MondoSonoro Discos

Salvaje, irreverente, rabioso. La música de Costa no es apta para todos los públicos, pero nadie podrá acusarle de no saber distinguirse del resto. Su actitud gamberra y delictiva suena mucho más creíble que la de muchos otros raperos, y las instrumentales cargadas de tintes electrónicos y baterías son marca de la casa de un Costa que en este disco eleva su estilo a la máxima potencia.

La compenetración con su productor Ikki es total, como ya dejaron entrever en su anterior disco “Bestia”, con unas bases potentes y explosivas que saben exprimir al máximo las virtudes del cantante. Ikki, que en esa ocasión se atreve incluso con ritmos procedentes de Asia y el Caribe, es un virtuoso del rap más hardcore y Costa su máximo exponente. Y sus polémicas letras, desbordante de apologías a las drogas y el sexo, son un elemento más de una música y una personalidad controvertidas, pero que musicalmente van a más.

MÁS SOBRE COSTA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies