Bailarás
Entrevistas / Infadels

Bailarás

Natxo Sobrado — 23-09-2008
Fotógrafo — Archivo

En el rock llevan surgiendo algunos grupos en los últimos años que buscan en la electrónica el complemento perfecto a las guitarras y la batería. Todo para que el que lo escuche se anime a bailar en cuanto suenan los primeros acordes. Infadels es uno de esos grupos. Desde Londres, acaban de publicar su segunda referencia, “Universe In Reverse” (Wall Of Sound/Pias), y tienen muchas ganas de transmitir su alegría.

La alegría, ese estado exultante que puede vivir un grupo cuando a un corriente debut bajo el título “We Are Not The Infadels”, le sigue un álbum con cuerpo, donde el sonido ha mejorado tanto que se olvidan sus inicios. Es comprensible, ya que la banda está en su mejor momento, sobre todo si se le permite vivir de la música como ahora les ocurre a Infadels. “Nos gusta pensar que nuestra música es como un sueño. Definitivamente, estamos contentos de hacer lo que hacemos ahora mismo”, comenta Bnann Watts, voz y guitarra del proyecto, y una de las cabezas pensantes junto a Matt Gooderson, guitarras y teclados.

“Nos gusta pensar que nuestra música es como un sueño”

El sueño lo transmiten en su música: canciones muy vitalistas, donde el indie rock de siempre se deja contagiar de la electrónica que llevan unos años usando los grupos de rock bailable. Para “Universe In Reverse” las guitarras ganan más protagonismo, decisión que explica Bnann Watts: “Creo que en este disco se oyen más a los músicos del grupo, al igual que todos los instrumentos, pero aún queda mucha electrónica detrás”. Y es que cuando se habla con el cantante de cuáles son sus referentes, cita a nombres tan importantes como “Moderselektor, Prodigy, y cosas así. Mucha electrónica rara y fantástica… Justice, Daft Punk y gente en esta línea”. Aún así, la batuta del álbum “This Is Hardcore” de Pulp y muchos otros del brit pop sigue apreciándose (no obstante, el propio Googerdon fue el líder de la banda del género Greenship), pese a que Watts sólo lo admita en parte. “No nos consideramos influenciados por el pop británico. El único grupo que si nos ha influenciado es Blur, pero no nos consideramos dentro del brit pop. Estamos más interesados en la electrónica ‘rara’ y en el garaje”. Sea como fuere, han pasado sólo dos años entre los dos álbumes y parece haber sido una eternidad. El grupo firma un trabajo propio que se espera cuando ya llevan unos años en activo y la experiencia de más trabajos. Empiezan con “Circus Of The Mad” y las intenciones ya están sobre la mesa: Búsqueda de un hit efectista para romper y ningún parón hasta llegar a “Million Pieces” o “Universe in Reverse”. Watts resume con sencillez el proceso de composición. “Básicamente empezamos desde un punto, yo empiezo con la guitarra acústica, y luego Matt entra con la electrónica, Alex (Bruford) hace algo de percusión, entonces Wag (Marshall-Page) y Richie (Vernon) entran y dan sus ideas. Todo esto evoluciona a un acabado de Infadels. En realidad, empieza con un acústico y se desarrolla hasta algo con nuestro sello personal”. El reconocimiento adquirido les ha venido dado, en parte, por su gran actividad en directo, donde llevan ya más de trescientos conciertos, teloneando a gente como The Chemical Brothers o Franz Ferdinand. A ellos es lo que más les gusta, y de entre todas sus experiencias, el percusionista, Richie Vernon, se queda con la más salvaje. “Estuvimos de gira con Art Brut, creo que fue en Hamburgo donde aterrorizamos los bares, fueron un poco gamberros y la policía nos perseguía de un sitio a otro”. Prometen seguir creciendo, pero siempre con cierta modestia, como Watts dice: “acabamos de empezar. Creo que este álbum es mejor que el primero, y que el tercero será aún mejor”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.