La espera ha merecido la pena. Cuatro años es mucho tiempo, pero cuando el resultado es un arreón indie rock con el empuje de “Disco Nuevo” (Mama Vynila, 18) las dudas se despejan. Este viernes 16 de marzo Black Islands lo estará presentando en la sala Meteoro de Barcelona junto a los mallorquines Saïm.

Black Island suenan mejor que nunca y sorprende su manera de solventar el poso nostálgico de los noventa con gallardía, mirando de tú a tú a sus referentes. Según Javi Adrover, la voz del grupo: “Los noventa es la década en la que nos formamos como oyentes. Es así. Nos guste o no. Personalmente me impactó mucho descubrir en directo a Fugazi, a Sebadoh presentando “Bakesale” o a Pavement, pero no estamos anclados en ninguna década. Siempre hemos escuchado música de todas las épocas. Y así seguiremos. Y no pienso escribir nunca más otra referencia a los noventa… (risas)”.

Imbuidos en un imaginario poblado de toda clase de especies animales, desde su Montaña mágica, divisan el mundo que entra por las rendijas de su ventana. “Pedro y yo vivimos en una casa cerca del prepirineo catalán. Allí ha nacido el grupo. Dani y Manu suben cada finde a ensayar. Se quedan a dormir. Allí ensayamos, cocinamos, bebemos, discutimos… “Montaña Mágica” hace referencia a la montaña que se ve por la ventana de nuestra cocina. Hay muy poca población aquí y es bastante habitual ver zorros, gamos, buitres, tejones, escolopendras… Me resulta casi inevitable que se vayan colando todos esos animales en las letras. Queremos a los humanos, a unos más que a otros. Pero a los animales, los queremos a todos”. Tanto es así que canciones como “Reino animal” abren una vía crítica, nacida de su propia inercia creativa. “Cuando quieres hacer una canción sobre algo, generalmente acaba en un cajón. Es difícil decir cómo nacen las canciones. Diría que es un poco como echar las cartas del tarot. Lanzas unas cartas (en este caso acordes) y con lo que te sugieren, empiezas a construir una historia encima. Probablemente la historia que cuentes tendrá algo que ver con lo que pase en tu subconsciente. Tienes que cantar cosas que sientas de verdad, de lo contrario puedes acabar haciendo canciones anodinas y sin alma”. Unas a las que han proporcionado un cambio hacia el castellano, vital en su progresiva evasión hacia una isla musical propia. “Siempre hemos compuesto en los dos idiomas, pero en su momento mi inseguridad hizo que acabásemos publicando una sola canción en castellano, “Benicàssim 97”. Ahora todo fluye más. Los ensayos se han vuelto bastante más divertidos desde que todos entienden lo que canto (risas). Pedro hace coros, Dani a veces deja de tocar la batería y se acerca también al micro. Manu a veces nos mira con ojos de ‘¡tíos!, estáis fatal’. El castellano nos ha unido más. Por otro lado, no renegamos del inglés. Nos guste o no, fueron sobre todo los ingleses y los norteamericanos los que en mayor medida nos motivaron en su día a coger una guitarra. Qué menos que dedicarles nueve canciones en el primer disco. Para nosotros no tiene sentido ahora cambiarnos el nombre. Somos lo que somos. Este es nuestro ADN. Si sabes lo que cantas, adelante”.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
viernes 16/03/18BarcelonaMeteoro21:006€