“Sólo hago la música que me gustaría escuchar”
Entrevistas / Brittany Howard

“Sólo hago la música que me gustaría escuchar”

Toni Castarnado — 29-10-2019
Fotógrafo — Danny Clinch

Con “Jaime” (Sony Music, 19), Brittany Howard nos ha preparado un menú musical de digestión lenta, pero placer garantizado. Es un disco cuya escucha requiere paciencia, pero la compensa con grandes canciones. Puede sonar austero en algunos momentos y tremendamente ambicioso en otros. El objetivo de la cantante de Alabama Shakes era demostrarse a sí misma que era capaz de grabar un álbum de este calado sin desfondarse.

El próximo 2 de noviembre, Brittany Howard actuará en el BIME, junto a artistas como Jamiroquai, Michael Kiwanuka, Róisín Murphy, Mark Lanegan o Carolina Durante.

Para empezar, felicidades por el disco. Me ha encantado, es fantástico. ¿Crees que este era el momento adecuado para hacer un disco por tu cuenta? Has llegado a decir: “estoy cansada de que la gente adivine quién soy, que invente quién soy”.
Gracias por tus palabras. Básicamente es esto… Quería contar mi historia.

“Me encanta que mi voz cambie constantemente. Dar un empujón y experimentar distintos estilos de canto”.

¿Has encontrado una nueva dimensión de tu talento en este proyecto? Creo que, de alguna manera, lo necesitabas.
No estoy segura de que sea una nueva dimensión, pero sí suponía una oportunidad de expresarme a través de un nuevo lenguaje y tomar otros caminos. En la parte meramente creativa, la he disfrutado mucho.

¿Cuáles han sido las principales diferencias en el proceso de creación de este disco y los de Alabama Shakes?
El proceso de escribir de este álbum y “Sound & Color” no ha sido tan diferente, en cambio el de grabación sí. “Sound & Color” lo grabamos en cuatro o cinco sesiones durante un largo periodo de tiempo. En cambio, “Jaime” se hizo en Los Ángeles en varias sesiones. Obviamente, una de las principales diferencias es que cuando haces un disco en solitario todas las decisiones recaen sobre tus hombros, y eso es algo que he disfrutado mucho. Además, en esta ocasión estaba preparada para explorar un poco más la instrumentación. Tengo canciones sin bajo, sin guitarra e incluso una en la que estoy sola. Con Alabama Shakes solíamos escribir canciones en las que participábamos todos, en cambio en este disco pude experimentar con instrumentación y arreglos mucho más de lo que podía imaginar.

¿Qué importancia ha tenido la figura del ingeniero Shawn Everett? ¿En qué ha contribuido al álbum?
Shawn lo es todo. Es similar a mí en el estudio, le gusta jugar y divertirse. Probar cosas locas y ver qué pasa. Estar un día entero intentando sacar un sonido sin saber si va a poder hacerlo, pero está siempre abierto a intentarlo. Por cosas como esas amo trabajar con él. Shawn puede escuchar mis demos y entender mejor que ningún otro lo que estoy intentando hacer, y de ese modo, ayudarme a recrear esa acción en el estudio. Tengo una bonita y mágica relación de trabajo con él.

Gracias a la presencia de Robert Glasper y Nate Smith tu música tiene otro espíritu. No sé si te sientes así más libre, pero sí creo que tienes más opciones de desarrollar ideas.
Ellos me han ayudado a elevar a otro nivel lo que había escrito y añadir su toque especial a todas las canciones que tocamos. Estoy profundamente agradecida a que hayan acordado trabajar conmigo en este álbum. Nate tiene esa combinación única con todo, jazz, funk, rock… La batería en piezas como “Goat Head” o “13th Century” me han volado la cabeza, y la parte de teclado de Robert en esta última es de otro universo.

Antes de escuchar el disco tenía curiosidad por oír tu voz. ¿Cómo has trabajado en este aspecto? ¿Ha habido muchos cambios? Por ejemplo, “Short And Sweet” es muy cruda, muy blues, mi corazón se encoge cuando la escucho.
Me encanta que mi voz cambie constantemente. Dar un empujón y experimentar distintos estilos de canto. Lo hice en “Sound & Color”, aquí aún más.

Siempre se te ha comparado con Aretha Franklin, ¿cómo has vivido eso?
Yo también lo veo y me honra la comparación. Me entristeció mucho su muerte. Nos dio mucho a todos los niveles.

No has dejado de reivindicar a artistas como Memphis Minnie y Sister Rosetta Tharpe; has aprovechado cualquier acto o circunstancia para defender su legado. ¿A quién más desearías hacerlo?
Muy fácil, por este orden a Prince, David Bowie, Roberta Flack y Thom Yorke.

Precisamente, “Run To Me” parece un homenaje al “Nothing Compares To U” de Prince. ¿Qué nos puedes explicar sobre esto? En gran parte del álbum se percibe su influencia, creo que es grande.
Amo a Prince, y como bien dices, tiene una gran influencia en mi música. “Run To Me” fue una canción que escribí para mí misma. Por alguna extraña razón a veces me sentía extraña o ansiosa, y esperaba que al resto les pasara lo mismo que a mí. Lo más loco de todo esto es que usamos mi demo vocal de Garage Band (risas).

Una de mis canciones favoritas de “Jaime” es “Stay High”, que se sitúa justo en medio del góspel y el funk de los setenta.
Es una canción sobre la búsqueda de lo que nos hace feliz y vivir a tope ese momento. Y poder compartirlo, apreciarlo, con tu familia y la gente que amas.

Leí que dijiste: “tengo que hacerlo, porque es lo que quiero hacer”. ¿Crees que tienes una responsabilidad con toda esa gente que espera cosas de ti?
Esa es una gran cuestión. Sinceramente, sólo hago la música que me gustaría escuchar. Espero que la gente conecte conmigo y la ame de igual manera, pero si empezara a preocuparme por eso sacrificaría mi arte. Tengo que vivir con lo que creo, así que tengo que asegurarme de hacer lo que amo y defenderlo hasta el final.

“Jaime” está dedicado a tu hermana, ella te inició en la música. ¿Qué te diría si viera lo que has conseguido hasta ahora?
¡Espero que esté increíblemente orgullosa de mí!

“No hay arma contra esta soledad, excepto mis brazos amorosos”, es una de mis frases favoritas de este disco. ¿Cuánto amor y cuánta soledad hay en este disco?
La mayoría de mis discos tratan sobre uno y otro de igual manera, en ese sentido son equitativos. Tienen un gran poder.

En su día, Barack Obama te invitó a cantar en la Casa Blanca. ¿Qué le dirías a Donald Trump si lo hiciera?
¿Quieres que te diga la verdad? No creo que, ni pronto ni tarde, Trump me vaya a invitar a su nueva casa.

En un Lollapalooza tuviste la ocasión de cantar “Get Back” con Paul McCartney. No sé si has visto la película “Yesterday”, pero te imaginas un mundo sin The Beatles.
No la he visto, pero estoy muy agradecida a que existan The Beatles. ¡Estoy feliz de que estén en este mundo!

Finalmente, el otro día vi un video tuyo muy divertido en Instagram. Estabas en una especie de cuenta atrás a salida del disco, en tu casa con un gato bajo el brazo y muy excitada ante la idea que el disco iba a ver la luz.
(Risas) Era David, así se llama mi gato. Gracias por acordarte de él.

AGENDA
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
De 01/11 hasta 02/11/19BilbaoFestival: BIME

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.