MondoSonoro Libros

eduard palomares no cerramos en agosto

Normalmente, cuando un escritor se lanza a su primera novela, especialmente si se trata del género negro o policíaco, uno suele encontrarse un montón de refritos y clichés propios de la inseguridad del debut. No es raro, por tanto, verse frente a historias protagonizadas por detectives experimentados y un poco sabiondos, giros inesperados, las zonas más turbias de la ciudad en que se ubica la trama… Bien, pues nada de eso está en el estreno de Eduard Palomares, algo que es de agradecer.

En “No cerramos en agosto” nos encontramos con las desventuras de Jordi Viassolo, un aprendiz de detective de abuelos italianos que entra a trabajar como becario en una agencia durante el mes de agosto y que, por supuesto, va a meterse en los líos suficientes como para tenernos atrapados casi cuatrocientas páginas. Sí que hay un cierto homenaje al gran Manuel Vázquez Montalbán, dando tanta importancia a la Barcelona que nos la encontramos ligada tanto a su descripción casi como al propio eje de la historia. En este caso, nos damos de lleno con la ciudad colauista, con todos sus pros y sus contras. Palomares la describe desde la neutralidad, y la convierte en un protagonista más de una historia sin sobresaltos, bien construida y que cumple a la perfección su objetivo. Tan satisfecho debe estar el autor con este debut como acabamos nosotros con su lectura.

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies