Batec es una de esas formaciones que se mueven en el punk rock como peces en el agua, aunque su nombre no cope titulares. Su segundo larga duración, “Cicatrius de guerra” –publicado por diversos sellos– lleva unos meses publicado, pero la banda sigue luchando contra viento y marea.

Cuando un grupo publica un nuevo trabajo, lo más corriente es decir que han dado un paso adelante con respecto a sus pasos anteriores. En vuestro caso, ¿qué cambios hubo entre “Ara i sempre” y “Cicatrius de guerra” desde vuestra perspectiva? Yo creo que más que un paso adelante, vuestro segundo larga duración supone la confirmación de lo que queréis hacer.
Por la proximidad en el tiempo entre los dos trabajos (2016 y 2018), sí que se podría decir que el segundo trabajo es una confirmación en la línea y estilo del grupo. ¡De momento nos ha funcionado y nos gusta! Vamos a decir un clásico, pero creemos que “Cicatrius de guerra” está más trabajado y equilibrado que “Ara i sempre”. Técnicamente, a nivel de guitarras, está un poco más elaborado, tiene temas rápidos, a medio tiempo, algunos más alegres, otros más oscuros… Por lo que respecta a las letras seguramente tiene más variedad que el primero. Con “Ara i sempre” fue todo más visceral, éramos dos locos sacando ideas y demos sin descanso y la novedad nos entusiasmó muchísimo. En “Cicatrius de guerra” hubo más estrategia de guerra, todo un poco más estudiado y ya contábamos con la formación actual al completo en el local de ensayo. ¿Habrá funcionado?

“Nosotros creemos que una vez presentas tu trabajo la gente decide si le gusta o no, así que lo más importante es que te guste a ti mismo”

Os he visto en directo abriendo para otras bandas catalanas que han subido escalones a lo largo de estos años, pero todas cuentan con vosotros. ¿Existe una familia en el punk rock català? ¿Qué creéis que os falta a vosotros para dar también ese salto para alcanzar a más público, si es que os falta algo?
Si algo nos ha aportado la música, desde que éramos muy jovencillos, ha sido buenas amistades. Y si se acuerdan de nosotros cuando organizan conciertos es algo que nos alegra muchísimo. Es cierto que existe una especie de familia y que nos llevamos muy bien desde hace años. Ahí quedan mil y una noches compartiendo birras e ilusiones en el Matadero Punk, en el Skorpions, en la Fabrika, o en mil y un antros más. Algunos nos conocemos más y otros menos, pero parece que hay una “escena” (o llamadle como queráis) bastante activa. Hemos compartido escenario con muchísimas bandas y, poco a poco, van saliendo más y más grupos de Catalunya, indistintamente del idioma en el que canten. Eso, sin duda, es positivo. En cuanto a qué nos falta para dar un salto y alcanzar más público, podemos decir que hacemos música porque es una de nuestras pasiones, para pasarlo bien y, si es posible, aportar nuestro granito de arena en proyectos que creemos y compartimos. Si además te escucha y viene a ver más o menos gente, pues genial. ¡Esta es nuestra aspiración! Es cierto que a todo el mundo le gusta tener gente delante cuando toca, pero no tenemos una pretensión de llegar a vivir de esto o de vender discos para sacar dinero. Nosotros creemos que una vez presentas tu trabajo la gente decide si le gusta o no, así que lo más importante es que te guste a ti mismo y si puedes cubrir gastos para no meter pasta para la próxima grabación y viajar con el grupo pues genial. Lo de subir escalones es un propósito que en muchas ocasiones huele mal y quién sabe si luego puedes llegar a bajarlos de dos en dos en forma de voltereta.

En Catalunya, años atrás, había una gran escena de street punk de cierta repercusión, pero da la impresión de que ahora mismo ha pasado a un segundo plano de la actualidad. ¿Cuál es vuestro punto de vista?
En general, si te fijas en la media de edad en los conciertos de punk rock, street punk, hardcore… da bastante vértigo. ¿Es posible que a las nuevas generaciones no les motiven mucho estos ruidos y sus mensajes? Por supuesto, hay excepciones, pero no hay tanta multitud de gente joven como anteriormente. No frecuentamos conciertos de mestizaje, rumba y todos esos sonidos más actuales, quizás esté todo el mundo allí. La gente de “años A” cada vez sale menos de conciertos, las bandas veteranas lo van dejando (luego vuelven y lo dejan otra vez) y así podríamos continuar con este discurso bastante derrotista hasta el infinito. ¿Puede que sea la mierda de la edad? ¡Esperamos que no! Si lo miramos con otra perspectiva, van saliendo nuevos grupos interesantes, gente que sigue picando piedra y quien sabe si mañana esto arrancará otra vez…

Por otro lado, diría que vosotros venís musicalmente de una tradición más anglosajona, y diría que vía Estados Unidos, más que catalana o española. Una vez más, ¿cuál es vuestro punto de vista al respecto?
Cuando empezamos con la banda una de las premisas era hacer algo distinto a nuestros grupos anteriores. La base seria el punk rock igual pero las influencias irían más hacia grupos del guiri. Si me hablas de Street Dogs, Rancid, Cock Sparrer, The Clash, Dropkick Murphys y esos estilos… son influencias para algunos de nosotros, no nos molesta para nada reconocerlo. Aunque en el grupo cada uno tiene su estilo y al final sale lo que sale.

¿Es un inconveniente para vosotros ser de la zona del Vallés?
¡Nooooo, para nada! Estamos muy contentos de seguir el camino, a nuestra manera, que han hecho bandas como Código Neurótico, Inem Killers, The Anti-Patiks, Kraneo… y aunque tenemos que ver más con unos que con otros estamos muy cómodos y orgullosos de pertenecer tanto al Vallés como a Ponent. Lo que cuenta es la música.

Estamos acostumbrados a que las bandas que cantan en castellano, inglés o euskera puedan girar por todo el país y captar a audiencia de distintas partes de la península. Recientemente, Crim están dejando claro que una banda que canta en catalán también puede conseguirlo. ¿Creéis que grupos como vosotros podrán aprovechar ese camino abierto, o por contra creéis que ese camino lleva años abierto?
Nosotros consideramos que cada banda hace su camino por méritos propios. Hay muchos caminos y cada cual escoge el que quiere y/o puede. Lo de Crim nos parece genial y nos alegramos mucho por ellos porque se lo merecen. Tenemos una buena amistad con ellos y es genial ver que bandas con las que has compartido mucho les vaya tan bien. En la música, el mensaje y las letras son muy importantes. El catalán, como podría ser el euskera u otras lenguas, lo utiliza menos gente y, por lo tanto, ahí ya hay un punto de partida. Luego está el tema de “estar en el sitio adecuado, con la gente adecuada, en el momento adecuado”. Pero, sin duda, lo más importante es que la música llegue y sea buena. Las bandas que llenan conciertos actualmente, en general, llegan a un tipo de público muy amplio y variado. Por los motivos que sea… Y, evidentemente, con más o menos ayuda de terceros. El resto ya se sabe, en nuestro querido y preciado “gueto”. Nosotros estamos muy cómodos en la posición en la que estamos, hacemos música que nos gusta y lo hacemos en catalán porque queremos. Hemos metido euskera en algún tema y no descartamos sacar algún tema en inglés también. Cabe decir que de punk rock en catalán, con sus altibajos, siempre ha habido y de muy bueno. Ahora parece que llega a más gente y que el estilo se ha abierto un poco más.

“Cicatrius de guerra” se ha publicado en CD y en vinilo gracias al trabajo conjunto de diversos sellos. ¿Cómo se consigue que tanta gente distinta apueste por vosotros?
¡Teniendo buen@s amig@s y compartiendo proyectos! Realmente cuando sacamos el disco no nos fue difícil que algunos sellos nos echaran un cable o nos lo publicaran directamente. Ya teníamos contacto con algunos que les había gustado el primer disco y nos dijeron que para el siguiente nos ayudarían. Les gustó lo que hicimos y les pareció interesante coeditarlo; nos sentimos muy afortunados. ¡Ahora también nos han hecho una cerveza! Nos ofrecieron la oportunidad de ponerle nuestro nombre a la nueva IPA de “The Anti-Patiks cervesa artesana” y estamos contentísimos porque está muy buena. ¡Probadla!

Han pasado casi nueve meses desde que se publicó “Cicatrius de guerra”. ¿Para cuándo nuevo material? Lo que estéis preparando nuevo, ¿seguirá una línea similar a lo planteado hasta el momento?
Ahora mismo nos estamos centrando en la composición de los nuevos temas que sacaremos próximamente en un EP. En principio para después de verano.

¿La línea será similar?
Es posible, pero intentaremos sacar buenos temas que nos gusten mucho y no meter relleno. Tampoco nos cerramos a hacer cosas que consideramos novedosas así que estad atent@s…

¿Dónde se os podrá ver en concierto durante los próximos meses?
De momento hemos cerrado la temporada de conciertos de presentación de “Cicatrius de guerra”, que no han sido pocos, y lo hemos pasado en grande. Ahora tenemos un par por Catalunya después de verano, pero queremos encerrarnos en el local a componer. Si queréis saber más de nosotros seguidnos en nuestras redes sociales. Salut!