Si hablamos de la escena thrash metal nacional, una de las mejores exportaciones de los últimos años es Crisix. Los de Igualada han ido abriéndose camino desde que lanzaran su primer álbum “The Menace” en 2011, un debut que recordaba a los mejores Anthrax y que era inevitable comparar con unos Angelus Apatrida que ya llevaban algún tiempo poniendo en el punto de mira en la escena  del país.

Cinco años después de aquel debut y tres después desde su último trabajo “Rise…Then Rest”, Crisix vuelven con “From Blue To Black” (Sobry Music, 16), un disco que esconde una crítica social frenética y furiosa, con espacio para la experimentación y su sentido del humor de siempre. Juli y Busi, vocalista y guitarrista de la banda respectivamente, nos cuentan más sobre su tercer álbum de estudio.

Acabáis de presentar “From Blue To Black”, un disco para el que habéis contado con la producción de Oscar AX como ya hicierais en “The Menace”.
(Juli) Nos sentimos muy cómodos. Trabajamos el primer álbum con él y tenemos plena confianza, conectamos muy rápido. Lo vimos una opción acertada por la proximidad que tenemos.
(Busi) Pero también queríamos cambiar un poco la masterización, así que siguiendo el consejo de Oscar decidimos trabajar con Jens Boergen.

Queríamos hacer apología de la libertad de expresión a raíz de temas como la ley mordaza que en plena democracia nos parece increíble que estén pasando”.

Jens Boergen ha trabajado con bandas como At The Gates, The Ocean… ¿En qué medida ha influenciado el sonido de esas bandas a “From Blue to Black”?
(Juli) En parte sí que nos han influenciado. Conocíamos el trabajo de Jens, pero nosotros estamos constantemente absorbiendo música, clásica y nueva. Nos enfrentaríamos a una lista de cientos de referencias que hemos estado escuchando mientras grabábamos el disco.
(Busi) A nivel de mezcla y sonido sí que buscábamos algo más concreto, una línea de guitarras rítmicas con mucha hostia, desde clásicos de toda la vida como Warbringer tirando hacia los nuevos discos de Testament.

Hablando de clásicos, una de las bandas con las que siempre se os ha comparado desde vuestros inicios es Anthrax. ¿Hasta qué punto creéis que la comparación os puede encasillar?
(Juli) No vamos a esconder que Anthrax es una de nuestras mayores influencias, de hecho Anthrax es una de esas bandas en las que los cinco coincidimos, pero realmente no nos ponemos límites. La premisa de la banda siempre es el thrash metal, pero si compones un riff que suena más a death metal o heavy… ¿Por qué lo vas a desechar? Lo bueno de crear música y de consumirla es no cerrarte puertas con todo lo bueno que te puede aportar. Podemos empezar el día con Jerry Lee Lewis y acabarlo con Cannibal Corpse y aquí no ha pasado nada.

Ya desde el primer momento con “Conspiranoia” dejáis claro que la crítica social tiene una presencia más importante en este disco.
(Juli) En “Rise… Then Rest” ya habíamos tocado más temas con crítica pero en “From Blue To Black” quizás lo hemos trabajado más porque hay más cosas que nos cabrean. “Conspiranoia” precisamente fue la otra opción que barajamos como título. Fue uno de los barajábamos al hablar de conspiraciones gubernamentales y el momento actual que vivimos.

¿ y qué hizo que os decidierais por “From Blue To Black”?
(Busi) Musicalmente y en cuanto a lírica se ve una evolución más clara, era el tema idóneo. Siempre lo decimos pero es la sensación que nos da, “From Blue To Black” es como coger “The Menace” y “Rise…The Rest” y elevarlo a otro nivel. No queríamos hacer otro disco de thrash, queríamos hacer el tercer disco de Crisix y este es el tema que mejor lo refleja.
(Juli) Habla de un tema que nos fascina y nos acojona a la vez, del ser humano como cáncer de la creación del planeta. Además fue un tema que lo trabajamos de una manera distinta. Busi tenía el concepto claro y a partir de ahí empezamos a darle forma a la idea, jugando con la dualidad de la vida y la muerte, de la creación al vacío de la nada.

Otro de los temas con más compromiso social es “Five As One”, en el que podemos escuchar muchas voces conocidas (como Juan de Soziedad Alcohólica, Guillermo Izquierdo de Angelus Apatrida, Pla Vinseiro de Mutant). ¿Cómo surgió la idea de estas colaboraciones?
(Juli) Queríamos hacer apología de la libertad de expresión a raíz de temas como la ley mordaza que en plena democracia nos parece increíble que estén pasando. Cinco voces y en cinco idiomas, por si no quedaba claro lo de la libertad de expresión.

Y entre conspiraciones y crítica, de pronto aparece “Psycho Crisix World”
(Juli) No hay que perder el sentido del humor. Siempre encontramos momentos para reírnos y autoparodiarnos aunque es verdad que con el tiempo nos hemos vuelto más serios.
(Busi) Puede ser la edad también… pero no perdemos el sello de identidad. El toque más funk de “Phycho Crisix World” fue fruto de un ‘no hay huevos’, algo parecido a lo que pasó con “Brutal Gadget”. Requena empezó con la intro y pensamos que como subidón fiestero con una letra autoparódica podía funcionar muy bien a modo de homenaje al universo de la banda.

Después de dos discos con tan buena acogida, ¿ha supuesto una presión añadida grabar From Blue To Black?
(Juli) No nos ha preocupado la presión porque siempre hemos tenido muy claro lo que queremos hacer, estamos muy orgullosos de poder decir que hacemos realmente lo que nos da la gana.
(Busi) En los dos discos anteriores sí que cada uno tenía su tema favorito, pero aquí los cinco coincidimos en que es difícil escoger un tema. La gente va a notar que hemos hecho algo especial cuando escuche el disco, notarán esa unión.