Acaba i comença
Discos / Inspira

Acaba i comença

7 / 10
Alejandro Serrano Caballero — 12-05-2022
Género — Pop
Fotógrafo — Archivo

Si la vuelta de Inspira ya es una buena noticia, que lo hayan hecho con un álbum como “Acaba i comença” le da aún más relevancia. La banda comandada por Jordi Lanuza regresa a la actividad después de cuatro años de parón con un disco de once temas producido por Pau Vallvé. Se trata de un viaje hacia el pasado en el que Lanuza recupera todas esas experiencias personales que le han hecho llegar hasta hoy. Tanto es así que vamos adentrándonos poco a poco en el universo que recrean las canciones.

Ya abriendo el disco volvemos al lugar en el que comenzó la historia del grupo con “Al bar Vinil”, una pista pop que rompe en el estribillo y acaba fluyendo libre en una arrolladora parte final instrumental. A partir de ahí vamos siguiendo esas vivencias íntimas en canciones que, una vez más, viran entre el pop, el rock y el folk, aunque sonando más melancólico de lo que escuchamos en aquel ya lejano “Greta” –han pasado ya siete años desde entonces– y más cerca de lo que fue "Com a casa", el disco de Lanuza en solitario en 2018. Porque “Acaba i comença” es un disco cargado de emociones humanas, de lecciones de vida en cada una de sus letras, por mucho que las pistas con más ritmo nos hagan mover la cabeza cómplices. Aún así, las canciones que más nos llegan a emocionar son aquellas en las que las pulsaciones son más lentas. Podemos destacar “Reflex i mirall” o “El pla adequat”, con las que la banda nos hipnotiza con sus melodías y con sus letras nostálgicas. Respaldado por su banda, en “Mentre cauen els demés”, Lanuza destaca a esas personas que se quedan siempre, a pesar de las adversidades; y en la pieza homónima al álbum nos hace reflexionar sobre lo difícil que son los finales y las inquietudes que nos provocan los inicios, algo que todos hemos vivido alguna vez.

Pero no nos equivoquemos, “Acaba i comença” no es un disco que se contenta con evocar épocas mejores, sino que también esconde un mensaje esperanzador en algunas de sus canciones. Es más evidente en la segunda mitad del disco. En “Al final” por ejemplo, o en “La ignorància extrema”, una pieza de cinco minutos en el que el éxtasis musical de la primera mitad con un silencio final que nos hace reflexionar. El viaje no ha terminado, sino que acaba de empezar. Lo que “Acaba i comença” sí es indudablemente es un disco intimista con el que resulta sencillo identificarse, verse como protagonista de lo que Lanuza nos está contando, o imaginarnos uno más de quienes le arropan a los coros en canciones como “La teva memòria”, “Una nova vida” o ese emotivo final que es “(Espiral ascendent)”. A esas alturas ya no hay nada que entender, porque todo está ya entendido. El introspectivo viaje de Inspira es también el nuestro, pero también un faro luminoso hacia nuestro futuro.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.