ROMPIENDO MOLDES
Entrevistas / Cave In

ROMPIENDO MOLDES

Joan S. Luna — 29-01-2001
Fotógrafo — Archivo

Los trabajos de las formaciones de hardcore se amontonan en las estanterías de las tiendas especializadas. de ahí que, cada día más, los grupos deban agudizar el ingenio, pulir su estilo y dar con una personalidad que les convierta en una formación inimitable, al margen de las etiquetas, o por lo menos de modas pasajeras. cave in lo han conseguido hasta el punto de convertirse en una de las referencias necesarias para el futuro del movimiento.

Se lo apuntamos a propósito de la reseña de "Jupiter" (Hydrahead/Tralla, 00), nuevo largo de la formación y un nuevo cambio de timón, capaz de sorprender incluso a los más habituados a los desplantes del grupo estadounidense, de Boston para ser más exactos. Cave In han dejado a un lado sus rugidos más ariscos y malcarados, trocando salvajismo por desarrollos casi progresivos. Ahora Cave In no aúllan como en "Beyond Hypothermia", no buscan sonar pesados y rudos como en "Until Your Heart Stops", ni experimentan con la electrónica como en aquel "Creative Eclipses" (incluido en también en la edición europea vía Relapse del ya citado "Until Your Heart Stops"). Digamos que Cave In han descubierto a Pink Floyd, Radiohead y Neurosis de un tirón, optando por darle un trompazo de cojones a su carrera y convertirse en unos Cave In distintos como lo fueron los tres anteriores. O los Cave In que improvisan a sus anchas como The Sacrifice Poles o que incluso pueden permitirse aventuras paralelas como Kid Kilowatt, New Idea Society (junto a Mike Law de Eulcid) o los trabajos en solitario a lo Elliott Smith del vocalista Steve Brodsky, líder el combo y portavoz en nuestra entrevista.

"¿Qué hay de malo en que una banda intente retar al oyente en mayor medida que la mayoría de grupos de rock?"

En todo caso, empecemos con su opinión a propósito de este "Jupiter". "Nos hubiera gustado tener algo más de tiempo para la grabación y para las mezclas. Ha quedado muy bien sin tener demasiados detalles, como overdubs de partes vocales y cosas por el estilo. Por lo menos, podremos reproducirlo en directo con mayor fidelidad a lo que hemos hecho en el estudio. Digamos que es una combinación entre nuestro amor por la intensidad del mejor metal y la melodía de toda la música no metálica que escuchamos. Deberías ver los compactos que llevamos en la furgoneta, es divertido ver la variedad, lo cual ayuda a que no nos aburramos de la música que llevamos con nosotros". Esa es una de las virtudes de Cave In, ese interés por reinventarse, por no perder la ilusión, que les dirige hacia una mutación constante, algo que si bien consolida nuestro respeto y su reputación, bien podría ser una suerte de ahuyentador para sus seguidores menos inquietos. Aquellos que entenderán desconcierto en lugar de evolución. Los menos listos, vamos. "Hacemos música que nos satisfaga a nosotros mismos por encima de todo. Sería desagradable para la gente ver en directo a un grupo que no sintiera pasión por su música. Personalmente, no soy capaz de esconder mis sentimientos cuando una música en concreto no me interesa, así que "Jupiter" suena cómo suena porque nos apetece y porque hemos sido capaces de traducir en guitarras duras y baterías los desvaríos cósmicos que tenemos en la cabeza". Desvaríos cósmicos que han aparecido a la par con el descubrimiento por parte de los miembros de la banda de Boston de los Pink Floyd etapa Syd Barrett y de los Radiohead de "O.K. Computer". Un cambio de tercio ciertamente sorprendente para una banda de hardcore brutal que, desde ya, tiende incluso a lo progresivo. "Las mentes abiertas de los primeros Pink Floyd dieron un montón de colores a lo que podías escuchar en sus discos. He dedicado mucho tiempo a "A Saucerful Of Secrets" y ahí demuestran que hacían música para ellos y eso es algo que admiro mucho en cualquier tipo de banda. En cuanto a Radiohead, siempre he amado su sonido y el del pop británico, incluso antes de que se convirtiesen en lo que son actualmente. Te diría que, por lo general, he intentado modelar mis canciones siguiendo el ejemplo de Small Faces o Zombies. De todas formas, todos esos cambios en nuestra música… no soy exactamente el Stephen Brodsky que era hace tres años, hace cinco o hace diez… ¿debería entonces cambiarme el nombre? En una explicación menos extremista, existen muchas bandas que han hecho discos muy distintos y han cambiado de nombre, con lo cual los años anteriores de carrera se han perdido en la cuneta. Además, ¿qué hay de malo en que una banda intente retar al oyente en mayor medida que la mayoría de grupos de rock?". Nada. Más bien al contrario. De hecho, si os rendimos tributo es en parte por eso, en parte porque cada uno de vuestros discos ha conseguido ser una obra destacable por si misma. Eso sí, sin tener en cuenta proyectos paralelos y discos a editar en breve como "Moons Of Jupiter" (versiones en piano de varios temas de "Jupiter") o "Suburban Hell" (recopilación de demos). "Lo del piano surgió porque este verano estuve trabajando de pintor y usé un piano que había en una de las escuelas que estaba pintando. Las grabé por diversión y a los otros chicos del grupo les gustó la idea. Sigo tan rabioso como cuando Cave In hacíamos hardcore metálico, la diferencia es que ahora traduzco mis emociones de una forma distinta. Soy mayor y tengo una visión distinta del grupo de la que tenía cinco años atrás. La música más tranquila también puede hacerte sentir feliz, todo depende de quién la escuche. Y que editemos tantos discos puede parecer una salvajada, pero nos gusta editar nueva música. No tenemos ninguna pretensión de vender, vender y vender, es más bien una especie de hobby, como el ajedrez o pescar o hacer maquetas de aviones". rock?"

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.