El arte del hit
Entrevistas / Deluxe

El arte del hit

Redacción — 07-03-2003
Fotógrafo — Archivo

Cuando Xoel López comenzó a escribir canciones para Deluxe por capricho, mientras pensaba en si abandonar o no la Elephant Band, difícilmente iba a imaginar que acabarían en su primer disco o que con el segundo, “If Things Were To Go Wrong” (Mushroom Pillow/El Diablo, 03), iba a llevar al pop español un paso adelante.

Tampoco podía imaginar Xoel que “Not What You Had Thought” (Mushroom Pillow, 01), con sus primeras canciones en solitario, vendería mucho más que la mayoría de grupos nacionales en un sello independiente, que sonaría incluso en las radios comerciales, que visitaría prácticamente todos los festivales, conocidos o no, de nuestra geografía, o que acabaría viendo su cara impresa en un cartel gigante en una tienda de discos como Madrid Rock a propósito del lanzamiento de su nuevo disco. Y todo ello gracias a que el single “I´ll See You In London” se convirtió en un hit instantáneo sin precedentes (en su momento llegó al número doce de las listas comerciales de ventas) y a que supo contagiarnos de la esencia del mejor pop. Por ahí sigue, mucho más aún de lo que pudiéramos esperar, “If Things Were To Go Wrong”.

“Hay bastante más nivel en España que hace diez años, aunque creo que hace falta unidad”

Hay que tener en cuenta que Xoel es un enamorado de la música y un fiel y precoz explorador de sus cimientos, algo que hace que, en su nuevo disco y dejando a un lado los elementos psicodélicos más explícitos, encontremos de nuevo una variedad de lo más atractivo. Un abanico que va desde lo que el mismo llama “garaje 2003” en “Freak” al tecno-pop melancólico de New Order en “This Could Be The Last”; de la elegancia y suntuosidad pop de la impresionante “God Saves” al ritmo disco de “No Money To Spend” (que incluye un sample de batería de Led Zeppelin); y del soul-hip-hop de “Hey Brother!” a la bossanova de “Caetano Veloso”, donde hace su particular homenaje al movimiento brasileño Tropicalia. Además, nos presenta por primera vez dos meritorias composiciones cantadas en castellano: “Que no” y “Bienvenido al final”. Todo eso y algo más le sirve para completar un disco que se deberá enfrentar, sin duda, a una doble lectura sobre su público objetivo, sobre su comercialidad. ¿Riesgo o planificación milimétrica? “Hago lo que me gusta y quiero ser honesto, no hago discos con objetivos comerciales. Es cierto que a la gente de a pie, esa que no anda comprando discos todas las semanas como locos, en realidad sí les gusta algo variado, no demasiado cerrado y que no sea de minorías. En ese caso, creo que Deluxe puede funcionar porque no es un grupo de minorías y es, además, bastante asequible a todos los niveles. Habrá gente que criticará la variedad como algo malo y otros lo verán como algo positivo. Yo lo veo positivo porque probablemente algunos de los que no hacen lo mismo, no lo hacen porque realmente no pueden; estoy orgulloso de poder hacerlo y de hacerlo como me apetece, por eso es un disco sincero. Está claro que esa variedad tiene que ver con la cantidad de estilos musicales distintos que me gustan, no me centro en ninguno”. Además de hacerlo con un envidiable talante creativo, se aventura a expresarlo también a nivel educativo. “Mi intención es que la gente abra un poco las miras y se interese por cosas como la música negra, que en España no se escucha prácticamente ni se utiliza como recurso musical. Me encantaría poder influir positivamente en dar a conocer esos sonidos. Cuando me empecé a interesar por la música, desde los quince a los diecisiete años, estuve muy metido en la movida mod y como músico agradezco mucho lo que conocí en esa época: el soul, el funk, la psicodelia, el pop de los sesenta, el modern jazz, el acid jazz… son cosas que realmente no me hubiera parado a escuchar si, a lo mejor, hubiese empezado con los Pixies. Me alegro de conocer los orígenes de la música y, de hecho, creo que para todos los músicos sería muy importante conocer los orígenes y la evolución de la música hasta hoy en día. Eso crea un campo de visión mucho mayor y tienes más control sobre lo que quieres hacer y cómo lo quieres hacer”. Mirar atrás, una sana costumbre que también caracteriza a un personaje con el que siento irrefrenables ganas de comparar a Xoel, tanto en la apertura estilística como en la obsesión creativa, sobre todo después de escuchar la canción “Freak”. ¿Podría ser Xoel el Beck hispano? “Sería un halago, porque Beck me parece un artista como la copa de un pino. Es cierto que, a nivel creativo, hay un punto de conexión entre Beck y yo. Nos gusta hacer muchos estilos y darles mil vueltas para ver qué sale, pero creo que hay bastantes diferencias. Deluxe es más melódico y más pop, mientras que él en realidad es más freak. El concepto de variedad puede parecerse, igual que lo de utilizar diferentes recursos o el hecho de ser un proyecto personal, pero no le veo demasiados parecidos. Eso sí, te repito que es un piropo para mí”. Como también suele hacer el americano, Xoel se preocupa por conseguir una producción llena de detalles. Y eso sorprende sobre todo si atendemos a que se trata de un disco grabado sin ensayos previos y en el que él mismo se ocupa de la mayor parte de los instrumentos (contando con colaboraciones de los componentes de su banda para directo). Junto a él, producen el disco Javier Gil y José Martínez, apoyándose más en las nuevas tecnologías, en el ordenador, los samples, los efectos de sonidos (curioso el sonido de vinilo antiguo al comienzo de “No Money To Spend”). Aunque tampoco podemos descuidar que estamos ante una efusiva colección de melodías radiantes cantadas por una de las mejores voces del pop de este país. La variedad de registros vocales y el detallismo en las canciones dan una sensación final al disco menos inmediata que en su predecesor. “Lo que diferencia el primer disco del segundo es sobre todo la producción, creo que la de este disco es muy actual. También está claro que he incluido registros vocales distintos, me gusta el reto de cantar de diferentes formas. De hecho, el castellano surge de un reto personal. Pensaba que, para ser un buen compositor, debía ser capaz de hacer canciones en mi idioma. Para este disco tenía mucho más claro lo que quería, sobre todo porque he tenido mucho más tiempo. Las canciones del anterior se hicieron en dos meses, mientras que para éste he podido elegir entre casi cuarenta canciones y he tenido más tiempo para imaginarme la producción y probar en casa. Eso ha hecho que las canciones parezcan más de verdad. En el primero se ve más timidez, se ven ganas de hacer cosas nuevas, pero sin tener claro por dónde tirar”. Entiendo la curiosidad que puede suscitar interesarse por saber qué contenían las treinta canciones descartadas. “Hay un mundo Deluxe que nadie conoce y que está en esas canciones. Hay más electrónica pura, electro e incluso house, pero no veía esas canciones en el álbum. Hay también muchas canciones acústicas y otras de bossanova que espero que puedan salir en el futuro. Es una putada tener tantas canciones porque no sabes qué hacer con ellas. Me costó muchísimo elegir, en algún momento incluso me planteé hacer un disco mucho más temático, unificando canciones más o menos del mismo estilo. Al final me decanté por elegir las canciones que más me gustaban, lo importante es que las canciones sean buenas”. Lo son, y eso es algo que no se puede discutir. Ese es uno de los haberes de este gallego afincado en la capital. Sin ir más lejos y para mi sorpresa -hacía a los protagonistas de la historia más allá del Atlántico- hace poco recibió el encargo de adaptar una canción de un clásico de jazz vocal de los años cuarenta para ilustrar un anuncio televisivo de una guía comercial, el resultado “Danke Schöen” una canción con incuestionables referencias a The Strokes. “No lo he pensado hasta ahora que lo dices, en realidad creo que hay un punto pero no fue nada consciente. De todas formas The Strokes son un grupo cojonudo”. Será editada en un Ep a finales de marzo junto con una versión de “Mellow Doubt” de Teenage Fanclub y otra del “All Things Must Pass” de George Harrison. Antes, el 4 de marzo, aparecerá el di

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.