Ori Kaplan (saxofón) y Tamir Muskat (batería, programaciones y productor) fundaron Balkan Beat Box en 2003. Ambos nacieron y crecieron en Israel hasta que, a principios de los noventa, se trasladaron a Nueva York. Allí tocaron y grabaron con bandas de la escena underground como Gogol Bordello, Firewater o Big Lazy. Poco después se sumó el carismático MC Tomer Yosef al proyecto, completando ya lo que es su corazón principal.

La propuesta de Balkan Beat Box mezcla electrónica, sonidos de los Balcanes, rock, reggae, dancehall o klezmer, o sea “global sound” y con un directo enérgico y contundente. Llevan cuatro discos grabados y justo ahora están trabajando en el quinto, pero el éxito de “Talk Dirty”, la canción del gran ídolo del R&B Jason Derülo, que utiliza gran parte de los saxos de su canción “Hermetico”, les cambió parte de su vida artística. Entrevistamos a Ori Kaplan en Barcelona justo antes de uno de sus explosivos conciertos y nos los cuenta gracias a la traducción de Adriana Cordeiro de Festivaleros.

En los tiempos actuales ya parece hasta raro hacer gira sin tener nuevo disco. Justo acabáis de editar un single de adelanto de lo que será vuestro próximo trabajo, ¿no es extraño empezar ya la gira?
Es cierto. Lo normal ahora es tener nuevo disco para hacer gira, pero pese a ello tenemos sold outs en varios sitios y será un buen calentamiento para acabar el disco. El nuevo single, “I Trusted U”, lo hemos sacado en Youtube y se está viendo mucho. Creo que el concepto de “disco” tiende a morir y no porque lo hayamos querido, sino que es la realidad. Haces doce canciones fantásticas, pero todo el mundo elige dos y el resto nadie lo escucha.

“Intentamos evitar que nos encasillen y ese es el concepto básico de la banda. Nos gusta enriquecernos con nuevas influencias y ampliar nuestros límites”.

Pero ya os tocaba editar disco nuevo. En 2014 me dijiste que ya lo estábais grabando, que de cuarenta bases diferentes habíais sacado ocho canciones nuevas que ya estaban medio hechas.
Tenemos diez, pero las estamos completando. Vamos a sacar el disco en septiembre u octubre. Para mí, ahora mismo, el disco es importante para la prensa, es una necesidad de promoción. Para nosotros cada vez que sacamos un single es como editar un disco, porque trabajamos muy duro en ello. Para cada canción intentamos hacer un vídeo y para este nuevo disco haremos por lo menos cinco y eso implica mucho trabajo. Ahora si quieres que el público tenga la experiencia completa, necesitas la parte visual y estamos experimentando con eso. Por ejemplo, Tomer Yosef, nuestro cantante, dirigió el vídeo de “I Trusted U”. Trabajó mucho practicando tango y lucha libre y hasta se rompió una costilla.

De hecho, hace años, Peter Gabriel ya avanzaba que se iba a acabar la tiranía de los álbumes, porque el autor podría ir haciendo canciones y darlas a conocer a su público sin tener la necesidad de meterlas todas juntas.
Exacto. Como te decía, todas las canciones que hacemos ahora tienen su propia idea, su propio visual. Aunque hay un hilo conductor, porque tenemos una estética, que llamamos la estética BBB, y todo tiene nuestro groove, algo reconocible.

Se os suele asociar con grupos como Gogol Bordello, Goran Bregovic o Emir Kusturica, que están dando a conocer la música balcánica en todo el mundo, pero ¿os sentís dentro de alguna escena?
Intentamos evitar que nos encasillen y ese es el concepto básico de la banda. Nos gusta enriquecernos con nuevas influencias y ampliar nuestros límites. Nuestros fans ya saben que con cada disco vamos a venir con algo diferente, que no vamos a seguir ningún género pre-escrito. Porque nos gusta mezclar cosas, esa es nuestra esencia… melodías orientales, funk, jazz. Tomer viene del viejo funk y del reggae, etcétera. Tamir es un productor increíble y de múltiples géneros. Por eso no podemos encasillarnos, porque si no haremos un disco de mierda.

Pero seguro que en festivales coincidís con grupos con los cuales os sentís identificados o cercanos
Sí, sí. Nos gusta tocar en festivales y encontrarnos con grupos afines. Nos gustaría tocar en un festival en el que estuvieran Buraka Som Sistema, M.I.A., Kendrick Lamar, Goran Bregovic, Die Antwoord y nosotros. Sería el festival perfecto. Creo que las cosas más interesantes que están pasando ahora ocurren en hip hop porque Lamar ha hecho una revolución. Su disco es súper abstracto, los beats son maravillosos, los ritmos son muy ricos y la emoción, expresión y la positividad del mensaje, han abierto una nueva dirección. Para mí es el mejor álbum de hip hop de los últimos diez años. En nuestro caso, nosotros mezclamos, pero la gente sigue escuchando nuestra música. Tomer es Tomer, es su voz, el groove de Tamir, mis melodías, siempre tienen este sonido. La idea de Balkan Beat Box es que hemos elegido el nombre equivocado, no es un buen nombre para nosotros. Deberíamos llamarnos Afro Latin Balkan Mediterranean Beat Box (risas). Eso es lo que somos, pero no lo pudimos poner todo y elegimos BBB. Después de doce años todavía somos como una familia. Somos grandes amigos y nos encanta seguir haciendo música juntos. Esa es la razón de que en nuestra música siempre haya cosas nuevas.

Volviendo el próximo disco, ¿habrá colaboraciones?
Sí, estamos colaborando con A-WA, tres chicas de Yemen. Tomer les produjo su disco y les ha dirigido un vídeo. Y hemos trabajado también con Trinidad James, que hace gangsta rap. Planeamos hacer más cosas, pero aún están por ver.

¿Las letras de las nuevas canciones tratan temas sociales como ya ocurría en el disco anterior?
Sí, pero creo que son algo más personales, más sobre qué hacer contigo mismo y con las personas que quieres. Nuestras letras son sobre el trabajo, sobre la vida, sobre la realización, que está conectada con la sociedad, pero siempre son personales y mantienen una cierta conciencia social.

“Ahora tenemos el poder, lo administramos todo nosotros. Sin jefes, somos dueños de los masters e internet es nuestro medio”.

Cada uno de vosotros tres tenéis proyectos paralelos, ¿por qué necesitáis hacer estos breaks en la banda y trabajar en otros grupos?
Yo diría que Balkan Beat Box es el gran tren, la nave nodriza para mantener el terreno fértil y que necesita tener diferentes fuentes de inspiración que son los proyectos paralelos. Necesitamos ese otro tiempo para abrir la mente y es bueno para todos.

¿Influye también el que los tres hayáis sido padres?
Por supuesto, es un giro en tu vida, te cambia todo incluyendo tus relaciones. Se trata de crear un equilibrio entre la responsabilidad y el encontrar la disciplina para ser artista. Es diferente porque cuando tienes veinte o treinta años puedes descontrolar tu propio tiempo, pero ahora tienes que estar más centrado.

¿Y se lleva bien eso de tocar delante de 40.000 personas y luego llegar a casa y que te digan, toma, tienes que cuidar tú del niño?
Sí, claro. Cambiamos de tocar en un gran concierto para llegar a casa y hacer de canguro. Son cosas que se complementan y una sin la otra es como tener un vacio. Creo que todos lo necesitamos. Es bonito tocar música en directo y es maravilloso trabajar en el estudio, pero cuando vienes de un concierto y no tienes a nadie con quién estar, sientes un gran vacío. Estamos contentos con la idea de que tenemos niños para cuidar, para verlos crecer. Nos llena y nos da inspiración. Además nuestros niños tienen la misma edad y pueden jugar juntos.

¿Os han llegado otras peticiones a raíz del sampler de Jason Derülo con la canción “Talk Dirty”?
Primero tengo que decir que fue increíble que esa canción llegara a número uno en las listas de éxitos. Fue una locura porque normalmente nuestra música pasa desapercibida, es música para tocar en directo, no para la radio. Por eso cuando él lo hizo fue una gran sorpresa. Por ello recibimos unos buenos derechos de autor, así que ya no necesitamos ningún sello discográfico. Lo hemos invertimos todo en el grupo y hemos creado nuestro propio sello, Digital Monkey. Ahora podemos pagarnos la producción y hacer nuestros videos.

¿Y eso gracias al sampler de Derülo?
Sí, gracias al sampler. Ahora tenemos el poder, lo administramos todo nosotros. Sin jefes, somos dueños de los masters e internet es nuestro medio. Podemos hablar directamente con los fans, podemos tener un pequeño programa de tele en Facebook en el que hablamos con nuestros fans. Gente hablando con otra gente. Es un gran “que se joda el sistema (fuck the system)” gracias a Jason Derülo.