“Somos ante todo una banda en vivo”
Entrevistas / Dropkick Murphys

“Somos ante todo una banda en vivo”

Sofía Cuevas González — hace 4 días
Fotógrafo — Archivo

Dropkick Murphys pertenecen a ese grupo de bandas que con su música pueden levantarte el ánimo aunque hayas tenido un día de mierda. Tras unos cuantos años sin pasar por las salas de nuestro país, el próximo 28 de enero tendremos una nueva oportunidad de contagiarnos de su buen rollo pinta en mano y desgañitarnos con sus himnos en el madrileño Palacio Vistalegre. Desde MondoSonoro hemos podido charlar con Matt Kelly, su miembro más veterano junto a Ken Casey, sobre qué les ha mantenido ocupados en esta temporada sin pasar por aquí y sobre su inminente nuevo disco.

Tengo entendido que durante este mes de enero estáis grabando un nuevo álbum. ¿Cuándo podremos escuchar algo del nuevo material?
Sí. De hecho, tuvimos una sesión de grabación a finales de diciembre y grabamos nueve canciones, dos de las cuales se lanzarán como singles este mes y el próximo, y luego saldrán juntos como un single de doce pulgadas. Actualmente estamos dando los últimos toques a otras siete canciones más y vamos a ir al estudio para dejar hechas más pistas de batería mañana. Así que, para responder a tu pregunta directamente, sí, vais a poder escuchar nuevo material MUY pronto.

“Simplemente, si creemos que algún mensaje es lo suficientemente bueno o lo suficientemente importante como para ponerlo en una canción, entonces lo hacemos”.

Vuestro último disco, “11 Short Stories Of Pain And Glory”, salió en 2017. ¿Cómo os ha ido en este periodo entre álbumes y cómo ha afectado al contenido de el nuevo disco que saldrá próximamente?
Bueno, creo que, como siempre, tenemos la intención de que el álbum actual sea diferente al anterior y, por supuesto, mejor que el último (un objetivo que siempre hemos tratado de lograr), por lo que hemos estado trabajando muy duro en melodías, riffs, y letras para que no lleven los mismos temas que reflejábamos en “11 Short Stories”. La vida es lo que tú haces de ella, así que con gratitud a mis compañeros de banda y a mi familia, la vida ha sido excelente. Ganamos algunos nuevos amigos, perdimos algunos seres queridos y nos estamos tomando la vida con calma. Aparte de eso, como siempre tenemos una mirada humorística de la sociedad y los eventos actuales, últimamente hemos tenido mucho material muy bueno para trabajar desde que salió nuestro último disco (risas).

El disco anterior tenía un halo bastante oscuro y reflejaba muchas historias personales que no siempre tuvieron un final feliz. ¿Cuál va a ser el tono de el nuevo? ¿Se centrará más en vuestras propias historias o, por el contrario, queréis reflejar la atmósfera social y política que estamos viviendo en estos días?
Como mencioné anteriormente, serán temas diferentes, incluyendo en el nuevo lote de canciones que hablan sobre la añoranza de la juventud de uno y los actos de violencia y peligro que la acompañan, el amor por la música y el coleccionismo musical (y su capacidad para sanarnos), la perseverancia y las luchas por las batallas correctas, entre muchos otros temas. Como siempre, haremos un mix entre todo, así como con otros acontecimientos ridículos reales o imaginados.

Como banda conocida por vuestras letras tremendamente coreables y vuestros conciertos festivos, ¿cómo incluís los mensajes de carácter algo más reinvindicativo en las letras de vuestras canciones? ¿Os sentís de alguna manera responsables como parte de la comunidad punk rock de difundir algunos mensajes específicos enfocados en lo social?
Simplemente, si creemos que algún mensaje es lo suficientemente bueno o lo suficientemente importante como para ponerlo en una canción, entonces lo hacemos. No nos sentimos responsables como parte de la comunidad punk rock, la responsabilidad viene más dada por ser hombres haciendo lo que hacemos y en la posición afortunada en la que estamos como banda.

En el momento de escribir y grabar material nuevo, ¿tenéis en mente si una canción podría funcionar en un contexto en vivo?
Siempre. Esa es la parte más importante de esto. Quiero decir, ¡no somos Steely Dan! Somos ante todo una banda en vivo, así que definitivamente es una prioridad para nosotros.

Después de veinte años y como uno de los miembros que ha estado allí casi desde el principio, ¿cuál es tu balance hasta ahora? ¿Qué has ganado y qué te has perdido por ser miembro de una banda tan activa en términos de grabación y giras mundiales?
Estoy agradecido con los muchachos por haberme llevado a la banda cuando ciertamente era un animal muy diferente. En aquel entonces no había redes sociales, la industria de la música era la misma que había sido durante décadas, así que éramos cuatro compañeros de banda con nuestro chico encargado del merch conduciendo por el país en una camioneta. Todos estos años me han permitido cumplir mi sueño de estar en una banda que amo y que me sostiene a mí y a mi familia de manera creativa, espiritual y también financiera. Conocí e hice amistades duraderas con personas de todo el mundo, vi lugares que solo había soñado ver y también bandas internacionales que nunca pensé que podía ver. ¿Qué me he perdido? Infinidad de cumpleaños, bodas, funerales, tiempo con mi esposa, hijo, perro, tiempo con mis padres y otras relaciones, y tantos conciertos…

¿Qué queda hoy de la era “Do Or Die”? La banda ha logrado mantenerse fiel a sus raíces a pesar de su constante aumento de popularidad durante los años y eso es algo que no es algo fácil de lograr.
Bueno, Ken y yo somos los dos únicos miembros que quedamos de esa sesión de grabación y era de la banda. Sin embargo, debo mencionar que Al (Barr) ha estado con nosotros desde solo unos meses después de que “Do Or Die” salió y básicamente se unió a la banda y realizó una gira extensa centrada en ese álbum hasta el segundo álbum. Es posible que la gente no lo sepa o que pase por alto su importancia, pero Al fue una fuerza importante a la hora de traer ese álbum a Norteamérica y Europa. Creo que, en la medida en que nos mantenemos fieles a nuestras raíces, nos propusimos ser tan populares como pudiéramos mientras tocáramos nuestra música a nuestro modo, con nuestras decisiones sobre con quién viajar y cuánto, y diéramos conciertos en nuestros términos con referencia a lugares y sobre cómo los mismos son administrados. Nunca hemos cambiado nuestra posición con respecto a todo esto, y así es como queremos seguir haciéndolo.

Vuestra última visita a nuestro país fue hace tres años, cuando actuasteis en Galicia en el Resurrection Fest. ¿Cuáles son las cualidades del público español que más aprecias?
Sí, recuerdo el polvo y la suciedad y que hizo muchísimo calor ese día. Esa fue la primera vez que vi Anthrax en veintisiete años, y lo hicieron mejor que nunca. He notado que en Castilla, Galicia, Catalunya, Euskal Herria y demás regiones españolas que a gente es apasionada como los que más. Es aún más divertido tocar para estas personas, incluso más de lo habitual. La energía que el público nos devuelve cuando los vemos frente a nosotros es como una bofetada en la cara, ¡de la mejor manera posible! La verdad es que es siempre un placer tocar para vosotros. ¡Gracias, gente de las regiones españolas!

Muchas canciones de vuestra discografía ya se consideran himnos dentro de la comunidad punk rock. ¿Qué debe tener una canción en tu opinión para ser considerada así?
Whoah, muchas gracias. Creo que, como los chicos que escriben esas canciones, es difícil para nosotros ver que han sido elevadas como tales… pero para mí, cuando escucho bandas como Cock Sparrer, The Buzzcocks, Decibelios, Böhse Onkelz o Ramones, tiene que haber algo que me llame la atención. Melodías memorables, un coro simple pero cantable y un tema universal, o uno con el que me pueda identificar. Por supuesto, es mucho más fácil decir todo esto que hacerlo… o de lo contrario habría escrito discos y discos repletos de himnos de punk rock (risas).

Agenda

21.30h Desde 40€

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.