For Those I Love
Discos / For Those I Love

For Those I Love

9 / 10
Yeray S. Iborra — 01-04-2021
Empresa — September Recordings
Género — Electrónica

Tiene la voracidad de Real Lies y la forma de escupir de Mike Skinner o slowthai. Pega, como muchos compatriotas en “Knuckle” (Ian Palmer, 11), con los nudillos desnudos. Inocente, zafio, bruto. Siempre adelante, lo mismo te destroza el pómulo que se peta un metacarpo; todo de un mismo golpe. Cabalga en la dualidad del que vive en una isla: ahogo, acorralamiento, pero profundidad al horizonte.

“For Those I Love” es apabullante. Pero no lo es únicamente por basto, sucio y rabioso. Que también. En “For Those I Love”, debut del joven David Balfe, hay algo que no encaja. Un contraste poético, bello y triste, ulceroso y tranquilo. Como su rostro: toda la dureza de las facciones del irlandés, una mandíbula perfilada a cincel, cortante, son pura fragilidad sobre papel. Un papel mojado en lágrimas que lloran una pérdida. Sólo hay que escuchar “I Have A Love”, un teclado hacia el baile y que, como anticipa el análisis de The Guardian, sirve para romper la cuarta pared: “Hace un año o así toqué esta canción para ti en el coche/ Y sonreíste, sentado a mi lado”, lanza Balfe en ‘slang’; zampándose la mitad de sílabas, pero respirando las palabras junto a algunas notas de voz que susurran entre las bases.

En el debut se maldicen las expectativas, las identidades inalcanzables. Las mentiras a la clase social trabajadora de Irlanda tras la crisis de 2008. Los barrios de mierda sobre los que solo llueve mierda. Las drogas, las cagadas y la nobleza. Y la salvación que proporciona el compadreo. Y el arte. Los versos y las canciones.

Pero “For Those I Love” es –sobre todo– un homenaje a un amigo que decidió marcharse pronto. El poeta Paul Curran. Miembro también del colectivo Burnt Out, una nueva ola que maridaba discurso de clase y arte, el debut de Balfe no es el único reconocimiento que ha recibido. The Murder Capital dijeron que los temas post-punk de “When I Have Fears” (19) estaban relacionados con su muerte.

El homenaje de For Those I Love a Curran vive otro espíritu. Dubstep misterioso y ‘loop’, un ‘loop’ necesario: las proclamas por su amigo siguen. En Instagram, ¿tal vez en directo? Quién sabe sobre qué otras formas… Balfe ha hecho el mejor disco que podía con la ansiedad asfixiándolo. De hecho, tal vez no haya más Balfe. Nada parecido a For Those I Love. Pero lo publicado podrá deshojarse eternamente.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.