Ciencia sarcástica
Entrevistas / We Are Scientists

Ciencia sarcástica

Redacción — hace 14 años
Fotógrafo — Archivo

Son los penúltimos en subirse al carro del revival post-punk enfocado a la pista de baile. No ofrecen nada nuevo, al margen de su carisma y su particular sentido del humor. Pero, a falta de innovación, bienvenidos los hits. Y de eso “With Love And Squalor” (Virgen) está bien surtido.

Nada más verle el careto a Keith Murray (voz y guitarra), Michael Tapper (batería) y, muy especialmente, a Chris Cain (bajo), piensas que te encuentras frente a frente con unos genuinos nerds norteamericanos. Esos adolescentes apestados, miembros del club de ajedrez y blancos perfectos de todas las novatadas, que, movidos por el resentimiento deciden montar una banda de indie ortodoxo para demostrarle al mundo lo triste que resulta su existencia. Pero resulta que este trío afincado en Brooklyn (Nueva York) practica un post-punk bailable de lo más moderno. Con su primer single, la explosiva “Nobody Move, Nobody Get Hurt”, ya llamaron la atención de la prensa británica y acaban de formar parte del NME Tour, junto a Maxïmo Park y Arctic Monkeys.

“Nos tomamos muy en serio nuestro trabajo, pero no nos tomamos demasiado en serio a nosotros mismos”

En fin, que We Are Scientists son la penúltima sensación, y su álbum de debut “With Love And Squalor” la prueba de fuego que les separará del montón o, al menos, les mantendrá en el candelero durante un par de meses más. “Procuramos no darle demasiada importancia a lo que se dice de nosotros. Es peligroso ser un hype. Pero nosotros no somos como Arctic Monkeys. No somos tan jóvenes y que yo sepa ningún periodista se ha vuelto tan loco con nosotros como con ellos, al menos no por ahora (risas). Es una buena forma de que la gente te conozca, pero lo que pase después ya depende de tus propias cualidades”. Pero ¿se puede destacar siendo otro grupo de rock enfocado a la pista de baile? Franz Ferdinand, Kaiser Chiefs (a los que telonean en su gira europea), Bloc Party, The Futureheads y un larguísimo etcétera. ¿No está un poco saturado el mercado? “Nuestro sonido es parecido al de esos grupos, pero tenemos muchos signos distintivos, por ejemplo nuestras melodías son mucho más poppies que las de todos ellos”. Lo que está claro es que, como todos sus compañeros de generación, tienen la mirada clavada en la new wave y el post-punk, ¿o no? “Los grupos que más hemos escuchado son Pavement, Modest Mouse, Grandaddy… principalmente indie-rock de los noventa. Y Nirvana, por supuesto”. Por un momento pienso que me están tomando el pelo. Ese ritmo de batería… ¿No me puedo creer que no hayáis escuchado a Gang Of Four? “Pues no demasiado. Nos han influido más bandas actuales con las que hemos coincidido: Liars, TV On The Radio, Interpol, The Strokes. Todos tienen puntos en común pero son bandas muy diferentes”. La escena neoyorquina ha ejercido una influencia vital en el desarrollo de la banda. “Es una ciudad en continua ebullición, cada día hay nuevas bandas, los conciertos son baratos… se pueden hacer muchas cosas. Antes de salir de gira ya habíamos actuado en todas las salas de la ciudad. Por eso nos mudamos allí”. Por cierto que fue precisamente durante una mudanza cuando surgió el peculiar nombre de We Are Scientists (somos científicos). “Una vez alquilamos un camión de mudanzas y el tipo de la compañía nos preguntó si éramos hermanos, porque los tres nos parecíamos mucho. Dijimos que no. Luego nos pregunto que si éramos científicos. Nos gusto tanto que nos dijera eso que decidimos darle ese nombre al grupo. Me encantaría decirte que se debe a nuestra forma de componer o algo así, pero lo cierto es que se debe a esa estupidez”. No obstante, los motivos que les llevaron a hacer música no son menos fortuitos. “No teníamos ni idea de tocar un instrumento, pero teníamos muchos títulos chulos para nombrar canciones, así que decidimos montar una banda”. Quizás alguno de esos títulos han acabo dando nombre a singles potenciales del calibre de “This Scene Is Dead” o “It´s A Hit”, cargados de cinismo y dobles sentidos. “No me gusta ser muy específico. No sirvo para contar historias, prefiero escribir sobre sentimientos de forma abstracta”. Casi igual de abstracto es el sentido del humor del que hacen gala en su recomendadísima página web (www.wearescientists.com), donde, entre otras lindezas, incluyen sangrantes críticas firmadas por la banda o relatos dadaístas como “Una conversación con una marmota”. “No somos un grupo de broma, las letras no son graciosas. Nos tomamos muy en serio nuestro trabajo, pero no nos tomamos demasiado en serio a nosotros mismos… quizás eso sea lo que más nos diferencie de otros grupos”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies