And Now That I’m In Your Shadow
Discos / Damien Jurado

And Now That I’m In Your Shadow

8 / 10
Laura Malasaña — 07-11-2006
Empresa — Secretly Canadian / Green Ufos
Fotógrafo — Archivo

El tipo de los zapatos demasiado grandes ha vuelto a hacerse pedazos el alma para servírnosla en bandeja. Porque “And Now That I’m Your Shadow” se sitúa justo en el tramo de carretera que sigue al que ocupó “On My Way To Absence”, su anterior trabajo (con el que apenas se lleva año y medio), un más que digno ejercicio folk emocionado y emocionante, triste como un huérfano sin calcetines y doloroso como un puñetazo en el corazón.

El tipo de los zapatos demasiado grandes ha vuelto a hacerse pedazos el alma para servírnosla en bandeja. Porque “And Now That I’m Your Shadow” se sitúa justo en el tramo de carretera que sigue al que ocupó “On My Way To Absence”, su anterior trabajo (con el que apenas se lleva año y medio), un más que digno ejercicio folk emocionado y emocionante, triste como un huérfano sin calcetines y doloroso como un puñetazo en el corazón. El niño grande se asoma al mundo y dice: todavía podemos ser felices. Desnudándose hasta romperse la voz (“I Had No Intentions”), jugando a la máquina imperfecta (“Montesano”) la noche de tu primera cita (“There Goes Your Man”) en una gasolinera desierta (“Gas Station”). El tupido (guitarra, a veces piano, sólo otra voz, la de Jenna Conrad) y desenfocado (por lo absolutamente desesperado que suena) séptimo intento de Damien Jurado arranca con un “Hoquiam” que recuerda quizá demasiado al “The Greatest” de Cat Power (de hecho, Damien y Chan podrían casarse y ser infelices para siempre) y se cierra con la promesa de volver a por nosotros. Golpeemos las puertas del cielo pues. Hay alguien esperándonos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.