El sonido poliédrico
Entrevistas / Fira Fem

El sonido poliédrico

Luis J. Menéndez — hace 7 años
Fotógrafo — Albert Fish

A estas alturas posiblemente ya sepas que “Aedificatoria” es el disco de debut del trío madrileño Fira Fem, embriagante resultado de dos años de preparación y experimentación en el local de ensayo. Soleado, evocador, onírico, emotivo, incorrecto, cabrón, melancólico, bailable, contemporáneo, futurista…

Será a causa de las altas temperaturas que el verano en Madrid se vive como el que sufre alucinaciones: llamamos “playa” a unos aspersores colocados a los pies de un riachuelo y se cuentan historias de piscinas exclusivísimas colocadas en lo alto de los edificios de la Gran Vía que rivalizan en glamour con Beverly Hills. Sin embargo, lo han señalado otros antes que yo, lo más cerca que estaremos en 2012 los habitantes de esta poco amigable jungla de asfalto de un paseo en descapotable por la playa será escuchar a todo trapo “Cine Azteca”, tema de apertura de “Aedificatoria”. “Es una canción que parece que nos está marcando un poco por esas referencias que están apareciendo en todas partes a lo tropical. En realidad lo tropical es un mero detalle con el que no queremos quedarnos porque hay otros tantos que conducen el disco a lugares diferentes”. El que habla es Óscar de la Fuente (guitarras, sintetizadores, voz), que junto a Luis Casquero (batería, samples, programaciones) comenzó a tocar en su Málaga natal en formaciones de filiación post como Velhocido hace cosa de diez años. “Decidimos venirnos a Madrid y ponernos un poco más en serio con el tema del grupo. Entonces conocimos a Manu (Manuel Cachero: guitarras, samples, sintetizadores), que venía de un rollo más hardcore, y con él nació Fira Fem”. Por circunstancias diversas el puesto de bajista nunca ha llegado a tener del todo dueño.
Fira Fem nace como un grupo de rock instrumental muy marcado por el sonido del sello Thrill Jockey. “Queríamos meter voces, pero nunca le habíamos echado huevos, así que los samples vocales que todavía son característicos del sonido del grupo venían a suplir eso. A finales de 2010 nos íbamos sintiendo cada vez más cómodos en el local y lo de cantar fue surgiendo, en parte porque Luis y Manu me empujaban a ello. Hasta el punto de que a la hora de grabar el disco tuve que llevarme el trabajo a casa, ponerme cómodo en pelotas y, ahí sí, gritar a gusto. A día de hoy la voz es un instrumento más, pero ni es ni creo que nunca llegue a ser protagonista de nuestras canciones, de hecho en la mezcla está bastante por detrás del resto de instrumentos. Personalmente adoro la literatura y la poesía pero cuando escucho música me guío por otros parámetros. Cuando llegó el momento de grabar el disco hubo que ponerse las pilas con las letras. Lo hicimos, pero no busques grandes textos ni mensajes. Las canciones tienen demasiada información como para además sumarle un mensaje, la verdad es que no…”. Efectivamente en Fira Fem el sonido lo es todo. Desde luego no en el sentido en que pueda serlo para escultores como Alva Noto o Ryoji Ikeda. En los madrileños el mapa sonoro se pone al servicio de unas canciones melódicamente poderosas, libres en las estructuras y con unos referentes cada vez más abiertos. “Los sintetizadores y las baterías en primer plano, el bajo en el centro y las guitarras y voz al fondo del todo, abajo. Luca Petricca nos decía ‘¿están los sintes suficientemente altos? Los tenéis por encima de la mezcla’, y el cuerpo nos pedía todavía más. En el dubstep los mejores temas son esos que tienen los bombos muy pasados, muy por encima, y cuando entra algo lo hace a joder. ¡Eso es lo que nos pone cachondos!”. Y es en función de ello como la banda va rearmándose. “Estamos muy interesados en la idea de desarrollar los temas hacia la electrónica sin resultar progresivos, con un referente muy claro que es lo que viene haciendo Caribou. ¿Cómo hemos solventado ese viraje sin abandonar la esencia rock del grupo? Pues muy sencillo: palmando pasta. Antes Luis estaba en la electrónica y tenía que dar un salto para irse a la batería. Era una constante en el grupo, un no parar de saltar de instrumento en instrumento. Sin embargo ahora hemos incorporado pads a la batería y todo es electrónico y orgánico a la vez. ‘¿Qué es lo que necesito modernizar? ¿Cuánto hay que poner?’ Sin perder la cabeza, claro, que no están las cosas…”.

Un comentario
  1. hola me llamo Ricardo tengo 33 af1os de edad.y me encantareda papricitar me anote el af1o pasado pero no tuve suerte veremos si este af1o lo tengo me aria mucha falta el dinero para terminar mi casita .muchas gracias

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies