Unknown Pleasures
Libros / Chris Ott

Unknown Pleasures

7 / 10
Juan P. Holguera — 08-09-2020
Empresa — Libros Crudos

En marzo de 2020 se han cumplido cuarenta años del lanzamiento original de “Closer”, el segundo y último álbum de Joy Division, pero este año es tan bueno como cualquier otro para volver a recordar la historia alrededor de la creación del que sería su debut, “Unknown Pleasures. La editorial vizcaína Discos Crudos se encarga de poner en circulación la versión en castellano de tres nuevos títulos de la siempre interesante colección 33 1/3, dedicada a narrar las historias relacionadas con la gestación y grabación de algunos de los discos más importantes de la historia del rock y el pop. Si hasta ahora habían llegado a nosotros los textos dedicados a “Doolittle” de Pixies, “Pink Moon” de Nick Drake o “Exile On Main St.” de The Rolling Stones, entre otros, ahora es el turno de “Low” de David Bowie (por el escritor Hugo Wilcken, con prólogo de Jaime Gonzalo), “Another Green World” de Brian Eno (a cargo de la periodista musical Geeta Dayal y con prólogo de Isabel Fernández Reviriego –ex Charades y ahora al frente de Aries–) y el que nos ocupa.

El prólogo está firmado por Jaime Urrutia, quien rememora el inicio de su relación con la música del grupo de Manchester mientras él mismo comenzaba su andadura musical con unos primerizos Ejecutivos Agresivos (antes de Gabinete Caligari), y cómo aún escucha con fervor estas canciones.

El texto corre a cargo de Chris Ott, periodista musical con numerosos artículos publicados en Pitchfork Media y otro libro en su haber, “Shadow Rewards” (mismo título de su súper recomendable canal en YouTube), quien no escatima en detalles y datos de cada grabación previa, recopilando información de aquí y de allá, sin recurrir a las fuentes directas. Esta documentación a base de terceros le obliga a narrar manteniendo un prudente distanciamiento sentimental con las canciones en pro de un examen más técnico, logrando la precisión de un cirujano al enumerar los logros tanto técnicos como artísticos que hicieron que el cuarteto pasara de ser un grupo del montón (cuando aún se hacían llamar Warsaw) a una banda de marcadísima personalidad. Tampoco se olvida de reseñar la labor de aquellos que rodearon a la banda en este proceso, citando y analizando la aportación (buena o no) de todo aquel que tuvo que ver con esta progresión.

En resumen, se trata de un texto que se hace ameno y se devora en una sentada, aportando datos interesantes y completos al ya conocedor, y muy buena y bien narrada información a quien decida acercarse a la historia escrita de Joy Division por vez primera. J

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.