MondoSonoro Discos

Sonará xenófobo o políticamente incorrecto, pero vox populi es que la Australia de antaño era también la principal cárcel de seguridad del imperio británico: uno de los más destacados modelos de la cultura noroccidental, ha sido, pues, un país-continente oriental, sureño y levantado por vagos y maleantes. ¿Patraña más grande que la del hombre del saco?

Tal vez, pero algo habrá cuando buena parte de los más peligrosos y crudos grupos de rock, de Radio Birdman a The Celibate Rifles, han aflorado, y aún siguen haciéndolo hoy, en nuestras antípodas. En esa tradición se inscriben The Drones, cuarteto que llega desde Melbourne con el sello infalible de All Tomorrow´s Parties, y que enfrentan la elegancia guitarrera de unos Television con la malsana suciedad de máquinas de hacer rock como Scientists o los Beasts Of Bourbon. Coordenadas simples (en apariencia) o trilladas (también olvidadas) tras las que se esconde una banda que con este segundo trabajo ya se encuentra en un delicioso punto de madurez. No siempre tan líricos como en “Shark Fin Blues” o “Sitting On The Edge Of The Bed Cryin´”, tienen el encanto y la fortaleza del púgil que se sabe perdedor. Maleantes, golpes y perdedores… ¿entiendes?

MÁS SOBRE THE DRONES
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies