Basanta está compuesto por Sol, Azufre, Sal, Tierra y La Santa; cinco seudónimos que identifican a los autores de  “Colorama” (C4Music, 2018), un disco de rock contemporáneo donde cada una de sus canciones se convierten en fórmulas mágicas elaboradas bajo la influencia del ocultismo y una selección de brillantes líneas melódicas.

Conformar la imagen y el discurso  de un grupo rock tiene en según qué casos, un importante valor artístico. En el de Basanta se percibe cómo algo trascendental al recurrir a máscaras y  simbolismos que van más allá de de la experiencia estética.  “Esta es la forma de personificar nuestro mensaje. Las túnicas negras y las máscaras fueron la primera puesta en escena del teatro griego y los símbolos que portamos en ellas, nuestros seudónimos, vienen de la alquimia y el hermetismo, de Hermes Trismegisto. A ello le sumamos el diseño del resto de máscaras: unas representan la parte pagana y naturalista de nuestro discurso con cornamenta de animal y corteza de árboles”, responde Sol. El peso de la imagen en la identidad del grupo es de tal calado que uno se pregunta si  el impacto de sus canciones sería el mismo al tocarlas a cara descubierta. “Sin máscaras tendríamos mucho más éxito pues somos extremadamente atractivos y atractivas. El Gran Arquitecto nos esculpió muy bien”.

Las canciones incluidas en “Colorama” consiguen transmitir un sonido propio elaborado a partir de múltiples influencias, la de Broken Bells y TSOOL surgen tras escuchar “Cristal” y “Tentación”. Aunque las fuerzas permanecen equilibradas  hay algunos rasgos que prevalecen sobre el resto. “Sin duda The Soundtrack Of Our Lives es una influencia, no solo musical, a simple vista puedes ver simbología hermética en Ebbot. A todos nos gustan las guitarras y la psicodelia pero siempre estamos flirteando con nuevos moldes en nuestro sonido para difundir la palabra. Quizás los puristas en nuestro segundo largo nos llamen herejes. Sería fantástico”.

“Llamamos a todos aquellos que sienten el rugir de los diablos del rock and roll en su interior a que se unan y reclamen lo que les pertenece”

La letra de “Legión”, una de las canciones que aparecía en su primera maqueta y que ahora se incluye como bonus track en la edición digital de “Colorama”, comienza con una sentencia: “en la radio ya no suena rock and roll”, que tanto puede expresar satisfacción cómo desencanto. “Con “Legión” llamamos a todos aquellos que sienten el rugir de los diablos del rock and roll en su interior a que se unan y reclamen lo que les pertenece. De ahí la cita de La Biblia en la que Jesús le pregunta a un hombre poseído: “¿Cuál es tu nombre?” y él responde: “Mi nombre es Legión, pues somos muchos”. La radio le dio la vida al rock pero en las últimas décadas también le ha dado la espalda. El romanticismo nos obliga a pelear por ello sin negar otros estilos. Todos podemos convivir en las ondas. Y la radio siempre estará ahí a pesar de que Youtube killed the radiostar”.



Siguiendo con las letras, en “Emperador” hacen mención a “Soylent Green”, los filetes de carne sintética  que alimentan  el Nueva York de 1999, tal y cómo retrata el escritor Harry Harrison en la novela de ciencia ficción “¡Hagan Sitio!, ¡Hagan Sitio!”  (1964),  que Richard Fleischer llevó al cine en 1973, y bien podría ser una crítica hacia la deriva deshumanizadora presente en la sociedad actual. “Exacto. Gracias por ser el primero en citar la referencia. Nada que añadir”. “Arde”, además de cerrarlo, es, una de las grandes canciones del disco. Su fuerza va creciendo segundo tras segundo hasta llegar al estallido final con un saxo alto acreditado, sorpresa, a ¡John Zorn! “Gracias. Con “Arde” cerramos los conciertos y la disfrutamos más que en el disco si cabe. Lo de John Zorn es un secreto, solo podemos confesar que surgió a través de Youtube”.

Hasta hoy Basanta han publicado dos trabajos audiovisuales con otras tantas canciones de este nuevo disco; el correspondiente a “Inferis” obtuvo  el premio al mejor videoclip en el Festival  Primavera do Cine (Vigo), y el último, “Gris”, reúne distintas miradas a tradiciones ancestrales de una Galicia que todavía conserva el carácter animista de anteriores habitantes de esta tierra. Una temática muy acorde con la propuesta de esta banda  que conecta con el arte y la filosofía del ocultismo, “trabajamos con Xaime Miranda, un joven director con el que conectamos profundamente. Le enviamos el disco, le transmitimos las ideas que teníamos y le encantó el proyecto hasta convertirse prácticamente en un sexto miembro de la banda en la sombra. Le interesa el ocultismo y ha participado de nuestros rituales privados alguna vez”.

En la hoja interior del disco en vinilo citan cerca de treinta instrumentos – sitar, theremin, mellotron, vibráfono,…-  utilizados a lo largo de la grabación registrada en los estudios de Paco Loco en el Puerto de Santa María (Cádiz), sin utilizar plugins digitales ni recurrir a sonidos de librería. El próximo viernes 16 de noviembre en Madrid, y el sábado 29 de diciembre en Vigo se presenta la oportunidad de ver y escuchar el trabajo de uno de los grupos de rock más sorprendentes de los últimos años. “Lo hemos adaptado de la mejor manera que hemos podido para ser lo más fieles al disco. También nos planteamos, en cuanto la logística lo permita, llevar un músico que toque el Mellotron, ese sampler mágico de cinta que nos descubrieron Led Zeppelin y los Beatles, y que como si de un límite del Final Fantasy VII se tratase, es capaz de vibrar en todos los colores”.