MondoSonoro Discos

Vuelve a recalar en la aldea la loca troupe que acompaña al Dr. Maha. O lo que es lo mismo, tónicos milagrosos, crecepelos infalibles, elixires de la eterna juventud y llaves capaces de abrir las puertas de la felicidad serán comercializados, cantados y alabados de viva voz a golpe de canciones. Es el trasfondo mucho más serio de lo que en apariencia pudiera parecer de la banda bilbaína. Rescatar una música de raíz americana que teje sus propios orígenes en épocas anteriores al nacimiento del rock pero de las que esta misma música obtuvo su savia. Y hacerlo además con una elegancia, con un buen gusto, con una ironía y sutileza humorística que hace que cada una de sus canciones entre como un sorbo de agua fresca, hasta hacerse necesaria. Y por otro lado, hacerlo además como lo que son, músicos que vienen, están e irán siempre revoloteando por entre el rock’n’roll, aquél que aparte del ritmo ofrece la suciedad y urgencia que nace del punk, del blues, del garage… A los otros proyectos en los que participan los miembros de la compañía nos podemos remitir.

Pero en esta nueva aventura, como es marca de la casa, las notas sobrevuelan por entre el swing y el folk de entreguerras (sí, sí, de los años comprendidos entre las dos grandes y mundiales del siglo pasado), suaves aromas a jazz clásico, el country & western que pone horizonte musical a su horizonte emocional, el blues de tradición acústica, doo-wop trufado de melodía pop… De todo eso encontramos en cortes como ese precioso comienzo a golpe de coros en “Late at night”, el guiño explícito y reconocido al “Rebel Rouser” de Duane Eddy en el que da nombre al disco, el implícito al “Tequila” de The Champs en “Cucarachas”, la delicia aparentemente inocente de “She stole my bike but I love her”, todo dulzura y acierto, el regodeo en la parada de los monstruos de “La feria siniestra”, el irresistible espíritu rock de “Take it Lou” o el crepuscular de la preciosa “The wind”…

Un disco, en definitiva, que hace valer su peso en oro para una banda que, aún con algunos cambios de personal (ese adiós a John Bolduan con ese hola a Sergio Llanos), sabe mantener el espíritu que le ha caracterizado desde el principio, y lo complementa con una excelente selección de colaboradores, de su par musical y espiritual Santi Delgado al saxo de Dani Nel·lo, pasando por el propio Saúl Santolaria, productor del trabajo grabado en su propio estudio, entre otros.

En el fondo, y en la forma, y en la superficie, estamos ante una espléndida banda de rock. De raíces puras y ancianas, pero de rock.

MÁS SOBRE DR MAHA'S MIRACLE TONIC
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies