Healing Is A Miracle
Discos / Julianna Barwick

Healing Is A Miracle

8 / 10
Don Disturbios — 14-07-2020
Empresa — Ninja Tune
Género — Experimental

Siendo sinceros hay artistas que uno admira más que se disfrutan y, en mi caso, Julianna Barwick es una de ellas. La admiro porque tiene una voz mágica que sabe moldear a placer, embelleciendo su propuesta sonora siempre personal y con ese punto de intencionalidad new age que es precisamente lo que provoca que no la disfrute demasiado. Me cuesta encontrar el momento adecuado para poner sus discos. Reconozco que el problema es mío. Porque los discos de Julianna Barwick deben ser deleitados con total atención, sin ningún ruido de fondo, sin nada que te despiste. Solo así encontrarás ese efecto balsámico y curativo sobre el que precisamente da vueltas este nuevo trabajo titulado “Healing Is A Miracle”.

El nuevo disco de Julianna Barwick es el cuarto largo de su carrera y es el que ‘entra’ con mayor facilidad. Y cuando digo entra, me refiero a que las canciones, si cabe hablar de canciones, son cálidas, suaves y confortables, porque la intención de la artista ha sido precisamente esa: jugar entorno a la capacidad de sanación del espíritu a través de la música. Una intención loable dada la época por la que estamos a travesando en todo el Planeta. Y si la pregunta es si lo logra, yo diría que sí, pero para ello hay que hacer lo que decía al principio: concentrarse única y exclusivamente en la música. Cerrar luces y ojos, tumbarse y dejar que la voz de Julianna te mezca. Y ese es el problema. Estamos tan acostumbrados a escuchar música mientras hacemos otras actividades (conducir, limpiar, leer, trabajar…) que pocas veces hacemos el ejercicio de escuchar con todos nuestros sentidos sí, pero también con el alma. Solo así puede ser disfrutado este disco para ser justos con la intencionalidad sanadora de la artista. Solo así uno puede captar el trance espiritual de canciones como “Safe”, que se erige en pieza central del álbum, o esa maravilla hipnótica que es “In Light” colaboración hecha a medida para que la voz de Jónsi (Sigur Rós) se funda con la de nuestra protagonista y te eleven a mágicas cotas de éxtasis sonoro.

Julianna Barwick lo ha logrado de nuevo y no era tarea fácil. Su propuesta es tan especial que parece obligada siempre a encarar el reto de superarse y no repetirse demasiado. La reiteración sería una peligrosa trampa para una artista que no busca las mieles del éxito ni un público amplio, sino más bien trascender, colocando su personal propuesta en el centro del debate. La mala noticia es que a cada entrega discográfica que realiza, el círculo se acota y el fantasma de la reiteración hace resonar sus cadenas con más fuerza. Sin embargo, hay que reconocer que con su disco más digamos accesible y amable, ha conseguido su obra más universal y cálida. Quizás sea un camino nuevo a explotar en un futuro: volverse más terrenal y menos etérea. Aunque hablar en términos terrestres sea un auténtico contrasentido en un artista que se no hace más que elevarse.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.