Dr. Maha’s Miracle Tonic mira hacia el pasado pero no son el pasado. Una especie de trabalenguas pero que evidencia algo palpable: que si bien esta banda bilbaína no esconde -al contrario, exhibe- que sus referentes musicales se encuentran entre aquellos sonidos primigenios de la música popular estadounidense, su actitud y forma de plasmarlos pertenecen al presente y están firmados bajo una mirada particular. Al margen de dichas consideraciones estrictamente musicales, su propuesta también nos orienta, valga como ejemplo su propio nombre, hacia una representación teatralizada y firmemente preocupada por el espectáculo. Suma de condicionantes que hacen de este combo vasco una genial peculiaridad. Ahora, y dentro de lo que parece un continuo estado de actividad, nos sorprenden con la publicación de un nuevo EP que hace despuntar el lado más animado y bailable de ese tótum revolútum, perfectamente hilvanado, que incluye el western-swing, el jazz o el rhythm and blues. Nos pasamos por lo tanto a un centelleante blanco y negro para hablar con la formación…

Acabáis de sacar “Boogie Mama!”, un EP de cuatro temas, ¿Por qué decidís publicar ahora este breve formato y no esperar hasta el disco largo en el que estáis trabajando?
De cara a girar necesitamos editar material nuevo con cierta frecuencia, y un largo es muy costoso de llevar a cabo. Sabemos por experiencia que al final todo lleva siempre más tiempo de lo que uno prevé. Teníamos una serie de temas compuestos en la recámara y hemos decidido sacar los más bailables en un EP, un formato muy usual en pinchadas, que además está creciendo y que va muy acorde con nuestro estilo viejuno.

Ese estilo más bailable de las canciones, ¿sirve como anticipo de ver hacia dónde se encaminará el nuevo disco o reflejan solo la idoneidad para este formato?
Los hemos elegido expresamente para un formato que suele estilarse sobre todo en sesiones de pinchadiscos. Nos reservamos las baladas y los temas menos puristas para un largo que esperamos vea la luz a finales de este año o principios del que viene.

El disco contiene dos versiones y dos originales, a la hora de escoger los temas ajenos, ¿qué parámetros suelen influir en la decisión?
Siempre elegimos temas que nos gustan especialmente. Generalmente versionamos aquellos ligados por género a la música que hacemos, aunque también hemos adaptado a nuestro estilo algunos más modernos. Muchas veces nos decantamos por reliquias que poca gente conoce, pero en directo tocamos también algún que otro archiconocido. Lo cierto es que las propuestas nacen de los gustos de cinco personas distintas, así que diría que no existe un patrón concreto a la hora de seleccionar qué versionar.

Uno de los seleccionados es “Who’s Cryin’ Sweet Papa Now”, perteneciente a una banda de los años treinta de western-swing, Modern Mountaineers, ¿es uno de esos ejemplos de reliquia encontrado entre cajones desconocidos de la música de esa época?
Escuchamos mucha música de los años 20, 30 y 40, sí. Tenemos una gramola y una colección elegante de discos de pizarra… además de spotify, claro (risas). Nos gusta rescatar rarezas y nos hacía especial ilusión difundir este tema de los Modern Mountaineers, un grupo fabuloso que no está siquiera en Wikipedia.

El otro tema ajeno es “Cindy”, una canción popular que ha pasado por muchas manos, ¿reside ahí un poco la esencia de este tipo de sonidos, e incluso la vuestra propia , ser capaces de acoger y transformar lo que históricamente está en el acervo colectivo?
Hace unos años, versionamos el disco “Magical Mystery Tour” de los Beatles, llevando a nuestro terreno temas míticos como “I Am the Walrus” o “Fool on the hill”. El resultado fueron una serie de versiones bastante alejadas de lo que son las canciones originales. La aportación en el caso de “Cindy” es distinta, porque nuestra versión no dista mucho de otras adaptaciones del tema, pero queríamos rendirle un pequeño homenaje a la película “Río Bravo”, y dejar así registro grabado de un tema que consideramos que nos queda bien, saca nuestra vena mas western y que suele triunfar mucho en directo.

Volvéis a elegir a Saúl Santolaria como productor, ¿es quien mejor os entiende ahora mismo para sacar todo el rendimiento posible a vuestra música?
Saúl es un técnico muy bueno, nos entiende muy bien y además las risas con él están aseguradas. Nos gustamos mutuamente.

Habéis estado de gira casi dos años seguidos y ya en breve volvéis a los escenarios, ¿es un tipo de dinámica que se hace necesaria hoy en día para mantener vivo un proyecto musical o es un tipo de vida que os gusta?
Un poco ambas cosas, aunque quizá la primera pese más. Por supuesto que girar nos encanta, pero lo cierto es que muchas veces las fechas, casi siempre en fines de semana, están reñidas con otros bolos más cerca u otros asuntos laborales, familiares o personales. Y en esos momentos se suele priorizar la gira, porque tocar como bien dices es la única vía para mantener vivo un proyecto musical. Creemos además que tenemos que aprovechar este dulce momento “post-Bankrobbers” en el que nos están llamando desde tantos sitios para tocar. ¡Y que siga así!

Y en esa continua estancia en la carretera en la que habéis estado recientemente, ¿no es obstáculo para componer y grabar nuevos temas? ¿No necesitáis para ello descansar y cargar las pilas?
La gira no es obstáculo para montar material nuevo. En invierno tocamos generalmente los fines de semana, lo que nos deja muchos días para componer y ensayar. Lo que sí dificulta y retrasa la composición de nuevas canciones son nuestras actividades musicales, profesionales y personales al margen de Dr. Maha’s. Lidiar con las agendas de los cinco no suele ser fácil.

Y recién terminada la gira de vuestro anterior disco, y solo con un material nuevo de extensión reducida, ¿a pesar de eso estaremos ante nuevos shows muy diferentes en cuanto a contenido a los vistos recientemente?
Habrá sorpresas y habrá elementos ya míticos. El tónico milagroso seguirá estando ahí como hilo conductor y eje del show. Al mismo tiempo, habrá bastantes novedades, pero no os queremos hacer spoiler…

Sois una banda que vuestro avanzar ha ido ligado a una mirada cada vez más orientada a décadas pretéritas, ¿es un recorrido que busca alcanzar la esencia de estos sonidos o responde a una cuestión de reflejar el momento concreto en el que estáis?
Es una mera cuestión de gusto y de añoranza por la música de una época muy prolífica y de gran calidad musical. No aspiramos a alcanzar la esencia de estos sonidos, porque no somos un grupo purista de género. Bebemos del western swing, del rhythm’n’blues, de la música latina… como también de la música de décadas posteriores, y todo ello desde la perspectiva de 2019. Diría que hacemos un mejunje de muchos elementos, música de autor que refleja el momento concreto en el que estamos ahora y los gustos e influencias actuales de las cinco personas que conformamos la banda, que son muchas y muy variadas.

Volvéis a publicar en vinilo este EP, siendo un formato que supongo os gusta y consumís, ¿es también algo que va ligado a la idiosincrasia del grupo y que le es natural?
Nos gusta editar en vinilo porque somos fans y consumidores del formato. Además, frente a un formato CD que parece estar en extinción, el vinilo cada vez se edita más. Por otro lado, el formato EP nos va como anillo al dedo, en tanto que se acerca bastante al concepto de los discos de pizarra de 1920, 1930 y 1940, discos que solían tener un solo tema en cada cara. En aquel entonces y hasta la expansión del LP, las canciones se concebían como entidades en sí mismas, no como parte de un discurso musical de mayor extensión.

Vuestro concepto musical está marcado por el sentido del humor e incluso la ironía. Al margen de ser un perfecto ingrediente para crear esos shows tan adictivos que hacéis, ¿es también una forma de ver, y de contar, la realidad?
Añoramos mucho el espíritu de cachondeo que reinaba en las canciones viejunas. Nuestras canciones suelen tener un envoltorio humorístico aunque muchas veces oculten un mensaje más serio o personal. Somos grandes fans del humor en todas las disciplinas y creemos que actualmente las propuestas musicales con guasa y jolgorio escasean bastante, frente al postureo penurias que está a la orden del día. La comedia siempre ha estado subestimada frente al drama.

Próximas fechas en directo:

– 8 Febrero: Urban Rock Concept, 21:30h – Vitoria-Gasteiz + O Sister!

– 9 Febrero: Kafe Antzokia, 21:00h – Bilbao + O Sister!

– 15 Febrero: Sala Niágara, 21:00h – Santander

– 16/17 Febrero: Savoy Club, Noche + Vermú – Gijón