En la línea del frente
Entrevistas / The Kills

En la línea del frente

Redacción — 07-03-2005
Fotógrafo — Archivo

Podrían pasar por hermanos pobres de The White Stripes, pero parece que ellos no se conforman con jugar un papel secundario. Si “Keep On Your Mean Side” nos cogió algo por sorpresa, “No Wow” (Domino/Pias 05) bien podría convertirse en su confirmación. Habrá que prestarles la debida atención.

A no ser que la fuerte personalidad de Alison Mosshart y Jamie Hince (aka VV y Hotel respectivamente) acabe tirando por tierra una carrera que se intuye sólida. The Kills son una banda atípica con un discurso agresivo y tan inflamable como una cerilla prendida en una gasolinera. Alejándose del blues modernizado de Jack y Meg White, aderezando su propuesta con otras influencias (en “The Good Ones” se atreven hasta con una base disco ralentizada), su música suena ácida y con dos referentes de primer orden, por un lado Royal Trux, por el otro Pj Harvey. “No Wow”, su segundo largo, viene a confirmar las posibilidades de una pareja en continuo crecimiento artístico. “Tuvimos una conversación muy importante entre ambos antes de ponernos a pensar en este disco y en el futuro de la banda. Debíamos plantearnos en qué lugar iba a estar nuestra base de operaciones y cómo iba a ser. Fue entonces cuando decidimos cambiar Florida por Londres. Y ese es un esfuerzo que ella tuvo que hacer por mí, y se lo agradezco enormemente. Estábamos en el aeropuerto, camino ya de Londres, y yo estaba excitadísimo, volvíamos a sentir pasión con el grupo, con la música, con nuestra relación. Fue emocionante”.

“Grabamos, mezclamos y enseguida empezamos a pensar en la primera canción de nuestro próximo disco”

Tras esos momentos de indecisión y titubeos, llegó la hora de decidir cómo iba a ser la continuación del celebrado e inspirado “Keep On Your Mean Side”. “Observamos todo lo que había a nuestro alrededor, el movimiento pop, los Dj´s, la explosión punk, pero, al final, tras mucho análisis, hicimos realmente lo que queríamos, sin pretensiones, ya que somos un grupo que no puede trabajar premeditadamente. Queríamos tener una base sólida de canciones y luego hacer una selección, para quedarnos entre ocho y diez temas. Grabamos, mezclamos y enseguida empezamos a pensar en la primera canción de nuestro próximo disco. Necesitamos estar permanentemente enchufados”. Cuando ya todo parecía decidido, y en contra de lo pensado inicialmente, abandonaron Londres para encontrar en otro lugar el acomodo adecuado para dar forma a las nuevas canciones, las de “No Wow”. “Nos gusta trabajar a nuestro aire, con cierta actitud punk, pero a la vez necesitamos trabajar sin distracciones, solamente así nos concentramos. Por eso nos fuimos a Noruega. Allí pudimos escribir libros y libros que contenían textos, pero, para ser honestos, al final fuimos prácticos y lo resolvimos todo en dos semanas y media. Salíamos de un momento anímico triste y trabajar en serio nos iba a sacar de esa situación. Grabamos en cuatro pistas en Chicago y Nueva York y lo acabamos mezclando a toda velocidad. Nueva York nos ayudó a componer, nos inspiró. Para nosotros era un mundo completamente diferente, nos recordaba las películas de los sesenta y los setenta, sus calles… todo era estimulante. Musicalmente también nos podíamos trasladar a los años treinta y cuarenta, por la influencia de mucha gente, con lo que nos salió un sonido más natural y por eso hemos usado menos efectos y menos electrónica”. Sorprende el baile de ciudades que ha marcado la vida reciente de VV y Hotel, aún así, parece que su verdadero idilio es para con la ciudad de Nueva York. La suya es una relación que, a día de hoy, parece inquebrantable. “Amamos Nueva York. Aunque los días y las noches parezcan similares, siempre pasan cosas. Es una ciudad que te absorbe y quieres pasar más tiempo allí del que dispones. Una vez acabamos el disco nos quedamos unos días para disfrutar de un tiempo de relajación. Nos sentíamos tan bien que hasta rodamos el clip de ´The Good Ones´, una canciones que trata sobre las sensaciones que tu música puede provocar en la gente”. Por lo que respecta a los restantes textos, en “No Wow” existe una suerte de denominador común que sobrevuela prácticamente todas las canciones. “Nuestra música se basa en el amor y en la pasión, porque nos hemos dado cuenta de que es la cosa más importante del mundo. Sin amor no existiría ni siquiera esta banda, sin él no hay vida, no hay arte, no hay música. ´Love Is A Deserter´, por ejemplo, habla sobre eso”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.