Una estrella electropop en casa
Conciertos / Rigoberta Bandini

Una estrella electropop en casa

8 / 10
Karen Montero — 31-03-2021
Empresa — Cara B
Fecha — 26 marzo, 2021
Sala — Fabra i Coats
Fotógrafo — Cedidas por la organización

De las letras de Marisol, Mocedades o Franco Battiato escuchadas de pequeña en casa puede surgir una estrella electrónica fan de Nicolas Jaar y Beyoncé a la vez. Es Rigoberta Bandini, el alias de Paula Ribó, artista polifacética que ha causado un boom musical en muy poco tiempo con singles como “Too Many Drugs” o “In Spain We Call It Soledad”. La artista catalana, a quien habíamos visto anteriormente encima de los escenarios como miembro del grupo The Mamzelles, todavía no tiene ningún larga duración publicado, pero ha provocado gran revuelo nacional a base de singles explosivos. Prueba de ello fue su actuación en el Festival Cara B de Barcelona, que hizo sold-out. La organización programó un segundo concierto para el mismo día, que también agotó entradas en cuestión de minutos.

El primer pase del concierto congregaba al público en las puertas de la Fabra i Coats, la casa del Festival Cara B en el barrio de Sant Andreu de Barcelona. Este año, la organización ha programado cada concierto ajustado a las normas de seguridad por la Covid, así que alarga su duración a lo largo de cuatro días. Rigoberta Bandini era la encargada de inaugurar la jornada del viernes, en la que algunos cambiaban las cervezas por los cafés a las seis de la tarde. Uno por uno, subían los cuatro integrantes de la banda, con Esteban Navarro al teclado, parte fundamental de este proyecto en la composición y también pareja de Ribó; Belén Barenys, voz secundaria, y Juanma Barenys a la percusión, ambos primos de Ribó. Todo queda en familia, una muy bien compenetrada y apañada.

“Vamos a celebrar la fiesta”, decía la cantante desde el escenario tras interpretar “In Spain We Call It Soledad”, la primera canción del concierto, que dio paso a “Fiesta”. Para ella, dijo, el hecho de poder celebrar un concierto en un contexto social tan desesperanzador como el de la pandemia ya era todo un logro. Fue una auténtica celebración por todo lo alto, al menos a nivel de espíritu. Se notaban las ganas reprimidas del público de poderse levantar y bailar sin parar, y algunos se atrevían a mover sus brazos o danzar desde su silla. Le siguió una versión de “Qualsevol nit pot sortir el sol”, la famosa canción de Jaume Sisa que Rigoberta Bandini tocó en la última gala de los Premios Gaudí en una performance a lo virgen María. También hubo lugar para canciones inéditas que todavía no ha publicado, como un poema musicado de su propia cosecha centrado en el espacio necesario para la inmadurez.

2020 ha sido el año de celebración total para Paula Ribó: su proyecto musical en solitario ha triunfado a niveles muy altos e inesperados, y también ha dado a luz a Nico, su primer hijo. Una buena manera de celebrarlo fue “Cuando tú nazcas”, una canción que retumbó en todo el recinto del festival con una fuerza impactante, como si de una banda sonora de película se tratara. Una alegría contagiosa que vino, también, en forma de versión de la conocidísima “Corazón contento” de Marisol en formato electrónico y soul, una influencia que agradeció públicamente a su familia por haberle contagiado el amor por la música retro. Si algo demostró Rigoberta Bandini fue la enorme potencia vocal que tiene a lo largo de todo el repertorio, especialmente en canciones como “Que Cristo baje”.

Vestida con su habitual falda de colegiala y su gorra, la cantante daba paso a “Perra”, el último tema que ha publicado, un canto muy potente que el público no dudó en corear y en bailar, algunos de ellos levantados. Ribó preguntaba a los asistentes cuántas perras había allí, y casi todos gritaban y levantaban los brazos. Una canción muy esperada que se ha convertido en un auténtico himno de la lucha feminista. Las últimas canciones, entrelazadas con chistes de Navarro, también miembro del dúo humorista Vengamonjas, fueron una auténtica gozadera entre risas y emociones a flor de piel por la música.

“Too Many Drugs”, la canción más esperada y la que la lanzó al estrellato, fue la última del concierto, así como un remix más house del mismo tema que hizo que muchos de los asistentes volvieran a levantarse para bailar sin parar –eso sí, sin moverse del espacio de su silla. Pero parece que su archiconocida canción ha dado paso a “Perra”, que se posiciona más como himno de la causa en contra del patriarcado. El repertorio de Bandini, si bien corto, dejó un sabor de boca increíble a los asistentes, que ansiosos de poderse mover en un concierto, disfrutaron como niños de un pop electrónico que apela a temas cotidianos con los que todo el mundo puede identificarse. Rigoberta Bandini, jugando en casa, demostró que se está ganando el título de la nueva diva musical del panorama electropop de nuestro país a pasos de gigante.

Rigoberta Bandini

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.