Matt Mondanile, el hiperactivo productor y guitarrista de la banda de dreampop Real Estate vuelve con el quinto disco de su proyecto en solitario, “St. Catherine” (Domino / Music As Usual, 15). Un trabajo tocado por la varita mágica del mismísimo Rob Schnapf –productor de los “Either/Or” y “XO” de Elliott Smith–, que respira el eclecticismo de quien lo mismo compone una canción para Julia Holter que se aventura en una colaboración con el irreverente James Ferraro. Aunque irremediablemente, también en los cortes de tintes más psicodélicos como “Heaven’s Room” o “Krumme Lanke”, el pop de manual acabe ganando la partida.

Porque si algo asoma de primeras en este trabajo es que la voz de Mondanile toma una relevancia casi insólita hasta ahora en su discografía y nos brinda nueva faceta más preocupada por crear canciones redondas con letras que de experimentar a base de pedales y texturas como ya hiciera en su disco homónimo “Ducktails” (Not Not Fun, 08), uno de los trabajos que marcaron los comienzos del pop hipnagógico. No vale la pena aventurarse en afirmar que “St Catherine” es su mejor trabajo hasta la fecha, pero lo que es seguro es que estamos ante el disco que va a hacernos este invierno a todos más llevadero. Que no es poco.

Aprovechamos la excusa del lanzamiento para enviarle al artista de Nueva Jersey un cuestionario por correo. ¿El resultado? Un puñado de respuestas escuetas y desganadas. Una pena viniendo de alguien con tanto talento como Mondanile…


 

 

‘St. Catherine’ es el resultado de un periodo lleno de viajes. Cuéntanos un poco cómo ha sido el proceso de creación.
La mayor parte del disco la grabé en Los Ángeles. Cuando volví de estar fuera, el disco ya estaba casi listo. Grabé varias voces en Brooklyn junto a Al Carlson y también en un estudio en Berlín. Tenía que viajar mucho por trabajo pero no quería dejar de ser productivo.

¿De dónde viene el nombre del álbum?
De Santa Catalina de Alejandría, una mártir cristiana del siglo IV.

Hay mucho en estas letras de melancolía y de esa angustia adolescente que llevaban por bandera muchos grupos noventeros. Yo diría que hasta es tu disco más pop hasta la fecha.
Sí, creo que es mi disco más accesible. Quería de alguna manera que la gente se parase en mis letras.

Si tuvieras que definir este trabajo, qué dirías…
El resultado de un corazón puro y bendecido.

Algo que salta a la vista cuando lo comparamos con tus primeros trabajos es que en ‘St. Catherine’ se percibe una mayor sensación de equilibrio y unidad entre los cortes. Como si todo hubiese sido puesto en su sitio a conciencia.
Sí, fue por supuesto uno de los propósitos.

“Lo último que he estado escuchando son Mayo Thompson/Red Krayola, The Cure y The Shop Assistants”

¿Qué has estado oyendo últimamente?
Mayo Thompson, Red Krayola, The Cure y The Shop Assistants.

En “Dancing With The One You Love” o “The Razor’s Edge” muestras una cara más intimista y literal en tus letras, algo poco explotado hasta ahora en tu discografía en solitario.
Siempre he pensado que la música instrumental es tan evocativa e importante como las letras. Por eso, he intentado darle la misma importancia.

¿Estás más focalizado ahora en la escritura?
Intento escribir y componer al mismo tiempo. Además de gutarrista, me considero un cantautor.

¿Crees que tiene algo que ver con tus colaboraciones con gente como Julia Holter?
Bueno, ella simplemente fue mi novia durante un tiempo y a veces hacemos música juntos.

En “Church”, la canción en la que canta Hotler, me recordáis por momentos a los primeros Stereolab.
No diría que son un influencia directa.

Mac de Marco protagoniza el vídeo de “Surreal Exposure”. ¿Y eso…?
Necesitaba ‘hits’ en la web, así que llamé a mi amigo Mac, la estrella, y se lo pedí.

Ahora que te has mudado recientemente a Los Ángeles. ¿Es tan guay como dicen para los músicos?
Sí, la vida aquí es divertida pero relajada. Es mejor que Carolina del Norte.