MondoSonoro Discos

Rusos Blancos han dejado atrás el experimento de electropop elegante que fue “Crocanti” (salvo en “Cada vez más cadáver”) para volver al pop más sencillo y más complicado de hacer. Las once canciones de “Museo del Romanticismo” alardean de falta de prejuicios, y no es algo que se les pueda echar en cara. La honestidad empieza por uno mismo, y en sus letras se desnudan sin vergüenza, sin acercarse al bando de los perdedores y riéndose de si mismos en un ejercicio de hiperrealismo que nos recuerda que, por muy disparatada que haya sido la aventura, la mañana siguiente siempre llega y no nos queda más remedio que enfrentarnos a nosotros mismos. Del pop imperfecto de “Insuficiente” o “Una excusa diferente” al spoken word de “Damas de la nobleza” (uno de los mejores estribillos del disco) o “No soy esa clase de hombre”, si algo hay que destacar en el álbum son los juegos de intensidad y como los coros de Laura Prieto y Elisa Pérez no son un simple adorno y suman enteros a un conjunto que se disfruta dejando los prejuicios en casa.

MÁS SOBRE RUSOS BLANCOS
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies