sonido del nuevo disco... nos hemos dejado llevar. Nos hemos quitado prejuicios, tanto en letras como en música. Es un disco con mucha emoción, y sorprendentemente el resultado no es nada introspectivo. Es una mezcla de finales de los setenta con principios de los ochenta y finales de los 90. Ya ves que me cuesta mucho etiquetarlo. Yo viví de pequeño en los 80, pero los noventa también me pillaron bien pillado, y creo que en el disco se nota.

Es que, ¿sabes? Hay sonoridades que me recordaron a El Pescao, y no lo digo con mala intención.
¿Quién? Ni idea, macho. ¿Un rollo así power-pop?

Mejor echa el vistazo tú mismo... Oye por cierto, ¿el crowdfunding ha terminado ya? ¿Satisfecho con ello?

No, sigue abierto. Es un crowdfunding para la edición, y bueno, es un poco impredecible. Igual hay cinco días con muchas aportaciones, luego un parón de otros cinco... vamos a ver qué tal sale la cosa. Somos optimistas. Habrá copia física en cedé y en vinilo. Disponía de dinero para producirlo, pero luego se acabó la pasta y para la fabricación hemos puesto en marcha esta iniciativa.

¿Y el sello? ¿Por qué no Marxophone?

Va a ser autoeditado, por circunstancias de cómo está el panorama para la música en España, sobre todo la independiente… Marxophone tenían demasiados proyectos como sello. Pero fue de mutuo acuerdo, no ha habido ningún problema y sigue habiendo muy buen rollo, de hecho mantenemos el booking con I’m an Artist.

¿Crees que esto será cada vez más común?

Sí, pagárselo uno mismo... sí. Hay que adaptarse a las circunstancias y ya nos hemos quejado mucho. Internet nos quita muchas cosas, pero nos da otras. Hay gente que nunca hubiera podido sacar su música sin la Red.

Sin darle un toque cien por cien conceptual, el título del del disco sí parece establecer un hilo conductor, ¿no? Además, añadir tu nombre da ese toque biográfico...

Hablo del miedo desde una interpretación muy personal, un poco regresiva porque sin querer me he ido a los ochenta tanto en música como en letras, ya que en cierta manera recreo música de mi infancia y también miedos de mi infancia, la oscuridad y esas cosas. También tiene mucho que ver con el hecho de no querer buscar un estilo concreto, una etiqueta, de no querer ir contra nada ni nadie, sino dejarnos llevar... eso da miedo también. Pero sobre todo es eso que te comentaba, de los miedos infantiles. Mira, para el libreto y la portada pusimos a dibujar a un grupo de niños, les dijimos que plasmaran sus miedos y salieron cosas muy curiosas.

Los miedos de un niño de hoy en día son bastante diferentes a los de un niños de los 80... no sé si me explico. Creo que antes el miedo tenía un componente más... como analógico.
 Jajaja, me gusta. Y te entiendo perfectamente. Ahora el bombardeo visual es tremendo, multisensorial, pero antes, a lo mejor lo que te daba miedo era algo tan inocente como la sintonía del programa "La Clave" de Televisión Española. ¿Te acuerdas? ¡Joder, era terrorífico! Hostia, es que después del "Un, dos, tres" te calzaban eso y te quedabas petrificado. Y era eso: un miedo analógico, más sencillito y de andar por casa. Ese armario oscuro que parece que te mira cuando te estás durmiendo, ese baño con la puerta entreabierta cuando te levantabas a mear... ¡jajaja!

A eso me refería exactamente, jaja. Y oye, lo de "el miedo" ¿puede tener también que ver con esa incertidumbre momentánea con respecto a tu carrera?

Creo que tiene que ver también, sí. Ese miedito también hizo que de manera inconsciente las canciones sean como son.

A nivel musical, la voz es la que manda sobre las melodías casi siempre.

Eso ha sido muy curioso, porque algunas de las canciones, en origen era más folkies, más lentas, y quería transformarlas en algo más rápido. Ese proceso ha sido muy trabajoso pero muy divertido, porque la voz quería marcar el sentido del discurso. Y me apetecía imprimirle esa fuerza.

¿Eso es porque pensabas en el directo, o porque te apetecía y punto?

Me apetecía, pero lo que dices también cuenta. Cuando tocaba en algunos festivales, al terminar siempre decía "aquí me falta algo". La gente lo pasa bien, las canciones suenan bien, pero me faltaba más dinámica, más caña. Siempre me bajaba del escenario con ganas de más, y esa sensación la tuve muy presente al grabar este disco.

La gira incluirá también algún acústico, ¿no?

Dependerá de las circunstancias, pero a mí me gustaría presentarlo con banda, ya que "Luis Brea y el Miedo" no es sólo el título del disco, es el nombre de mi nueva banda.. Pero al tener una temática tan íntima, sí se presta a los acústicos bastante bien.

Para terminar, ¿nos vas a anunciar algún videoclip pronto?

Estoy dudando todavía con qué canción hacerlo, pero sí que vamos a ponernos a ello pronto. Preguntarle a la gente que ha apoyado el crowdfunding puede ser una opción.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.