Concrete Desert
Discos / The Bug ...

Concrete Desert

8 / 10
Gonzalo Rodríguez — hace 2 años
Empresa — Ninja Tune
Género — Dub

The Bug vs Earth, o lo que es lo mismo: el británico Kevin Martin vs el estadounidense Dylan Carlson. Dos genios que en los noventa revolucionaron sus escenas respectivamente. El primero de ellos se juntó con otro genio llamado Justin K. Broadrick (Godflesh) y de esa perfecta simbiosis nacieron proyectos tan estimulantes como God, Ice o los imprescindibles Techno Animal. Por su parte, en el año 1993, Dylan Carlson –hasta entonces más popular por haber sido gran amigo de Kurt Cobain– marcó el camino del drone en su versión más metalizada con el seminal “Earth 2: Special Low Frequency Version“. A día de hoy ambos siguen produciendo una música de altísima calidad, algo que se ve reflejado en esta hipnótica obra de nombre Concrete Desert, una colección de diez temas que son la banda sonora perfecta que ellos imaginan para una jungla de asfalto como es Los Angeles.

Lo primero que pudimos escuchar de esta magnética unión fueron los singles “Boa” y “Cold”, en las que el Kevin Martin más dub e industrial colisionó frontalmente con la guitarra de Dylan Carlson originando dos bombas sónicas capaces de hacer temblar cualquier sound system. Pero Concrete Desert suena distinto, mucho más atmosférico y ambiental, está concebido como una obra conceptual en la que la ciudad de Los Angeles es la protagonista, una ciudad superficial desde el punto de vista de Martin y en la que nadie camina por la calle, y temas tan sugestivos y espaciales como “American Dream” o “Concrete Desert” con sus catorce minutos de duración evocan a la perfección la sensación de recorrer una ciudad llena de interminables calles vacías y consumida por el asfalto.

A lo largo de los diez temas que componen el disco, los profundos y envolventes bajos de Martin se combinan de manera perfecta con la magistral guitarra de Carlson, que nos ofrece múltiples prismas y sonidos, dando como resultado un sonido hiptnotico y vibrante. Desde las sutiles melodías que recorren “City Of Fallen Angels” envueltas en etéreos sonidos que nos harán flotar, hasta la arrastrada distorsión de “Gasoline” donde su penetrante bombo por el contrario nos hará vibrar.

Así, a modo de conclusión, apuntaremos que “Concrete Desert” no es, por tanto, un disco fácil, más bien lo contrario. Es largo, lleno de matices y de cadencia lenta donde su narcótico dub e infinitas atmósferas atrapan e hipnotizan, creando imágenes de un decadente futuro post-apocalíptico lleno de polvo y asfalto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies