Ataque masivo
Entrevistas / Asian Dub Foundation

Ataque masivo

Carola Pérez — 07-04-2005
Fotógrafo — Archivo

Llevan cinco discos sin bajar la guardia. Será porque para ellos cada nuevo disco, incluido el reciente “Tank” (Emi), es una nueva oportunidad para reivindicar la auténtica libertad de las personas más allá de barreras sociales o políticas.

Siempre he sentido cierta simpatía por los grupos que utilizan la música para difundir un mensaje sin caer en el panfletismo barato o en utopías irreales. La carrera de Asian Dub Foundation ha estado marcada por cierta preocupación por las desigualdades sociales y las injusticias políticas que se viven habitualmente en este planeta. “Bueno, ya sabes lo que ha ocurrido en el mundo durante estos dos últimos años. Nosotros sólo hablamos de lo que vemos, de lo que pasó después del 11 de septiembre y de cómo eso afectó al resto del mundo de un modo increíble, tanto en lo político como en el miedo provocado, etcétera”. Una auténtica locura que nos ha tocado vivir por cojones intentando que lo aprendido no caiga en saco roto. Menos mal que todavía quedan grupos y colectivos que se preocupan por denunciar la situación e intentar que, mediante la música, todas las miserias duelan menos. “Para nosotros la experiencia vivida en países como Brasil es indescriptible. Quizá es la mejor gente que hemos conocido, su actitud hacia la música es apasionante, vas allí e intentas no caer en esa dinámica de violencia, prostitución. Nosotros fuimos, visitamos las fabelas, y comprobamos cómo la gente se unía a nosotros y disfrutaba con nuestra música. Algo parecido también ocurría en Cuba”.

“…es un problema de estructura, de los errores masivos que ha cometido la industria musical a lo largo de todos estos años…”

”Tank” supone la continuación de un viaje que comenzó hace doce años y que ha dado como fruto un buen puñado de discos. El nuevo te sorprende con su primer tema “Flyover”, que entra como una apisonadora y te va transportando por todos y cada uno de los problemas del mundo: el petróleo, la desesperanza, el abuso de poder, hasta acabar en “Melody 7”, instrumental que nos hace un pequeño parón y nos permite reflexionar antes de que nuestra respiración recupere su ritmo normal. “Los temas del disco son muy fuertes, van todos juntos y creemos que queda muy bien el modo en que uno enlaza con el siguiente. ´Melody 7´ es muy reflexivo, no hay letras y cuenta una historia, una extraña historia de amor. Este tema está grabado en directo en un teatro de Venecia en 2003, en el que colaborábamos distintos músicos de todas partes: británicos, americanos, indonesios… Es un tema que habla de la separación, del amor, de las no fronteras, de la conexión a través de la melodía, de las diferentes emociones. Por eso quisimos terminar así, porque éste no es un disco con una sola dimensión”. Cierto, es evidente que “Tank” no tiene una única dimensión: cuando tienes entre manos estos once temas, este viaje por el caos del planeta arropado por ritmos que van del rock al dub, pasando por el hip hop. “No podemos describirlo parte por parte. Esto es algo global, son diferentes niveles. Tú, por ejemplo, has reaccionado de un modo muy positivo, y la verdad es que el resto de la prensa y amigos que lo han escuchado también. La gente ha captado la intensidad con la que hemos hecho este trabajo, lo que lo hemos cuidado y lo hemos pensado”. Yo creo que es un disco muy inteligente. “Porque somos gente inteligente (risas) y tú una oyente muy inteligente. En serio, lo que nos está dando mucha moral es que cada vez que preguntamos a alguien sobre su tema favorito nunca escuchamos el mismo, lo que quiere decir que éste no es un disco de un único single o tema destacable, sino que a cada uno os gustan distintas canciones”. Sea lo que sea, “Tank” es también un disco que, como viene siendo habitual en ellos, no deja indiferente y por el que Asian Dub Foundation lucharán duro en todo el mundo. “Internet nos ayuda mucho, pero tenemos que comer, no sé si nos entiendes. De todos modos, nosotros tenemos una contraseña, para que cada persona que compre el disco pueda acceder a tener música nuestra gratis: temas inéditos, remezclas, por lo que apoyamos este medio de difusión. La relación entre la banda e Internet es buena. También somos conscientes del daño que hace a nuestro sello que el disco esté en Internet antes que en la calle, pero bueno. Hasta nosotros tenemos canciones bajadas en el ordenador, pero si luego nos gusta la banda compramos el disco y les apoyamos. De todos modos es un problema de estructura, de los errores masivos que ha cometido la industria musical a lo largo de todos estos años. Quizás ésta sea una de las consecuencias, no lo sé. Lo que sí queremos nosotros es que, en lugares como Macedonia o Serbia, donde el poder adquisitivo es mucho más bajo, nuestro sello consiga que todo sea mucho más asequible. Si no lo es, entenderemos como algo totalmente normal que la gente se copien la música de unos a otros o se venda a un precio que puedan comprarse. Las multinacionales ya ganan dinero en demasiados sitios, como para poderse permitir rebajarlo en otros lugares… aunque son cosas que se nos escapan de las manos”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.