Eskorzo, los grandes granadinos, presentan paraísos artificiales
Discos / Eskorzo

Eskorzo, los grandes granadinos, presentan paraísos artificiales

8 / 10
Don Disturbios — 23-02-2009
Empresa — Acostao records
Género — Rock
Fotógrafo — Archivo

Lo de Granada no tienen parangón alguno. Desde hace décadas los músicos de esa ciudad están facturando las canciones más intensas, bellas y motivadoras de la península. Y eso se pega. Se engancha hasta tal punto que una banda como Eskorzo, decidida a dar todo un golpe de timón a su propuesta musical, se traslada a ese rincón del mundo evocador y algo mágico que son Las Alpujarras y factura un disco de rock tan variado como inapelable.

Lo mejor que jamás hayan realizado hasta la fecha. Hago una afirmación así de rotunda porque la siento tan viva en mi interior como las once certeras tonadas (te puedes bajar gratis tres de ellas visitando www.eskorzo.com) que nos ha entregado este octeto capitaneado por Tony Moreno que, en un alarde intencionado de escapar de una vez por todas de los clichés de las letras de los grupos de corte revindicativo, se ha rodeado de colaboradores como Aitor Velázquez (Hora Zulú), Victor Sánchez (Lapido) o Jass (Matilda) para comerse el coco y huir de lo obvio como de la peste. Y ojo, porque tampoco hay ninguna necesidad de ponerse a poeta. No, no se trata de caer en la metáfora enrevesada y terminal de Extremoduro, si no de soltar frases sencillas y de honestidad brutal como “ Cuando llego pa mi casa, en el espejo estoy yo, el hijo de mi padre y no una estrella del rock y estoy mucho mejor” (“Estoy mucho mejor”) o “Ya no puedo más, estoy cansado de tanto Superman y no hay vuelta atrás, ya no hay vuelta atrás.. y encima dices que lo que haces es por el bien de los demás y a mí me duele…” (“Estúpidos en Siberia”). Enorme. Pero las letras precisan de un envoltorio digno y también ahí se han desprendido de muletillas y diretes, para dimensionar su rock de forma vacilona e intensa (“Como un abanico”), épica y siniestra (“Espantasueños”) dotarlo de funk (“Estoy mucho mejor”) caer directamente en los brazos de Morfeo en la psicodélica “Paraisos Artificiales” e incluso atreverse con una balada de ensoñación swing como es “Desacuerdos acordados”. Puestos a poner una pega y quitarle la estrella del pleno al cinco, yo hubiera eliminado “No estaría tan mal” que con ese aire ska me recuerda, y me jode decirlo, a los “Mojinos Escozios”. No se puede acertar en todo.

2 comentarios
  1. 10aHola me llamo Diego y la verdad que me guatsrc3ada participar del programa,quiero darles 1techo a mis hijos y realmente necesito el dinero, ojalc3a1 me brinden esa oportunidad para poder salir adelante.desde ya muchas gracias.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.